Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones

El fracaso de Transmilenio

“Que el gobierno despierte y la ciudadanía reaccione.”

Por: Camilo Acosta
Septiembre 01, 2014
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El fracaso de Transmilenio
rcnradio.com

Esta sea tal vez solo una más de tantas veces que algún desocupado se sienta frente a la hoja en blanco a difamar del Transmilenio. Qué fácil es hacerlo, carajo, cada vez más, si cada vez está peor. Duré cinco años viajando al centro, con alguna regularidad, en Transmilenio. Lo hacía de vez en cuando, cuando mi horario de entrada a la universidad era las nueve de la mañana. Lo hacía obligado por el trancón terrible, insufrible, de la carrera séptima a la altura de la 127. Por eso pensaba yo que el Transmilenio no era tan malo, porque montar en bus se me hacía todavía peor.

Este semestre me he tenido que movilizar en Transmilenio, por el mismo motivo, pero la verdad es que ya no sabe uno qué es peor. Añoraría irme en bicicleta, y no estaría escribiendo estas líneas. Como muchos bogotanos, no puedo. Cuestiones de trabajo, distancia, mal tiempo, seguridad, entre otras muchas. Antes, al llegar a la estación, hacía una fila de más o menos 10 personas, que demoraba algo menos de un minuto en llevarme justo a la taquilla. Ahora, la fila empieza desde las escaleras del puente, llevándome casi diez minutos solo entrar. En solo un semestre pareciera que la población del barrio se hubiera multiplicado varias veces. Será que tenemos muchos hijos, pienso a veces. Autocontrol demográfico, por favor.

Sobre todo se da cuenta uno de lo difícil que está la cosa, cuando entra a la estación y no se puede pasar de un vagón a otro sino con muchísima dificultad. Tomar los buses es todo un problema, y la gente empieza a exigir cada vez con mayor ahínco y desesperación. He tenido suerte. Un par de veces, justo después de abordar un articulado tan abarrotado como caluroso, he visto, en la siguiente estación, a mis conciudadanos bajándose a la calle para protestar por nuestro infortunio. Con toda razón. Y eso que las estaciones cercanas por donde me movilizo no son ni la 100, ni Virrey, donde el problema es evidente desde hace ya varios años.

El otro día leí una noticia que casi me lleva al exilio. Que todo el transporte de Bogotá iba a pasar a manos de Transmilenio, mediante un extraño cambio de razón social, propio de los torcidos típicos, casi reglamentarios, de nuestra sociedad ejemplar. Esto sí es el colmo, pensé. Me imaginé el apocalipsis. Ahora veo que no era tan así, y que en realidad el proyecto de la Empresa Gestora de Transporte, o como sea que le vayan a poner, parece implicar algunas soluciones para nosotros, los parroquianos normales. (En este punto, apreciado lector, sírvase al menos tocar madera).

A lo que quiero llegar después de todo este desorden narrativo, que, por demás, me tiene sin cuidado en esta precisa ocasión, es precisamente a la urgente y necesaria acción del Estado para poner en cintura a los operadores de Transmilenio, y a las autoridades. Leo la última frase y me doy cuenta de mi error. O el de este país, que al final no es mi culpa. O tal vez un poco, como se verá. Me explico. Las autoridades no pueden meter en cintura a las autoridades como un policía no se puede arrestar a sí mismo y llevarse a la cárcel y torturarse con armas eléctricas y todo eso que hacían (¿porque ya no lo hacen no?) los policías de antes. El presidente no le va a pisar la manguera, otra vez, al pobre Petro. Y este parece ya no estar con su ánimo combativo de antaño en contra de las élites oligárquicas. Claro que no van a meter en cintura, tampoco, a los señores socios de Transmilenio, que lo que tienen es un negocio muy bien montado. Mentiras, no es que sea claro, o al menos no debería serlo, porque ojalá que los hicieran “entrar en razón” de alguna u otra manera, a ver si nos prestan un poquito de atención.

Pero es que también tenemos huevo. Me disculpan la expresión. Tenemos huevo cuando llega un Transmilenio desocupado y nos lanzamos a la guerra, como pájaros espantados huyendo en desbandada, como rebaño de ovejas amedrentadas por el látigo del pastor, por el látigo del tiempo, de los afanes, del desasosiego. Así respira Bogotá. Así respira uno cuando se sube o lo suben en ese aparato. Como si por entrar más rápido y empujando fuera a caber más gente.

Hay sin embargo algunas cosas buenas, al menos en apariencia. La gente, cuando eso pasa, se sube riéndose. Al que termina en el articulado incorrecto gracias a la multitud, lo acepta resignado y termina por acostumbrarse a que cualquier ruta le sirva. Yo todavía no puedo tener buena cara, como he visto por ahí a algunos santos. Pero ya no me enfurezco tantísimo. Tengo en cuenta que si el Estado no va a actuar, deberíamos hacerlo nosotros. Pero tampoco lo hago entonces ni para qué me quejo. Algún día, si esto sigue así, no tendré tanta suerte, y hasta sea yo el que se baje con pancartas, mamado, indignado, a bloquear la vía. Tal vez, también, puede que solo emita un grito atemorizante y salga corriendo atravesando la autopista con actitud de desequilibrado ante la mirada inexpresiva de los pasajeros. O tal vez también, y por eso digo “buenas en apariencia”, haga como muchos, me acostumbre a levantarme más temprano, y me resigne a vivir lo invivible en el país donde todo es posible. En el país donde el sobrecupo es un mito y la puntualidad un defecto. ¿Me acostumbro? ¿Me acostumbran? ¿Se acostumbran? ¿Los acostumbro? En esta ciudad el sufrimiento se conjuga para todos los sujetos. En todos los tiempos. Así también la resignación y la desidia; y claro, la cheveridad y el relajo, gracias a todos los cielos por los siglos de los siglos.

La reflexión que nos queda es la necesidad de que el Estado despierte y la ciudadanía reaccione. Viceversa también funciona. Y que mientras, nos comportemos con “altura y civismo”, palabras que nos encantan a los bogotanos, por lo fonético más que por lo semiótico, por supuesto.

Esta columna es un desorden. Como el sistema de transportes en Bogotá, ahora que lo pienso. Espero, no obstante, que haya sido tan entretenido como para mis compañeros de viaje cuando esta mañana intenté bajar la mano al bolsillo para subir el volumen de mi celular, y un señor se iba enojando porque yo había metido la mano en el traje de él. Tuve suerte también hoy, claro que sí, que si fuera otro me habría “metido la mano”, en sentido ya no tan literal, por la equivocación. Pero era difícil no entender la situación. Un día, pienso a veces, llegaré a mi casa con las medias de algún otro fulano. Desde que no estén rotas, ¿qué más da?
@CamiloAcosta2

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
2532

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Einstein, Peñalosa y los medios

Einstein, Peñalosa y los medios

“Los periodistas de calle recogen siempre la impresión del patrón”
¿Policías infiltrados de particular en las manifestaciones?

¿Policías infiltrados de particular en las manifestaciones?

Este video de Cablenoticias deja ver cómo dos personas estarían colaborando con las autoridades ¿son policías?
Así fue el caos que se vivió en Transmilenio entre usuarios y el ESMAD

Así fue el caos que se vivió en Transmilenio entre usuarios y el ESMAD

En el portal Américas al occidente de Bogotá la situación fue tensa en la mañana del 10 de febrero
La exfiscal Zamora entra al círculo de confianza de Petro

La exfiscal Zamora entra al círculo de confianza de Petro

Publicidad Martha Lucía Zamora, una agobada de muchos quilates que viene de ser fiscal (E) y quien fue también procuradora delegada ante la Corte, será la nueva secretaria general del alcalde Gustavo Petro. Además de sus labores adminsitrativas, será un apoyo para la defensa del Alcalde en sus nuevos escenarios disciplinarios. El procurador Alejandro Ordóñez le […]