El regalo de la minera Prodeco a la gente del Cesar: una montaña de desechos de hierro y azufre

Después de 30 años de extraer carbón se van del país dejando una tierra inservible, un basurero y a cientos de trabajadores y campesinos esperando que los compensen

Por:
noviembre 25, 2021
El regalo de la minera Prodeco a la gente del Cesar: una montaña de desechos de hierro y azufre

A menos de cincuenta metros de los ranchos y las casas de la vereda Hato La Guajira, en Becerril, César, los desechos se van acumulando. Ya son casi treinta años viendo crecer una montaña artificial, una montaña que nació muerta: sobre ella solo crece un pasto pálido, extraño, envenenado. Es el botadero de la minera de carbón Prodeco, filial de la multinacional suiza Glencore, que tiene seis títulos mineros en el país y es la superpoderosa del mineral en el país.

En febrero de 2021 Prodeco anunció que renunciaba a todos sus títulos y  dejaba Colombia después de casi 30 años de presencia con las minas Calenturitas —un título minero de 6.677 hectáreas— y La Jagua —compuesta por cinco títulos con una extensión de 2.861 hectáreas— y habiendo logrado extraer en promedio unas cinco millones de toneladas de carbón al año que fueron a los mercados de Europa. Su justificación fue la caída del  precio internacional del carbón, las cuentas no daban. Debieron también tener en cuenta en su análisis estratégico el peso de la extracción de este mineral en la contaminación ambiental global, con un impacto tal que fue uno de los únicos puntos que logró unir, con medidas drásticas, a casi 200 países del mundo, incluido las grandes potencias. Sin duda, el  negocio del carbón es asunto del pasado.

El gobierno colombiano y la Agencia Nacional de Minería rechazaron la petición de Prodeco de devolver sus títulos mineros, pero el lobby y la insistencia de la empresa fue más fuerte y apenas seis meses después, en septiembre de este año aceptaron la propuesta. Prodeco está en proceso de cierre de la operación que implica que cerca de 5.000 personas se queden sin trabajo.

Y lo más grave, y muy al estilo de estas mineras, dejaron su huella no solo en el daño ambiental sino en la inmensa montaña de desechos. En la vereda El Tocuy, del municipio de Becerril, uno de los pueblos del corredor minero del Cesar —compuesto por los municipios de La Jagua de Ibirico, El Paso, Agustín Codazzi, Chiriguaná y Becerril— la minera Prodeco instaló su botadero desde que llegaron en los años noventa. Las  máquinas cada día tiran los "desechos estériles", el material que no sirve en el proceso de explotación del carbón. En esa tierra no crece nada, y lo que pudiera nacer lo hace solo a punta de fertilizantes.

Foto: Julián Gabriel Parra De Moya

La montaña de desechos se camufla con el paisaje y es difícil identificarla a simple vista, pero para los habitantes de la región se ha convertido en un verdadero dolor de cabeza. Frente se levantan varias casas que tienen que sufrir las consecuencias del botadero. Foto: Julián Gabriel Parra De Moya.

A la distancia parece una montaña más, pero en realidad es un tumulto de tierra. Son casi tres décadas de acumulación de desechos llenos de azufre, cadmio, hierro y otros metales pesados. Los pobladores de Becerril  tienen el botadero en el patio de sus casas, pero para Prodeco estas viviendas no están localizadas en su área de influencia. Por cuenta de las toneladas desechos parte de la vereda Hato La Guajira, que comienza del otro lado del camino, perdió desde hace ocho años el servicio del acueducto interveredal, según el testimonio de varios líderes de la región. Además de esta carencia de agua, que contrasta con los 30 millones de metros cúbicos de agua que capta la minera anualmente para su funcionamiento, la gente también se ha visto afectada por las detonaciones producto de los explosivos y el golpeteo para fracturar las piedras y el carbón, detonaciones que casi a diario hacen temblar la tierra y tirar al suelo techos y muros.

Foto: Julián Gabriel Parra De Moya

El profesor Álvaro Pardo, quien fue director técnico de minas del Ministerio de Minas y Energía, los impactos ambientales y sociales de la minera son incalculables, pero el estado colombiano ha sido totalmente complaciente con las multinacionales. Foto: Julián Gabriel Parra De Moya.

Según el profesor Álvaro Pardo, director del Centro de Estudios Mineros Colombia Punto Medio y experto en el tema, hace unos años recogió muestras de agua de las lagunas que han creado las mineras en donde antes explotaban carbón, lagunas de cientos de metros de profundidad, y tras analizarlas en la Universidad Nacional en Bogotá, encontró que dichas aguas están infestadas de metales pesados, es agua ácida que la minera quiere presentar como parte de la compensación ambiental.

El carbón se acumula, en algunos lugares, al borde de las carreteras por las que transitan principalmente las tractomulas y las camionetas de Prodeco. Foto: Julián Gabriel Parra De Moya.

Foto: Grupo Prodeco.

