El malgenio de Claudia López le terminará quitando la alcaldía de Bogotá

"Tener carácter no es ser grosero, hablar fuerte no es pelear, hay que saber dónde se dan las peleas y con quién"

Por: Diego Andrés Hernandez Bernal
julio 31, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El malgenio de Claudia López le terminará quitando la alcaldía de Bogotá
Foto: Leonel Cordero - Las2orillas

Claudia es quizás una de las figuras más importantes del espectro político actual del país. Como siempre ella misma lo recalca, se ha hecho a pulso y no viene de cuna política que la haya impulsado a las grandes ligas donde está hoy en día. Acaba de obtener su título de doctora en Ciencias Políticas y siendo mujer y lesbiana ha roto todos los estigmas sobre política patriarcal en Colombia. Sin duda, un ejemplo de superación y de admiración para muchos, donde de hecho me incluyo.

Hace poco menos de un año tuve la oportunidad de entrevistarla a pocos días de la consulta anticorrupción, que indudablemente ha sido uno de sus más grandes logros, así no haya pasado el umbral requerido. En aquella entrevista fue la primera vez que ella dejó ver públicamente su intención de llegar al Palacio de Liévano luego de su carrera a las presidenciales como fórmula de Sergio Fajardo. Ese día terminé de afianzar mi respeto hacia sus políticas públicas y sociales, su visión y pasión por la política colombiana y su mentalidad de hacer las cosas bien por bienestar común y no propio. En medio de todo lo que uno puede ver en este país, ella parece transparente y sincera.

Cuando comenzó la carrera por la alcaldía de Bogotá indubitadamente supe que sería la mejor opción, es más tenía plena certeza y las encuestas me lo confirmaban: tenía el camino despejado para llegar y lograr llevar a cabo una muy buena alcaldía. Por un lado, porque el resto de los candidatos de cierto modo no le daban la talla y, por otro, porque siendo bogotano y habiendo seguido de cerca las elecciones pasadas con los vaivenes partidistas podía tener la plena certeza de que Bogotá sería objetiva y centralizada, temas que la llevarían a no volver a caer en errores del pasado.

Claudia tiene todo para ser una muy buena alcaldesa, tiene una hoja de vida impecable, tiene talante, tiene experiencia, tiene un doctorado real, sus propuestas son magníficas, incluida las del metro de no retroceder y trabajar sobre lo construido. Es mujer y es lesbiana que, aunque se diga que no importe, sí importa, porque sería un logro inigualable hasta este momento en el país; para las minorías, para la inclusión, para los derechos igualitarios, para seguir resistiendo a la homofobia y al machismo conservador que tanto nos ha predominado y vemos reflejado en otros candidatos. Eso junto con su lucha para derrotar la corrupción y enfrentar a los bandidos más bandidos del país con rigidez en investigación y control político, la hace acreedora para ocupar ese puesto.

Pero lo que ha pasado en los últimos días la ha llevado a caminar hacia atrás, al igual que yo muchas personas y partidos políticos de centro – izquierda veían en ella la mejor opción. Pero sus salidas en falso, comentarios poco oportunistas y arrebatos de “carácter” le están robando la carrera que se veía despejada y predispuesta para ella no más.

Su comentario en el discurso de inscripción dejó salido de tono a más de uno, especialmente cuando promulgó la presidencia de Sergio Fajardo para el 2022. Ella debe entender que Fajardo salió de los corazones de muchos colombianos que lo vimos como la opción que nos impediría vivir las malas aguas por las que atravesamos hoy en día y a cambio de eso prefirió irse a ver ballenas. Ella debería comprender que aunque esté en representación de la Alianza Verde también tiene detrás muchos otros partidos que le dieron su voz y su voto y que tampoco comulgan con la decisión del voto en blanco de Fajardo en ese momento tan crucial para el país.

Ahora bien, lo ocurrido en la mañana del miércoles en Noticias Caracol con el presentador Juan Diego Alvira fue vergonzoso. Se le vio desesperada al explicar sus propuestas principales, cosa que no estuvo mal. Sin embargo, lo que sí estuvo mal fue que ni dejaba hablar a su anfitrión que de lejos le veía y le trataba con mucha admiración. Lo peor pasó cuando se le vio descolocada, iracunda y desmedida la reacción al chascarrillo del presentador, que evidentemente lo estaba haciendo en son de dispersar humos y no de ofenderla.

Sentí vergüenza ajena, decepción y sobre todo tristeza de ver a alguien que puede hacer una política diferente a la que conocemos y que tanto necesitamos y deseamos envolver en papel regalo con su “carácter” la alcaldía a su más feroz contradictor, el uribismo. Claudia, tener carácter no es ser grosero, hablar fuerte no es pelear, hay que saber dónde se dan las peleas y con quién. La mañana de este miércoles no te viste como una líder tras la alcaldía sino más parecida a un Uribe maltratando a los periodistas. Juan Diego se merece una disculpa pública por los insultos que en vivo se ganó de tu parte cuando el solo estaba siendo cordial y caballeroso contigo…

Claudia la está cagando. Si ella no controla su “carácter” y sus impulsos, piensa antes de hablar y de actuar, se muestra serena, comprensiva y amigable, con cero odios, egos y rencores terminará por espantar a sus seguidores y eso sería una lamentable pérdida para la capital y todo su potencial político se verá frustrado y fracasado. Con el pasar de los días, lo que se veía tan claro hace un mes en su libre camino a la alcaldía, hoy ya no lo está; por el juego sucio de las noticias falsas, por las alianzas que se han gestado en sus contradictores, pero sobre todo porque hoy en día su peor enemigo se volvió ella misma con sus salidas en falso y su mal llamado mal carácter. Ojalá logre recapacitar, se rodee de personas que la hagan ver sus errores y no deje pasar esta oportunidad para ella y para Bogotá.

-.
0
6703
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Alcaldesa, menos Twitter y más diplomacia

Alcaldesa, menos Twitter y más diplomacia

En redes
Oratón cristiana por Claudia López en el Concejo de Bogotá

Oratón cristiana por Claudia López en el Concejo de Bogotá

Nota Ciudadana
Prefiero a la rezandera de Viviane Morales que a la gritona de Claudia López

Prefiero a la rezandera de Viviane Morales que a la gritona de Claudia López

Nota Ciudadana

"No usaré el esmad" ¿cuchillo en el cuello de los gobernantes?