“El mundo va a ser peor después de la pandemia”

El optimismo que hubo cuando reventó el coronavirus sobre posibles cambios positivos en el mundo parecer haber quedado enterrado por la nueva realidad. Conversación con Mauricio Cabrera

Por:
septiembre 16, 2020
“El mundo va a ser peor después de la pandemia”

Todos teníamos la idea optimista o sería más bien ingenua que la pandemia serviría para dejar atrás el lastre de muchos problemas y pensábamos en cambios que podrán venir hacia adelante, al fin y al cabo las crisis sirven para transformar situaciones, claramente no vamos a regresar al mismo punto.

Juan Manuel Ospina: Mauricio, ¿Será que estoy pensando con el deseo, cómo estás viendo las cosas?

Mauricio Cabrera: Esta claro que no vamos a volver al mismo punto, vamos a quedar peor. Al principio de la pandemia todos estábamos muy optimistas, había una ilusión muy bonita con animales en las calles de las ciudades, las playas recuperados, los gases de calentamiento global disminuyendo, unas muestras de solidaridad impresionantes, la gente ayudando a los que estaban muy mal, una disciplina social gigante. Y la gente aceptó las restricciones de los gobiernos, en Economía se esperaba que el Estado iba a volver a una época de intervención del Estados, que se iba a salvar la economía,  hubo  muchas expectativas que lamentablemente  no se cumplirán.

JMO: Definitivamente se te ha bajado el optimismo inicial

M.C.: La verdad es que seis meses después de la cuarentena más larga del mundo como ha sido la colombiana, somos el sexto país en número de contagios, ve uno que ni siquiera esas expectativas y en esas ilusiones desafortunadamente no se concretaron. Empieza uno a ver, primero que la desigualdad se ha agudizado y el mundo después de la pandemia será mucho más desigual del que estábamos.

El COVID afecta mucho más a los pobres que los ricos, diez veces más grande la mortalidad entre el estrato 1 y 2 que con el estrato 6. Es que es distinto estar encerrada una pareja en un apartamento de cien metros cuadrados que una familia de cinco personas hacinadas en cincuenta metros. El COVID resultó que era desigual, ese cuento de que todos éramos iguales ante la muerte no resultó ser tan cierto.

Los más afectados económicamente son los más pobres. Por ejemplo, en Estados Unidos, con el COVID la disparada con las acciones tecnológicas es impresionante; hemos visto que el 2% de la población se ha enriquecido en un 50% mientras la mayoría va a perder sus casas por las deudas, por las hipotecas. Esto es grave, sobre todo en un país como el nuestro, tan desigual, el más desigual en el continente. No se tomaron medidas radicales para frenar esa desigualdad, como pasó en Perú, Chile, Argentina.

Hay otro tema y es la demora en tomar las medidas. En Colombia se perdieron 5.200.000 empleos en un mes; el gobierno reaccionó con las medidas del programa de Apoyo al empleo formal, que ayudaba con una plata a las empresas que mantuvieran la nómina, pero esta fue tardía, los primeros giros se hicieron en junio. El plan del gobierno era llegarle a 6 millones de trabajadores y sólo alcanzaron un 40% de los trabajadores. El de Ingreso solidario también fue un esfuerzo muy grande de Planeación Nacional para ayudarle a tres millones de colombianos que no estaban cubiertos por Familias en Acción. Se quedaron cortos, $ 160 mil  mensuales no alcanza para nada. Entonces ve uno que el gobierno quiere hacer las cosas pero se queda siempre corto.

JMO: Vamos a ser optimistas. ¿Cuáles deben ser los cambios claves que se requieren para levantarnos?

MC: Hay unas cosas para hacer ya mismo y otras a mediano plazo y a largo plazo. Ya se requiere aumento en el gasto público. Para este año asignó para el Fondo de mitigación de emergencias –FOME-  $ 25 billones, y ha girado apenas 10 billones después de seis meses de cuarentena. Para el año entrante el presupuesto no muestra aumento del gasto público. El gobierno tiene que gastar más en programas de empleos básicos, la gente necesita dignidad y la dignidad se la da el trabajo.

