El Iván Duque desconocido: su historia paisa

Su arraigo con Antioquia empezó desde los 5 años cuando su papá fue gobernador. En Medellín recibió su primer homenaje. Revelaciones.

Por:
Julio 10, 2018
El Iván Duque desconocido: su historia paisa
Foto: archivo particular

En la habitación del hotel Dann de Bogotá solo los más cercanos acompañaban a Iván Duque a esperar los resultados electorales. La familia inmediata. Su esposa y los tres niños, su mamá Juliana, sus suegros, su hermana Paula, su hermanastro Nicolás Acevedo, y Leonor Barreneche, la esposa durante los últimos veinte años de su papá Iván Duque Escobar. Fue a ella a quien le correspondió el primer abrazo de celebración cuando a las 4:30 p.m. se supo que era el triunfador, el presidente electo de Colombia. El abrazo llegó acompañado de lágrimas y de una frase que le salió del alma: “Ay Leo…mi papá”.

En la celebración privada del triunfo presidencial estaba Leonor Barreneche, la segunda esposa de su papá y su hermanastro, Nicolás Acevedo B.  Foto: archivo particular

 

Su papá fue la gran figura de su vida, una referencia que estuvo siempre en el centro, tanto como consejero y amigo. Lo llamaba a diario sin importar el lugar donde se encontrara, y así fue siempre hasta su muerte el 3 de julio de 2016. Estuvo tres meses antes con él, acompañado por Leonor Barreneche, en el momento en el que, llenos de optimismo, lo despidieron al ingresar a la sala de cirugía de la clínica El Rosario de Medellín. No logró superar la cirugía de corazón abierto a la que fue sometido y tres meses después de luchar en la unidad de cuidados intensivos murió en la mañana. Fue Leonor quien con entereza estuvo a su lado y abrazó por algún momento la ilusión de que saldría con vida. Al final fue ella quien tuvo que darle la mala noticia a sus tres hijos: Paula Duque Samper, Andrés e Iván. Solo alcanzaron a llegar al funeral.

Los vínculos entre los Ivanes, padre e hijo, se afianzaron desde cuando vivieron juntos los dos hermanos —Andrés e Iván—, a raíz de la separación de Juliana Márquez, su mamá, cuando aún eran estudiantes del colegio Rochester en Bogotá. Más adelante, su casa paterna al norte de Bogotá, en la zona de multicentro, vecina a Unicentro, se convirtió en el lugar de encuentro de muchos de sus compañeros de derecho de la Universidad Sergio Arboleda, como Francisco Barbosa. Ellos se nutrieron de los diálogos, la compañía y el círculo de amigos del político antioqueño, quien fue una de las personas, junto a Jorge Mario Eastman, más cercanas al presidente Julio César Turbay Ayala. De allí la cercanía, desde la infancia, con Jorge Mario Eastman Jr., quien muy seguramente tendrá un rol clave en su gobierno.

Turbay nombró a Iván Duque Escobar como gobernador de Antioquia en 1981 y fue su respaldo desde el Partido Liberal en los distintos cargos que tuvo, incluso como ministro de Minas en el gobierno de Belisario Betancur. Duque Escobar se trasladó con su familia, Juliana Márquez y los dos niños, a vivir a Medellín. Iván tenía cinco años. Inicialmente estuvieron en un apartamento en el barrio Manila y luego se trasladaron al conjunto Catay, cerca del edificio Ceiba del Castillo en El Poblado donde vivía Álvaro Uribe, quien también estaba vinculado al gobierno de Turbay Ayala como director de la Aeronáutica Civil —cargo que ocupó entre enero de 1980 y el 7 de agosto de 1982—. Con escasos tres años de su matrimonio con Lina Moreno,  viajaba los fines de semana y no faltaba a la capital paisa donde su interlocución con el gobernador de Antioquia era inevitable. Iván, su pupilo casi 35 años después, entonces era un niño.

Las reuniones, los encuentros y las conspiraciones políticas eran de los adultos y desde entonces Fabio Echeverri Correa se convirtió en un jugador de peso.

 

Fabio Echeverri, amigo de juventud de su papá en Medellín fue un apoyo definitivo en el arranque de la campaña presidencial. Foto: archivo particular

 

Aunque era cuatro años mayor que Iván Duque Escobar pertenecían al mismo grupo social y político, además ambos eran militantes activos del Partido liberal en Antioquia. La vida empresarial de Echeverri comenzó en 1974 cuando fue elegido para liderar la Andi (Asociación Nacional de Industriales) en reemplazo del manizalita Luis Prieto Ocampo, cargo en el que se proyectó nacionalmente y en el que permaneció 17 años. Por más que trabajaran o actuaran en Bogotá, Medellín se convirtió en un lugar de encuentro de los jóvenes políticos paisas que se abrían camino en el competido mundo bogotano.

