El papa Francisco no la tiene fácil

Tras la filtración de documentos del Vaticano, muchos se oponen al deseo de renovación del pontífice

Por: Jonathan Rincón Prieto
noviembre 04, 2015
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El papa Francisco no la tiene fácil
Foto: tomada de spanish.latinospost.com

Tras la filtración de los documentos del Vaticano realizada a través de un supuesto miembro del Opus Dei –el ala más conservadora de la Iglesia- surge una serie de dudas con respecto a la unidad de la Iglesia en su interior; esa misma unidad que predica de puertas hacia afuera. Independientemente de ello, también se hizo evidente (además del deseo de sensacionalismo de quien realizó tal delito) la resistencia que existe con respecto a las propuestas de reforma de Francisco para con la Iglesia del amor y la compasión. Y tal resistencia no proviene únicamente del Opus Dei; son muchos los sectores que se oponen al deseo de renovación del pontífice. Una renovación que puede llegar a ser histórica para los millones de fieles con los que el catolicismo aún cuenta.

Ya el teólogo De La Serna cuestionaba la idoneidad para el papado del predecesor de Francisco, Benedicto XVI, al afirmar que “nunca había visto un pobre en su vida”. Con lo cual se hacía evidente el deseo de que los católicos contaran con un líder que conociera de primera mano las necesidades y esperanzas del grueso de creyentes. Tal deseo se vio satisfecho con el ascenso de Francisco quien a través de pequeños, pero fuertes gestos simbólicos, ha demostrado hacia dónde desea conducir la Iglesia; “Cómo me gustaría una Iglesia de los pobres y para los pobres”, afirmó al poco tiempo de ser elegido sumo pontífice. Frente a ello, es apenas natural que encuentre resistencia entre los jerarcas de su institución, acostumbrados a vivir en la opulencia y el despilfarro mientras predican la austeridad y la solidaridad. La Iglesia de los pobres, aquella que encarna la realidad de los oprimidos en su seno y que fue planteada como una necesidad desde la conferencia del episcopado latinoamericano en Medellín y de la cual Francisco seguramente se permeó, puede verse vista como una realidad y no como una utopía a través de Francisco, con lo cual el temor fantástico de que el comunismo se apodere de la Iglesia católica, como suele suceder en nuestra sociedad, donde cualquiera que se preocupe por los pobres es tachado de comunista. Incluso en diversos portales de internet es posible encontrar supuestas “pruebas” de que Francisco es el “papa negro” del que hablan las profecías, y que su llegada al papado es el inicio del reinado de los comunistas, quienes son, como diría un sarcástico Pablo Neruda: “Venidos del infierno, como se sabe”. Tales hilarantes pruebas en contra de Francisco rayan en la ridiculez y no es honrado académicamente leer tales informaciones como si fueran verídicas. El “papa negro” fue el remoquete aplicado al bien conocido Pedro Arrupe, en otros tiempos general de la compañía de Jesús y recordado por su carisma y su posición frente a ciertas directrices de la curia vaticana, lo que le valió el racista sobrenombre. Desde entonces así se le conoce al jesuita que ascienda al grado de general de la compañía. Ser jesuita y latinoamericano hace a cualquier sacerdote sospechoso de herejía para la curia vaticana, con lo cual se hace nuevamente evidente que Francisco debe estar acostumbrado a la persecución como si fuera algo familiar para él y que tal situación no ha cambiado con su posición de sumo pontífice.

Los documentos filtrados están directamente relacionados con las reformas que Francisco desea para la Iglesia y las cuales apuntan a una vida más austera de parte del episcopado y a una puesta al día de las directrices eclesiales. Tal situación evoca los “Vatileaks”, que en opinión de algunos fueron los que propiciaron la renuncia de Benedicto XVI al papado. Ya sea que el predecesor de Francisco haya renunciado por tal situación, o ya sea que lo haya hecho por puro y físico cansancio, lo cierto es que la situación financiera del Vaticano continuará generando controversia debido a lo escandaloso y oneroso de su estilo de vida, nada compatible con lo deseado por el profeta de Nazaret y por el profeta de Argentina, los cuales parecen ir en la misma línea y encuentran la misma oposición en las doctrinas oficiales. Solo nos resta esperar, a los católicos que hemos encontrado nueva esperanza en Francisco, que sus deseos reformistas continúen siendo los de las masas oprimidas y que el indignado pontífice no encuentre el mismo destino de su maestro, aquel que se cuestionó por la cueva de ladrones en que se había convertido la casa de su padre.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
2432

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

"Los mayores le debemos a los jóvenes una mejor Colombia", papa Francisco

Dígale a Su Santidad, señor Nuncio

Así se cocinó la reunión entre Uribe y Santos con el Papa Francisco en el Vaticano

Así se cocinó la reunión entre Uribe y Santos con el Papa Francisco en el Vaticano

En redes
Le cumplió a su mamá el sueño de conocer Italia y quedaron atrapados

Le cumplió a su mamá el sueño de conocer Italia y quedaron atrapados