Prodeco anunció que se iría del país e inmediatamente generó miedo entre los habitantes y trabajadores del corredor minero. Nadie tiene claro cuál es el plan de la minera para cerrar sus explotaciones, un proceso que puede durar hasta cinco años. Tampoco hay claridad sobre cómo va a compensar social y medioambientalmente a las comunidades que han visto a la empresa crecer y fortalecerse, mientras las personas, a las que les prometieron millones de dólares en regalías, siguen viviendo en la pobreza.

En algunos terrenos propiedad de Prodeco decenas de personas han adelantado ocupaciones y levantado sus casas en medio de una pelea con la minera de nunca acabar. Foto: Julián Gabriel Parra De Moya.

Decenas de trabajadores de Prodeco han sido despedidos. Después de trabajar 12 años en las minas han quedado con graves afecciones en su salud: hernias, problemas pulmonares, lesiones permanentes. Lo preocupante es que muchos dejaron de trabajar durante la pandemia cuando Prodeco argumentó que el bajo precio del carbón, que en el 2020 pasó de 100 dólares a casi 40 dólares la tonelada, y la contingencia sanitaria los obligaba a tomar la decisión. Sin embargo, nada cambió y desde entonces son muchos los trabajadores que aún reclaman una compensación y una respuesta.

Foto: Julián Gabriel Parra De Moya.

Aunque el gobierno le aceptó a Prodeco la devolución de los títulos mineros, una empresa de estas dimensiones no se va tan fácil de un país. La minera sigue trabajando en el departamento del Cesar, y lo hará durante un buen tiempo más. No está explotando nuevo carbón, según la empresa, pero sí está transportando y exportando el material acopiado en la mina La Jagua, donde tiene cinco títulos, de los cuales cuatro están vigentes, algunos hasta 2038. Además, Prodeco controla la operación del ferrocarril y de Puerto Nuevo, desde donde saca el mineral hacia Europa. La minera, al ser la controladora del transporte, también mueve el material de otra multinacional, Drummond, que lleva explotando carbón desde hace 30 años y carga con gruesos señalamientos por sus posibles alianzas con el paramilitarismo en el Cesar.

Foto: Julián Gabriel Parra De Moya.

Foto: Grupo Prodeco.

En 2018 la minera acordó, después de 8 años de intensa puja, un Plan de Acción para el Reasentamiento (PAR) para las comunidades de Boquerón (municipio de la Jagua de Ibirico) y de El Hatillo (municipio de El Paso). Hoy ese plan está en veremos, y las comunidades como la del Boquerón están a la espera de que les den una respuesta, pues incluso sus líderes, que han adelantado los reclamos, están amenazados de muerte y tienen que ocultarse constantemente ante el miedo de ser asesinados.

En el corregimiento El Boquerón también hay un botadero en las inmediaciones de la comunidad. Foto: Julián Gabriel Parra De Moya.

"Nadie le está rogando a Prodeco que no se vaya del país, pero antes de hacerlo debe reparar a las comunidades", asegura Ebert García, integrante de la Asamblea Campesina del Cesar y quien ha buscado un diálogo con la minera para exigirle que asuma su responsabilidad. Las mineras en la región se vieron beneficiadas con la incursión paramilitar encabezada por el Bloque Norte de las AUC, que adelantaron varias masacres en todos los pueblos del corredor minero, asesinaron líderes sindicales, despojaron tierras a los campesinos que terminaron en manos de terceros y finalmente fueron vendidos a las mineras.

Ebert García, integrante de la Asamblea Campesina del Cesar. Foto: Julián Gabriel Parra De Moya.

El pasado 19 de noviembre se llevó a cabo en La Jagua de Ibirico una Asamblea Pública sobre minería en el Cesar, organizada por varias organizaciones nacionales e internacionales como PAX, que ha venido acompañando a las comunidades no solo en los reclamos sociales y ambientales sino en la defensa de los derechos humanos, encabezada por varios líderes regionales además de una comisión accidental del Senado representada por los senadores Antonio Sanguino y Wilson Arias. La minería en la región ya no es viable y se necesita hacer una transición energética para que el carbón que se explota en el Cesar, que en su mayoría se exporta a Europa, deje de ser el principal motor económico.

Este es el mapa de operación de Prodeco en Colombia. La minera controla la operación del ferrocarril, el puerto en Ciénaga y tiene dos minas en el Cesar. Además, Glencore, la multinacional suiza dueña de Prodeco, es la dueña del Cerrejón, la mina de carbón más grande de Colombia ubicada en La Guajira.

| Te puede interesar:

Colombia, un país minero pero ilegal

-.
0
15100
La movida del veedor Calderón España que dejó el caso de Hidroituango en manos del contralor

La movida del veedor Calderón España que dejó el caso de Hidroituango en manos del contralor

Get Back: El privilegio de ver cómo los Beatles se autodestruían

Get Back: El privilegio de ver cómo los Beatles se autodestruían

El mea culpa de Iván Márquez por la entrega de armas sin condiciones

El mea culpa de Iván Márquez por la entrega de armas sin condiciones

Fajardo se quita la mordaza: la sanción por Hidroituango está salpicada de política

Fajardo se quita la mordaza: la sanción por Hidroituango está salpicada de política

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus