Opinión

El paciente (exigente y difícil)

Miedos, rabias, debilidades e inseguridades llevan al paciente a comportarse con exigencia a través de malos tratos, hacia quien lo atiende. Comprenderlo es un Deber, con mayúscula

Por:
noviembre 26, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

En el momento mismo de tildar a un paciente como exigente, difícil o “hueso” (término este último por cierto despectivo pero que se utiliza en el argot médico) deberíamos darnos cuenta los médicos y el personal de salud que somos nosotros quienes no hemos comprendido a ese ser humano. Le fallamos.

Transcurría la medicatura rural, en la Tebaida, Quindío, cuando llega al consultorio un paciente vecino mío. Nuestras casas eran las últimas del pueblo, lindando con los campos de yuca y café. El señor, campesino acaudalado, de cuarenta y tantos, obeso, hipertenso, venía a recibir consejo, tratamiento o tal vez solo a calmar conciencia, pues nunca hizo la dieta, ni el ejercicio prescritos, ni mucho menos tomó el medicamento. Bisoño yo no comprendía a este paciente “difícil”. Difícil por no seguir tratamiento hasta cuando murió de “derrame cerebral” para decirlo en sus términos. Nunca supe realmente lo que buscaba al ir a consulta periódicamente. No logré superar mis paradigmas y comprenderlo.

Comprender al paciente es un Deber –con mayúscula- del médico, de la enfermera, del terapista. Comprender significa entrar en empatía con los miedos, rabias, juicios, debilidades e inseguridades que llevan a una persona a comportarse con exigencia a través de malos tratos, insultos, demandas, hacia quien lo atiende.

En los últimos años esta paciente que recuerdo muy bien, pedía incapacidad una y otra vez, solicitaba reubicación laboral, y lo lograba. Lo lograba contra el parecer de varios médicos que la atendíamos ya que estábamos convencidos de su “ganancia secundaria”, de su forma de manipular a la empresa a través de la enfermedad, supuestamente ocupacional. A pesar de intentarlo no logré que se abriera en el aspecto personal. No logré saber su historia de vida que la llevaba a este comportamiento. Allí residía la cura, pero no fue posible. Ojalá lo haya logrado a quién la remití.

Es nuestra ignorancia en los aspectos más humanos de la humanidad, la que no nos permite dar una respuesta útil a ese ser que viene angustiado –por decir lo menos- buscando nuestra ayuda.

 

 

La angustia del diagnóstico

es tan importante de “tratar” como la enfermedad misma

 

“Difícil” puede ser cuando la interpretación de qué es una “urgencia” difiere entre médico y paciente o familia. Para el médico urgente es aquello que puede conducir a la muerte o a un agravamiento serio en la condición de salud. Para paciente y familia urgente es cualquier cosa angustiosa. Sucedió que lo comprendí cuando me solicitaron realizar una electromiografía a un niño de 6 años. No había urgencia médica, la había desde el punto de vista de su madre ya que con el examen sabría si su hijo tenía o no, una enfermedad degenerativa. La angustia del diagnóstico es tan importante de “tratar” como la enfermedad misma.

La inseguridad en sí mismos, en ser capaces de lograr sus objetivos por otros medios, de superarse, a llevado a pacientes a empuñar un arma para amenazar al médico exigiéndole determinada acción. Esto rebasa los límites de lo tolerable y fuerza nuestra comprensión más allá de la compasión.

También es nuestra propia inseguridad, la del médico como persona, la que entra en choque con ellos, los pacientes “hueso”. De allí surgen las desavenencias, las peleas y demandas. Somos seres humanos y tenemos derecho a nuestras inseguridades, a veces enmascaradas de orgullo o altanería mal expresados. Pero tanto médicos como pacientes también tenemos el deber, o la posibilidad, de superarnos.

Carlos Juan Antonio Toro Torres

[email protected]

 

-Publicidad-
0
799
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Sexualidad y discapacidad

Sexualidad y discapacidad

Pautas para curarse de una enfermedad grave.

Pautas para curarse de una enfermedad grave.

¡Créanme! Sí, tengo dolor

¡Créanme! Sí, tengo dolor

Sin remordimientos, la muerte de un hijo

Sin remordimientos, la muerte de un hijo

Errores en medicina, causa de discapacidad y muerte

Errores en medicina, causa de discapacidad y muerte

Profesores de medicina, humanista

Profesores de medicina, humanista

Estudiar medicina, ¿para qué?

Estudiar medicina, ¿para qué?

Eutanasia sí es matar a la persona

Eutanasia sí es matar a la persona