Keynes en medio de la recesión de los años 30 llegó a extremos para generar ingresos que planteó incluso que se debía contratar gente para que hiciera huecos y otro por la noche para lo que cerrara, un trabajo inútil pero la gente se sentía haciendo hago y pagada por ello. En Colombia tenemos tanto para hacer que no hay que contratar trabajo inútil sino útil como reparar hospitales y escuelas, en el campo reforestación de cuentas, reparación de vías terciarias, es tal la cantidad de trabajo que habría como emplear a mucha gente. Trabajos intensivos de mano de obra.

Esos trabajos no los puede hacer el gobierno nacional. Los hacen el alcalde y los gobernadores y resulta que los municipios y departamentos están quebrados que la nación, pero la nación tiene como recurrir a créditos incluso internacionales para poder pasarle recursos a los entes territoriales.  A corto plazo, el gobierno central puede recurrir a crédito del Banco de la República ue tiene como endeudarse con el Banco de la República y eso se esta haciendo en el mundo incluyendo bancos tantos tan ortodoxos como el de la Reserva Federal de Estados Unidos o el de Inglaterra. El gobierno debe arriesgarse a usar recursos, a salirse del libro y romper la ortodoxia.

JMO: Ya la regla fiscal se amplio, ¿dónde está la camisa de fuerza? es una cosa más psicológica?

M.C: Es un asunto teológico, eso es un dogma y hay unos inquisidores dispuestos a llevar a la hoguera al que cometa el pecado; esos inquisidores se llaman las calificadoras de riesgo es pegado romperlo. Viven en ese mundo dogmático y no se dan cuenta que es peor tener un desempleo de un 20%

JMO Es increíble el costo humano y económico, pero entonces que vamos a hacer?

M.C: Hay que hacer a mediano plazo una Reforma Tributaria  que elimine escensiones del 2019 que costaron 9 billones.  Hay que llegar a una situación que tengamos un estatuto tributario que sea progresivo y equitativo, que los que más tienen más paguen, porque ahora es al revés. Y no es un problema de este gobierno, sino que ha sido un problema histórico, cada vez que viene una reforma tributaria para tocar el gobierno de los más ricos, siempre sale el parlamentario fletado por alguno de ellos para tratar de eliminar el aumento de impuestos, y lo han logrado.

Lo otro que hay que hacer es acelerar la ley de víctimas, el gran problema de la desigualdad en Colombia es la tenencia de tierras, en  la Ley de Victimas están los instrumentos para devolver tierras pero eso ha ido lento y hay que acelerarlo. Necesitamos lograr tener una producción alimentaria que pueda cubrir todo el país

JMO: Hay un tema crítico que es la seguridad alimentaria, una necesidad que está ligada a las condiciones de vida. Es que la tercera parte de la comida que se hace en Colombia se pierde. ¿Quién la pierde? Los campesinos que producen el alimento. La pobreza rural es la más grande del país.

MC: Eso que dices es fundamental y tiene un beneficio para el país que es la única manera para controlar el narcotráfico. Sólo cuando los campesinos tengan alternativa de producción se podrá erradicar de manera definitiva la siembra de coca, no hay glifosfato que valga ni fumigación ni mecanismo que valga porque la gente tiene que comer y mientras no tengan otra fuente de ingreso distinto a la siembra de coca seguirá el narcotráfico. El problema de todo esto son los Tratados de Libre Comercio, hoy se importan más de 10 millones de alimentos. En este momento todos los países están llegando a decir vamos a consumir lo nuestro antes de consumir lo nuestro antes de comprar lo de afuera. Cada vez hará más carrera aquello de que colombiano compra colombiano.

-.
0
19502
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
La obsesión de los pastores cristianos por exponer a sus seguidores al Coronavirus

La obsesión de los pastores cristianos por exponer a sus seguidores al Coronavirus

Video: Asi se pasa la cuarentena en una alcantarilla en Bogotá

Video: Asi se pasa la cuarentena en una alcantarilla en Bogotá

La semana en la que España no frenó el COVID-19 y creció a ritmo de 1.000 contagios diarios

La semana en la que España no frenó el COVID-19 y creció a ritmo de 1.000 contagios diarios

3.884 nuevos casos y 165 fallecidos por COVID-19 en Colombia

3.884 nuevos casos y 165 fallecidos por COVID-19 en Colombia