El mayordomo de Pablo Escobar no pudo quedarse con su finca

El individuo luchó tres veces por apropiarse de un bien que pertenece al Estado. Sin embargo, decía ser trabajador de Victoria Henao, viuda del capo

Por:
noviembre 11, 2020
El mayordomo de Pablo Escobar no pudo quedarse con su finca
Entretengo.com

William Duque llegó a la hacienda La Manuela como un simple jardinero. Nadie hubiera imaginado que 29 años después este hombre buscaría ser reconocido como dueño y poseedor del predio ubicado al borde del embalse de Guatapé. Sin embargo, la Corte Suprema de Justicia negó sus pretensiones pues el predio pertenece al Estado.

Al poco tiempo de haber llegado como trabajador a la finca fue ascendido a mayordomo. Luego su patrón se entregaría a las autoridades. La posterior huida, persecución y muerte del capo causarían que tanto éste como su esposa Victoria Henao abandonaran el predio. Desde diciembre de 1993 nadie de la familia Escobar regresaría al predio. Su esposa e hijos se exiliaron en Argentina y más nunca volvió a saber de ellos. Fue ahí cuando Duque se apropió del mismo al punto que se quedó a vivir en él. Instauró letreros de 'Propiedad Privada', convirtió las caballerizas en habitaciones, mejoró la vivienda del servicio, puso cercas con alambres de púas y hasta un restaurante visitado por turistas.

En efecto, en el sitio se realizaba el llamado 'narcoturismo' que atraía numerosos extranjeros ansiosos de conocer sobre la vida del capo mundialmente famoso. Fue en esa hacienda donde Wiliam Duque vio crecer a sus hijos de 25 y 27 años. No obstante, todo se realizó de manera ilegal. Su argumento era que su patrona, Victoria Henao, la viuda del capo, le encomendó el cuidado del predio cuando se fue. Por lo tanto, se dedicó a cuidarlo y a ocuparlo. Su pretensión legal era que le reconocieran la "prescripción adquisitiva" una figura legal que implica que un individuo podría exigir ser reconocido como dueño de un predio si lo ha ocupado por más de 20 años, aún sin tener las escrituras.

William Duque batalló tres veces por su objetivo. La primera fue en un juzgado civil de Marinilla, donde instauró una primera demanda que fue negada. El juez determinó que el antiguo mayordomo no podía demostrar su ocupación del bien durante más de 20 años. La segunda fue ante el Tribunal de Antioquia, que ratificó lo dicho en primera instancia. “El fallo convirtió al inmueble en un bien fiscal a partir de su registro en el folio de matrícula inmobiliaria, quedando, no solo en cabeza y poder del Estado, sino ajeno a adquirirse por prescripción, cuya destinación única es la utilidad pública”.

Por último, el caso fue a dar a la Corte Suprema de Justicia, que ratificaría que lo que pedía Duque solo fue posible hasta 2007, año en que el bien pasó a ser del Estado por cuenta del proceso de extinción de dominio al capo, quien lo adquirió con dineros ilícitos. A la Corte Suprema también la pareció incoherente la actitud de Duque quien se declaraba propietario del bien en el mencionado proceso, pero se reconocía como empleado ante la justicia laboral. Lo anterior teniendo en cuenta que adelantaba una demanda contra Victoria Henao, viuda del capo, por el pago de salarios y prestaciones atrasadas durante años. En ese proceso el individuo aseguró estar ocupando el predio como garantía del pago que, según él, le adeudaba la familia del capo.

Finalmente William Duque deberá desalojar la hacienda que durante décadas ocupó pues ésta es un bien público que le pertenece al Estado. La Hacienda 'La Manuela' es reconocida como la segunda hacienda más querida por el capo. La llamó así en honor a su hija Manuela. Tenía zoológico, pista para hidroaviones y otras excentricidades. Hoy día el lugar despierta el interés de extranjeros que visitan la región para hacer los llamados 'narcotoures'.

 

-.
0
900
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
López Trujillo, el cardenal gay que odiaba a los homosexuales

López Trujillo, el cardenal gay que odiaba a los homosexuales

Nota Ciudadana
Malandro universal,

Malandro universal, "buen padre de familia"

La admiración que despertaba Popeye en las calles de Medellín 

La admiración que despertaba Popeye en las calles de Medellín 

Nota Ciudadana
De hackers, Popeyes y otras especies

De hackers, Popeyes y otras especies