El infierno que le hizo pasar la reina Isabel a su nuera, Lady Di

Intimidades de la relación más tóxica de la reina. El momento en donde Isabel estuvo a punto de ser rechazada por completo en su país, Inglaterra

Por:
septiembre 08, 2022
El infierno que le hizo pasar la reina Isabel a su nuera, Lady Di

En 1981 el mundo decidió aferrarse al mito de Diana. Era una joven rubia, magnética, creada para encantar a los medios y también a los Windsor. La presentación en Balmoral, el palacio de verano de la Reina en Escocia, gestada por su futuro suegro, el Duque de Edimburgo, fue arrolladora. Semanas atrás la familia real en pleno había visto en ese lugar el hundimiento de Margaret Thatcher, recién elegida primer ministra, provinciana, insegura y torpe. Demasiado plebeya para monstruos tan refinados como los jóvenes Felipe y Andrés.  Pero Diana era diferente. Diana sabía los códigos crueles que manejaba la realeza con los demás mortales.

La idea de la reina y de su esposo Felipe  era curar al Principe Carlos de su obsesión por Camila Shand, una joven aristócrata dos años mayor que el heredero al trono y con una tortuosa relación con el Mayor Andrew Henry Parker Bowles. La impresión que dejó Diana, quien en ese momento tenia 19 años en la Reina Madre, la Reina Isabel, en Felipe de Edimburgo y en la Princesa Margarita, la cúpula que movía los hilos de esa pequeña República de odiosos conocida como El Palacio de Buckingham, fue determinante para que terminaran obligando a casarse a Carlos con ella.

el príncipe no estaba seguro de nada. Conoció a Diana cuando salía con su hermana mayor Sarah Spencer. Él tenía 29, ella 16 y era su amor platónico. En el primer episodio de la recién estrenada cuarta temporada de The Crown, la escena en la que ambos se conocen, es de una belleza sólo comparable a la de Di Caprio descubriendo a Claire Daines en la Romeo y Julieta de Baz Luhrmann. Pero no se ilusionen. Carlos nunca estuvo seguro de lo que sentía por ella. Lo único que tenía claro es que era muy niña y no podía compararla con la adultez de Camila, a quien admiraba con fervor. En 1981, después de seis encuentros espaciados durante cuatro años, Diana y Carlos se casaron en una boda que fue vista en directo en más de 100 países.  Nunca hubo amor, ni el más mínimo intento de Carlos por intentar conocerla y ella quería amarlo, quería ayudar a la Corona a hacerse popular en todo el mundo. Pero los Windsor, señores míos, son unos malditos envidiosos sin sangre en las venas.

Me he centrado en el drama de Diana porque sin duda era la principal razón de la expectativa que la última temporada de The Crown desataba en redes sociales. Pero estos diez capítulos son mucho más que eso. El duelo entre Olivia Colman y Gillian Anderson no ha decepcionado. Para una mujer como Isabel que ha lidiado con 13 primeros ministros en un reinado de 74 años, Margaret Thatcher fue la más difícil de todas. El reto de encarnar a la Dama de Hierro se lo ganó la actriz norteamericana quien ha vivido sus último veinticinco años en Londres. La interpretación ha sido calificada por sus compañeros de set como “milagrosa”. Incluso Colman afirma haber sentido “el fantasmas de la Thatcher en Anderson”. Esa visita con su esposo a Balmoral, la humillación que le propinaron los miembros de la familia real sólo por desconocer las reglas de la etiqueta, forjaron uno de los caracteres más duros de la política mundial.

The Crown en esta cuarta temporada es un triunfo de la imagen, es raro que una serie pueda ser tan grande como el cine teniendo en cuenta la diferencia de los formatos, pero acá hay momentos, gracias a la música avasallante de Hans Zimmer, a una fotografía deslumbrante, en los que uno cree estar viendo a Luchino Visconti. El nivel de perfección con el que se reconstruye el pasado es tan obsesivo que el traje de novia que usa Diana durante una toma de 10 segundos durante el tercer capítulo de la temporada costó 600 horas de trabajo, 95 metros de tafetán, 10 metros de encaje y 10 personas para ayudar a la actriz Emma Corrin a ponérselo.

Pero todo eso no serían más que datos fríos si la serie no estuviera revestida de una emoción latente, constante, que la transforma en uno de los melodramas más intensos que hayamos visto jamás en la televisión.

 

-.
0
3900
El encanto de Camila Fabri al servicio de la causa de la liberación de su marido Alex Saab

El encanto de Camila Fabri al servicio de la causa de la liberación de su marido Alex Saab

La disparada de las tiendas Oxxo en Colombia

La disparada de las tiendas Oxxo en Colombia

El K-Fir que se gozó Petro, lleva casi 30 años volando

El K-Fir que se gozó Petro, lleva casi 30 años volando

Las crías de los hipopótamos de Pablo Escobar ahora a la venta

Las crías de los hipopótamos de Pablo Escobar ahora a la venta

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus