El modelo económico al que debe transitar Colombia en el próximo gobierno

Análisis crítico de las propuestas de Iván Duque y Gustavo Petro en este aspecto, las cuales definirán el rumbo del país en los próximos 4 años

Por: Luis Eliécer Rueda
junio 06, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El modelo económico al que debe transitar Colombia en el próximo gobierno
Foto: Las2orillas

Acaba de pasar la primera vuelta de la elección presidencial 2018 en la que salieron favorecidos el candidato de extrema derecha Iván Duque, y Gustavo Petro, quien enarbola una propuesta de gobierno democrático y alternativo a los que tradicionalmente ha tenido Colombia.

El próximo presidente tendrá que enfrentarse a grandes retos en el campo de la economía. Nuestro país que en los últimos 10  años mantuvo un crecimiento económico de 4.5 %, hoy lo ve reducido al 2.5%, con el agravante de no vislumbrar en lo inmediato posibilidades ciertas de recuperación, toda vez que llegó a su término la bonanza petrolera y se redujo la capacidad de financiamiento por parte del Estado, lo que llevará a niveles mayores de desempleo y al aumento de la pobreza.

Salir de esta situación requiere de políticas económicas de largo aliento, con mirada estratégica, que coloquen en el centro a las personas y al país antes que al capital; que prioricen la actividad productiva para garantizar el abastecimiento interno y generar excedentes de exportación, al tiempo que se aumenta la capacidad adquisitiva de las capas bajas y medias de la población. La nueva política económica debe dar un espacio al Estado para que proyecte y planifique el desarrollo, regule el mercado, priorice y defienda los sectores productivos estratégicos, lo que permite crear defensas frente a las tendencias globales. Debe, a la vez, complementarse con un fuerte impulso a la economía solidaria en el campo a fin de generar equidad, fortalecer nuestras culturas y procurar beneficio a las comunidades.

Es preciso analizar las propuestas económicas de los dos candidatos que se disputarán la segunda vuelta presidencial el 17 de junio próximo y, a partir de ellas, identificar los intereses que los comprometen. El resultado nos indicará el rumbo que le imprimirán a la nación —de ser elegidos— en este delicado periodo de la vida nacional.

Empecemos con las propuestas del doctor Iván Duque.

Este candidato, habla de diversificar la economía enfocándose en la productividad, tomando como motores del crecimiento la energía renovable, el turismo y las cadenas comerciales de valor que tienen como objetivo último maximizar la creación de valor mientras se minimizan los costes, sin importar si esa reducción sacrifica o no los salarios de los trabajadores. Habla además de “reducir la expansión del Estado”, y hacer una disminución del gasto público a partir de la revisión de su calidad y de romper la informalidad para ampliar la base fiscal.

Pero el punto central de su propuesta económica, y el que marca con nitidez el modelo neoliberal de economía de mercado que se propone adelantar de ser elegido presidente, es bajar los impuestos a las grandes empresas (del 34% actual al 27-28%, cifras del OCDE) con el argumento de que ello es la clave de generación de empleo y del desarrollo económico. Significa profundizar la fracasada política implementada por los gobiernos de Álvaro Uribe y Juan Manuel Santos, que incrementó las desigualdades sociales.

Nick Hanauer, un hombre extremadamente rico, creador de Amazon, ha refutado en una de sus conferencias la tesis del doctor Duque de que quitarle impuestos a los ricos genera empresa: “yo he iniciado o ayudado a iniciar docenas de empresas, e inicialmente contraté mucha gente, pero si no hubiese habido nadie que pudiera permitirse comprar lo que vendíamos, todas esas empresas y todos esos trabajos se hubiesen evaporado. Por eso puedo decir con confianza que la gente rica no crea empleo. Ni lo hacen los negocios grandes o pequeños. Los trabajos son consecuencia del “círculo de la vida” que se retroalimenta entre consumidores y negocios. Y solo los consumidores pueden poner en movimiento este círculo virtuoso de demanda creciente. En este sentido, un ordinario consumidor es más un creador de empleo que un capitalista como yo. […] Es justo al revés. Cualquiera que alguna vez ha llevado un negocio sabe que contratar más gente es el último recurso de los capitalistas, algo que solo hacemos cuando una creciente demanda de consumo lo requiere. […] Cuando la mayoría de exenciones y las tazas más bajas benefician a los ricos, en nombre de la creación de empleo, todo lo que ocurre es que los ricos se hacen más ricos”.

