Opinión

El Hawking colombiano

Guardadas proporciones, Antanas Mockus, elegido senador con la segunda votación, emula al científico inglés construyendo ciudadanía, divulgando la democracia, no obstante el Parkinson que sufre desde hace 20 años

Por:
Marzo 16, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El Hawking colombiano
Lo de Antanas, con poca plata y menos tiempo, es una proeza que cogió por sorpresa a muchos. Foto: Twitter

Murió una de las personas que más he admirado en mi vida, el físico Stephen Hawking un hombre que vivió más de cincuenta años pegado a una silla de ruedas y que fue perdiendo todos sus movimientos. No podía hablar, no podía mover las manos, no podía comer, no podía hacer nada por si mismo y sin embargo podía pensar, pensar mucho y muy bien.

Lo más interesante de Hawking es que no se permitió sentir lástima por su condición, tampoco odió a nadie, ni culpó de su situación a dios o a los hombres. Simplemente sabía que era algo inevitable y que en las condiciones que fuera él podía seguir contribuyendo a la ciencia.

En circunstancias menores muchas personas se hubieran entregado a la pena, habrían dejado de ser productivas y en medio de la amargura hubieran pasado sus días maldiciendo su suerte. Sin embargo, este hombre genial produjo libros, dio conferencias, viajó, tuvo dos hijos, se casó dos veces y siempre que pudo demostró buen humor y mucha sabiduría.

El domingo pasado salió electo otro hombre que guardadas las proporciones es el Hawking colombiano. Se trata de Antanas Mockus quien desde hace casi veinte años sufre de Parkinson, una enfermedad degenerativa que le hace cada día más difícil el movimiento y le enreda la voz hasta hacer que se le dificulte una charla larga. En esas condiciones, difíciles para cualquier persona, el profesor no ha dejado de intervenir en la construcción de ciudadanía de una manera libre, sin compromisos politiqueros. El sí de verdad hace lo que piensa y piensa lo que hace para dar lo mejor de a nuestro país.

Mockus salió elegido senador de la República con la segunda más alta votación después de la de Álvaro Uribe lo que significa un triunfo contundente pues tuvo muy poca exposición a los medios y poquísimo tiempo de campaña comparado con el jefe del ubérrimo partido Centro Democrático que no ha parado de molestar en twitter y en medios. Lo de Antanas, con mucho menos plata y poquísimo tiempo, es una proeza que cogió por sorpresa a muchos.

Su escenario no es la divulgación científica como Hawking sino la divulgación de la democracia y los derechos humanos, pero su labor educativa es tan importante para el país que la gente se dio a la tarea de elegirlo, sin promesas, sin tamales y casi sin movimiento. Su presencia en el Senado dignificará el trabajo legislativo y le dará a la Alianza Verde un estandarte ético inigualable.

 

La democracia colombiana está muy lejos de ser la Venezuela

con que nos asustan todos los días los uribistas

 

Esta elección es la noticia más positiva de la jornada electoral, aunque no es la única. Otras cositas hacen que me sienta optimista sobre el futuro de Colombia: que la derecha furibunda no haya copado todos los espacios, que los partidos de centro y centro izquierda no solo no hayan desaparecido, sino que hayan crecido, que Petro no sea la única alternativa en un país que no soportan más radicalismos, que Angélica Lozano haya conseguido más de cien mil votos y Robledo más de doscientos mil, que Aida Abella haya ingresado al Congreso como merecía la Unión Patriótica. En fin, la democracia colombiana está muy lejos de ser la Venezuela con la que nos asustan todos los días los uribistas.

Hoy tenemos un país más sólido, sin la guerrilla de las Farc y con negociaciones reinstaladas con el ELN. Siguen existiendo muchos otros problemas que deberán ser enfrentados desde la presidencia. llegue quien llegue, sea de izquierda, derecha o de centro. Son problemas relacionados con la pobreza, el narcotráfico y el medio ambiente. Para ninguno de ellos sirve la ideologización de las soluciones, sino el pragmatismo de un buen gobernante.

Quedan dos meses para la primera vuelta y la campaña apenas comienza, de manera que nada de desespero, trabajo y trabajo para que los mensajes lleguen a todos los rincones y para que las figuras de Fajardo y De la Calle muestren su talante. Ya de los otros dos conocemos demasiado y de pronto producen más miedo que soluciones. Vamos con el Hawking Colombiano a buscar esas soluciones.

 

www.margaritalondono.com

http://blogs.elespectador.com/sisifus

 

Publicidad
0
1988
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Margarita Londoño

¡Soy Pública!

¡Soy Pública!

¡Arriba los ricos del mundo!

¡Arriba los ricos del mundo!

Los payasos hacen reír

Los payasos hacen reír

Al que las hace… ¡le pagan!

Al que las hace… ¡le pagan!

Las pensiones, vuelve y juegan

Las pensiones, vuelve y juegan

El mínimo que necesita Uribe

El mínimo que necesita Uribe

¿Miedo o pereza?

¿Miedo o pereza?

Esto se está poniendo bueno

Esto se está poniendo bueno