Fabio Echeverri se convertiría en una figura definitiva para Iván Duque, especialmente desde que entró en contacto directo con su hijo Luis Guillermo —Luigi— cuando fue jefe en la representación de Colombia en el Banco Interamericano de Desarrollo en Washington. De hecho, Fabio, un año antes de morirse, en octubre de 2017, se convirtió en un entusiasta promotor de la precandidatura presidencial de Duque dentro del Centro Democrático desde su finca Caballo Bayo en Subachoque.

Iván Duque heredó la vena política de su papá, con quien pudo celebrar su elección como senador en las listas del Centro Democrático en el 2014, un par de años antes de morirse. La foto que se conoció del hoy presidente sentado en una curul del Congreso 35 años atrás, al lado de su padre, resultó premonitoria, como trazándole un destino.

Iván Duque Escobar llevó a su hijo a conocer el Congreso y lo sentó en un gesto premonitorio lo sentó en una curul. Foto: archivo particular

 

En 1996, Duque Escobar se casó en Medellín con Leonor Barreneche Gómez, quien tenía al pequeño Nicolás Acevedo, con el que Iván Duque mantiene una relación de hermanos. Incluso, una vez Nicolás se graduó en relaciones internacionales en Eafit, Duque quiso que realizara sus prácticas en el BID —donde él trabajó diez años—. Por eso, no dudó en pedirle a Sergio Díaz-Granados, representante de Colombia, que le diera la oportunidad de tener una primera experiencia laboral ad honorem en Washington, como en efecto lo hizo.

En 1996 Iván Duque se casó con Leonor Barreneche en una ceremonia civil en Medellín a la que asistieron sus tres hijos. Foto: archivo particular

Empezaron los viajes permanentes de Duque Escobar a Medellín y una vez concluyó su último cargo público como Registrador Nacional en las elecciones en las que resultó electo presidente Álvaro Uribe Vélez en el 2002, cortó amarras definitivas con Bogotá. Regresó a su tierra. El refugio y lugar de encuentro familiar pasó a ser una sencilla casa de campo en Amagá, donde están parte de sus cenizas. Allí, en las paredes están las fotos de la vida pública de Iván Duque Escobar y los recuerdos afectivos que conectan a Iván Jr. con su pasado antioqueño.

Los viejos amigos de su papá han rodeado el camino político del presidente electo. Siempre ha combinado veteranos con experiencia que peinan canas con profesionales jóvenes como él. De esa mezcla saldrá su próximo gobierno. Por cuenta de su responsabilidad en el BID en Washington estableció una relación directa con el ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla, de quien dependía su cargo dentro del gobierno de Álvaro Uribe.

La relación de Luigi, Duque y Carrasquilla trascendió el ámbito laboral y a pesar de la diferencia de edad, entablaron una amistad que terminó en la candidatura presidencial de Duque en la que Echeverri fue el gerente y Carrasquilla el jefe programático y ahora cabeza del equipo de empalme. Concluido el gobierno Uribe, Duque pasó a trabajar directamente con el ya expresidente, asistiéndolo en sus compromisos en Nueva York y Washington.

Difícil alguien más paisa y con mayor receptividad política en su tierra que el expresidente Uribe. Fue él quien marcó la ruta del reencuentro político de Iván Duque con sus raíces, muchos de los viejos conocidos de su papá en las lides políticas, teniendo siempre como sitio de llegada el apartamento que compartía su padre con Leonor y Nicolás en El Poblado en Medellín. Siempre que pudo, antes de ser elegido presidente, se hospedó allí para compartir ratos y recuerdos. Con Uribe fueron muchos los recorridos que hicieron juntos por los pueblos antioqueños, ambos de sombrero aguadeño, logrando unos resultados electorales contundentes. Antioquia le puso más de 1.8 millones, mientras que Gustavo Petro alcanzó solamente el medio millón, un impulso definitivo para el triunfo electoral final.

El martes 10 de julio de 2018, Iván Duque recibió el Escudo de Antioquia y la primera edición del libro Arqueología de mi padre

Pero a todas estas, no hay felicidad completa y el gran ausente en el sueño que fraguó desde niño es su papá. Un recuerdo nostálgico que lo acompaña, enclavado en Antioquia. Los dos únicos viajes que ha realizado Duque como presidente electo han sido Gómez Plata, un pueblo perdido en las montañas del nordeste antioqueño, de donde salió de niño Iván Duque Escobar con su familia a buscar horizontes en la capital, y Medellín donde acaba de estar este martes, después de su periplo internacional, al homenaje que le rindieron para entregarle el Escudo de Antioquia, el mismo que recibió su papá hace treinta años y que estará, según anunció en su discurso, en su oficina en el Palacio de Nariño.

 

Publicidad
0
33347
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Por qué votaré por Duque

Por qué votaré por Duque

Nota Ciudadana
¿Quién será “el elegido” en 2018?

¿Quién será “el elegido” en 2018?

Marta Lucía Ramírez llegó a Cartagena para quedarse con el apoyo de la familia Blel

Marta Lucía Ramírez llegó a Cartagena para quedarse con el apoyo de la familia Blel

Compromiso Ciudadano se desmarca de Iván Duque

Compromiso Ciudadano se desmarca de Iván Duque