Hay también hechos prácticos que nos enseñan que una oferta de bienes en ausencia de una demanda real de los mismos no produce ningún efecto dinamizador de la economía, es el caso de la crisis del sector inmobiliario de España iniciada en el año 2008. Después del estallido de la burbuja, y a pesar de existir un importante excedente de viviendas, el mercado no ajustó rápidamente los precios como era de esperarse, y a pesar de que estos iban bajando lentamente, las ventas no se reactivaban.

Ocurrió que dicha crisis estuvo acompañada de falta de dinero en las familias por el elevado desempleo y la ausencia de financiación, lo que imposibilitaba a los usuarios hacerse a una vivienda, así éstas bajaran de precio. Si no se propiciaba una recuperación del empleo que devolviera el poder adquisitivo a las familias ni se daban facilidades de crédito para vivienda, no era posible reactivar la demanda.

En consecuencia, la baja de impuestos a las empresas prometida por Iván Duque sin una mejora en la capacidad de consumo de los colombianos, solo servirá para incrementar la desigualdad haciendo a los ricos más ricos y a los pobres más pobres.

Por su parte, Gustavo Petro propone superar el modelo extractivista dependiente del petróleo y el carbón y transitar durante los próximos diez años hacia un modelo productivo. Plantea la generación de empleo dando impulso a la agricultura, la industria y las energías limpias para satisfacer las demandas del mercado interno, a través de créditos y con intervención del Estado. En este sentido plantea inversión del gasto público en tierras, en el saber y en remediar las fallas del mercado representadas en la afectación del medio ambiente y el cambio climático.

Al contrario de Duque, piensa quitar las exenciones de impuestos de que goza hoy el sector empresarial, y de allí cubrir el financiamiento de la educación superior y la investigación científica. Asimismo, fortalecer el fisco estableciendo gravámenes sobre la renta no productiva y a los dividendos de las remesas que llegan al país y le quitan espacio a la economía interna.

Un modelo de mercado con intervención del Estado para generar equidad y aumentar la capacidad de compra, crecer la demanda de bienes y servicios y, por ende, fundar nuevas empresas para satisfacerla. Mediante la corrección de los fallos del mercado y la inversión estatal, dinamizar renglones de la economía haciendo énfasis en la producción para satisfacer en primer plano el mercado nacional.

Un modelo económico sin duda acertado y necesario, que debe complementarse con la implementación en el sector rural de procesos de economía solidaria, “a favor de una democratización de la economía”, modelo que enfoca en el ser humano los factores económicos de producción, distribución y consumo de bienes y servicios, y es arropado por valores como la autogestión, autonomía, educación, equidad, ayuda mutua, transparencia, cooperación entre entidades y el compromiso con la comunidad para lograr el beneficio común.

Contribuye, además, al fortalecimiento cultural, la reducción de la pobreza y a garantizar una más justa distribución del ingreso.

-.
0
1487
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El rechazo a Gustavo Petro por parte de militares y policías

El rechazo a Gustavo Petro por parte de militares y policías

Nota Ciudadana
Caricatura: Máquinas de guerra

Caricatura: Máquinas de guerra

Nota Ciudadana
Si yo fuera la mamá del presidente

Si yo fuera la mamá del presidente

La lengua suelta de Petro otra vez lo traiciona

La lengua suelta de Petro otra vez lo traiciona