Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones

El mago de los conciertos que convenció a los Rolling Stones y a Radiohead de tocar en Colombia

En un país dominado por el reggaetón Alfredo Villaveces se ha quebrado varias veces trayendo al país a los más legendarios grupos de rock

Por:
Diciembre 01, 2017
El mago de los conciertos que convenció a los Rolling Stones y a Radiohead de tocar en Colombia

Alfredo Villaveces se fumaba sesenta cigarrillos al día. Estar en un negocio donde de cinco conciertos tres fracasan y se tiene que lidiar con el ego de las estrellas estresa a cualquiera. Una vez lo convencieron de ir a donde un gurú indio que parecía tener el secreto para quitarle el vicio. Escéptico pagó casi dos millones de pesos por la terapia. Entró a la sala y la pinta del gurú definitivamente no lo convenció. Se sentó y se dejó hipnotizar, siempre pensando que a él no lo hipnotizaba nadie. La sesión duró cinco minutos y salió histérico. Creyó que lo habían tumbado. Con la rebeldía que lo ha caracterizado en sus 54 años cruzó la calle y le compró a un vendedor ambulante un paquete de Marlboro rojo. Iba a abrirlo cuando le sonó el celular. Después de la llamada se guardó el paquete y lo tuvo en su chaqueta casi dos años. La cura había funcionado.

Villaveces se ha acostumbrado a vencer todos sus miedos. Hijo de diplomático nació en Beirut y vivió sus primeros diez años en las embajadas colombianas de Buenos Aires, Bruselas y Baltimore. En su primera juventud era un nerdo al que le gustaban las canciones de Raphael, Silvio Rodríguez y Rocío Durcal, estaba lejos de ser el rey de la rumba. Pero todo cambiaría en la universidad, cuando empezó a estudiar derecho y filosofía a la par. No sabía que era gustador y empezó a convertirse en un consumado Don Juan. Su primer matrimonio con Karen Schenk le dejó dos hijos, Lorenzo de 22 años que estudia Administración de Empresas en Estados Unidos y Gerónimo de 15.

En los noventa, con la explosión del Grunge al gordo, como lo conocen sus amigos, empezó a interesarse por el rock. Le bastaron unos cuantos meses para transformarse en un conocedor absoluto y total. Nevermind de Nirvana, Out of time de REM y Ten de Pearl Jam lo marcaron. Alfredo empezó a traer cantantes al país desde 1995 y desde entonces ya tiene más de 60 conciertos. Se ha quebrado tantas veces que ya no lleva la cuenta.La gente cree que vive de los conciertos cuando no es así: se vive es de los sponsors, de las actividades que hace con las marcas.

Duró año y medio sin fumar y lo soportó todo. Soportó incluso las exigencias e incumplimientos de un músico como Arjona que dejó, como empieza a ser su costumbre, esperando durante tres horas a su público y además tuvo el descaro de hacer una pataleta porque no tenía agua Sambuca negra en su camerino. También se tuvo que aguantar la locura cada vez más creciente a un cantante mexicano con quien jura no volver a trabajar nunca más ya que “está muy tostado”.

Pero no todo han sido penurias. Alfredo Villaveces se ha dado el gusto de conocer a sus ídolos. Fue el responsable de traer por última vez al país a Rocío Durcal y, además, bailó salsa con Mick Jagger después que  los Stones detuvieran la inclemente lluvia bogotana, con un hechizo invocado por Keith Richards, la majestad satánica, el 10 de marzo del 2016 en el histórico concierto que aún recordamos los colombianos. Unos meses después, luego de desembolsar casi 200 millones de pesos sólo para el mega espectáculo que hizo Metallica en noviembre del 2016. Villaveces quedó asombrado de las pocas exigencias que hicieron estas leyendas: viajaron apenas con 76 personas, pidieron solo comida vegetariana, un camerino con muchos espejos y una suite presidencial para cada uno. Por estos días está triste: la muerte de Malcom Young acabó con el máximo sueño que tenía: traer a Colombia a AC-DC

Villaveces, quien recayó en los sesenta cigarrillos diarios en una fiesta de una semana a la que asistió en Estados Unidos, volvió a liberarse de ese vicio después de seguir los consejos de Ehud Abrahamson. Ahora está listo para afrontar con más ahínco un 2018 lleno de retos. Después de meses de negociar concretaron la venida de los míticos Radiohead quienes se presentarán el 25 de abril en Bogotá al igual que a Depeche Mode el 16 de marzo en el Parque Simón Bolívar. La única adicción que conserva Villaveces es la de sentir la adrenalina que le produce traer a un país, sumido en el reggetón, a las más grandes leyendas del rock mundial

Publicidad
Queremos seguir siendo independientes, pero no podemos solos. ¡Apóyenos! Con la tecnología de TPaga
$20.000 $50.000 $ 100.000 $300.000
Donaciones en pesos colombianos ($COP) a la Fundación Las Dos Orillas. NIT 900.615.503 para la operación de Las2orillas.co
0
4245
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Silvestre Dangond nos calla la boca

Con mi arpón quise acribillar al de Urumita pero ninguna flecha salió del carcaj
Keith Richards el guitarrista de los Rolling Stones que no se dejó derrotar

Keith Richards el guitarrista de los Rolling Stones que no se dejó derrotar

Ha sobrevivido a sobredosis y descargas eléctricas, cocainómano declarado dice haber aspirado hasta las cenizas de su padre. A sus 71 años inicia gira y Colombia puede ser uno de sus destinos.
Los $3.700 millones que gana Tuboleta con el concierto de los Rolling Stones

Los $3.700 millones que gana Tuboleta con el concierto de los Rolling Stones

Tienen el monopolio de la venta de boletería y cobran por un servicio que enfurece al público ¿Quién se queda con la plata de este espectáculo de US$6 millones?
Esther Farfán, la colombiana que enamoró al amigo íntimo de Mick Jagger

Esther Farfán, la colombiana que enamoró al amigo íntimo de Mick Jagger

Andrew Loog el productor que convirtió a los Stones en un fenómeno mundial, vive en Chapinero junto a la actriz quien fue la primera en desnudarse en una película