El ingeniero que sigue dando pelea

El candidato Hernández continúa en la pelea por alcanzar la presidencia y limpiar el país de los corruptos con las banderas de la indignación y el descontento

Por: Jamal Said
junio 04, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
El ingeniero que sigue dando pelea
Foto: Archivo

No se equivoca Goethe en su drama “Fausto”, al decirnos que “todo el mundo aprende lo que se puede aprender, pero el hombre perfecto es aquel que aprovecha su momento”. 

Sabias palabras: para tenerlas presente en todo lo que en esta vida se haga o se emprenda. Por qué no decir que son el dardo que golpea en la diana, o simplemente el río de inteligencia de un excelso poeta que está más allá del bien y del mal.

De seguro que algunas mentes, en medio de una buena reflexión, llegarán a la conclusión que también resumen lo que pasó en esta primera vuelta presidencial. 

Mientras Petro aprendió interesadamente a dividir a la sociedad colombiana, Rodolfo Hernández comprendió que este es su momento, cuando supo que en el fondo los hijos de esta patria están cansados de la politiquería que no nos deja progresar.

Hic et nunc, ese parece ser el lema del ingeniero bumangués.  Es en el aquí y en el ahora que se concentra su energía, sin llegar a participar del fragor de las peleas mediáticas –que, dicho sea de paso, las promueven los grandes medios para quemar a los más débiles de pensamiento–, para únicamente concentrarse en lo que realmente preocupa: la corrupción que no conoce izquierda ni derecha.

A diferencia de su oponente, Gustavo Petro, llegó a la pelea verdadera, la de las urnas, sin mucho brillo, siendo su estrategia un discurso fuerte, sincero, realista y para nada lisonjero. 

Nunca le importó esconder lo que realmente es: un hombre que se ha forjado a pulso, y que desde la tribuna del empresario ha padecido la burocracia de este Estado fallido. 

Nadie imaginó, en medio de los cálculos más meticulosos, que en cuatro semanas podría llegar a la Casa de Nariño.

Sus electores, sin contar los que ahora lo buscarán, no le perdonan a Petro el paro nacional; el haber financiado, con la ayuda de varios senadores tráfugas, el terrorismo urbano que arruinó a miles de colombianos; que quiera aprovecharse de la lucha de clases para llevarnos a una guerra civil, de la cual él sería el único responsable al querer imponer una alianza castrochavista. 

En fin, que busque imponernos la ruina que tiene a varias naciones latinoamericanas viviendo en la miseria.

Por eso la derecha decente ha escogido al ingeniero, porque no hace parte de las maquinarias políticas que tanto daño le hacen a las democracias. 

Su votante valora el discurso del ciudadano indignado, pero ese ciudadano que trabaja, que estudia y que desde abajo ha hecho méritos, pese a las dificultades de la vida, para salir adelante sin la ayuda de nadie. 

En otras palabras, su elector no comulga con la pereza, y comprende que este país se ha convertido en el paraíso de los corruptos.

Ahora dicen que Fico era el señuelo, y que el ingeniero era el arma secreta del uribismo. Patrañas: su campaña no conoce otra maniobra que la de la sinceridad. 

Claro está, amigo lector, que ahora toda la derecha lo acompaña, porque reconoce que en su propuesta se encuentra la salvación de una nación que no comulga con la izquierda, y que sabe muy bien, analizando el problema venezolano, que de los populismos no queda otra cosa que la desgracia del inmigrante.

Nadie lo esperaba, esa es la gran verdad, pero así está la cosa: Rodolfo Hernández, el que más de uno menospreciaba, está dando la pelea, teniendo al petrismo preocupado al carecer de las ideas que por montón le sobran. 

Parece que entiende bien lo que alguna vez también dijo Goethe: “cuando un imbécil no ve la salida se imagina que todo ha concluido”

Su opositor pensó que todo había terminado, pero en el fondo desconocía que su discurso no era la verdadera salvación. Hasta el final con Rodolfo.

-.
0
300
El aterrizaje de los chinos en Hidroituango de la mano de Daniel Quintero

El aterrizaje de los chinos en Hidroituango de la mano de Daniel Quintero

Los once hijos de Fidel Castro regados por el mundo

Los once hijos de Fidel Castro regados por el mundo

La cápsula que reemplaza a la incómoda colonoscopia

La cápsula que reemplaza a la incómoda colonoscopia

Las ventajas de vivir en Bogotá: conseguir neveras desde 700 mil pesos

Las ventajas de vivir en Bogotá: conseguir neveras desde 700 mil pesos

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus