El final del General de tres soles más cercano al presidente Santos

Gilberto Ramírez desató una guerra en la Policía y es clave en casos como la Comunidad el Anillo, la salida de Palomino y el enredo del periodista Miller Rubio

Por:
julio 26, 2016
El final del General de tres soles más cercano al presidente Santos

No había cumplido 30 años cuando el oficial Gilberto Ramírez ya alcanzaba el grado de General de la Policía. Sus 35 años de carrera lo colocaron en posición estratégica cuando Juan Manuel Santos fue nombrado ministro de Defensa por el Presidente Uribe en 2007: primer director de Inteligencia de la Policía. De allí surgió la confianza que lo llevó a nombrarlo, ya Presidente, su edecan y luego el Secretario de Seguridad de la Presidencia de la República.  Durante más de cuatro años fue la sombra del jefe de Estado y de la familia presidencial a quienes acompañaba de día y noche. Sus tres soles de Mayor General brillaban en los salones de la Casa de Nariño, hasta el pasado mes de enero cuando se vio forzado a renunciar y pidió la baja del servicio sin dar mayores explicaciones.

Era la primera señal clara de una lucha de poder al interior de la cúpula de la Policia Nacional que confirmó el ministro de Defensa Luis Carlos Villegas cuando le atribuyó las denuncias de la ‘Comunidad del Anillo’ a una guerra interna entre Generales basada en denuncias anónimas y manipulación de distintos periodistas.

Ese lugar junto al jefe de Estado, que el general Gilberto Ramirez se ganó cuando logró neutralizar un atentado contra Santos y su familia desde su cargo en la dirección de inteligencia, le dio tanto poder, que fue capaz de desafiar a varios generales de la vieja guardia, también queridos por Santos y con mucho peso y respeto dentro de la Institución: el General César Augusto Pinzón exdirector de Anti Narcoticos, el General Luis Eduardo Martínez exdirector de la Policía de Bogotá, el General Rodolfo Palomino y el General Óscar Naranjo, exdirector nacional.

Ramírez se había fijado una meta: ser director de la Policía. Siempre estuvo en la lista inmediata de opcionados. Su padrino y protector siempre fue el propio General Óscar Naranjo, quien lo nombró en la dirección de inteligencia en 2007, el puesto que tiene el poder que dan los secretos de la vida pública y privada de personajes de la vida nacional gracias a los equipos de interceptación de llamadas y de comunicaciones que adquirió la Policía hace algunos años y cuyas salas se conocieron como Puma, Esperanza y el Sigd. Un cargo que también ocupó Naranjo y que supo aprovechar con creces.

Todos esos movimientos al interior de la Policía coincidían con un caso que marcó durante meses la agenda del país: las denuncias de la periodista y exdirectora de La FM Vicky Dávila en contra del entonces director, el general Rodolfo Palomino. Las denuncias de Vicky giraban en torno a una supuesta red de prostitución masculina en la Policía que se conoció como la ‘Comunidad del Anillo’. Un escándalo que terminó con la renuncia de Palomino y con el despido de Vicky Dávila de la organización Ardila en medio de un enfrentamiento de la periodista con la Casa de Nariño y con la entonces ministra de la Presidencia, María Lorena Gutíerrez. Los teléfonos de Dávila y de su equipo de trabajo al parecer estaban siendo interceptados aunque el Presidente Santos negó enfáticamente que esto estuviera ocurriendo durante su gobierno.

palomita-vicky

El escándalo de la Comunidad del Anillo se llevó por delante al General y a la periodista Dávila

Cuando bajó la espuma de las denuncias de Vicky Dávila, se comenzó a conocer otra realidad frente al caso: la tesis que empezaban a barajar los investigadores de la Fiscalía que por petición del propio Presidente y junto a una comisión especial integrada por María Lorena Gutíerrez y Jorge Hernán Cárdenas, comenzaron a indagar. Las conexiones al interior de la Policía giraban en torno al general Gilberto Ramírez quien de la mano de dos reconocidos reporteros judiciales –Miller Rubio y Juan Carlos Giraldo– encargados de divulgar en los medios en los que trabajaban CM& y el Canal RCN,  denuncias, filtraciones y todo indica que llegando incluso a  redactar anónimos que señalaban la presunta existencia de ‘Comunidad del Anillo’ y la responsabilidad del general Rodolfo Palomino. Ambos periodistas terminaron judicializados por su participación en este caso y en otros que investiga la Fiscalía por posible complicidad en otros delitos y supuestos montajes en contra de la Fiscalía.

El caso del periodista Miller Rubio, quien fue detenido y luego dejado en libertad por una juez, reveló la conexión con el General Luis Gilberto Ramírez y propició la apertura de investigación formal contra el alto oficial retirado. Era de público conocimiento la cercanía del General con este veterano periodista judicial. Fue él quien lo recomendó para llegar a la jefatura de comunicaciones del Inpec luego de su corto paso por la Secretaria General de la Alcaldía de Bogotá cuando la ex fiscal delegada Marta Lucia Zamora ejerció el cargo. Miller Rubio ya había sido despedido del noticiero CM& cuando las directivas del noticiero recibieron denuncias de su posible participación en la publicación de noticias falsas sobre los Generales Óscar Naranjo y Luis Eduardo Martínez.

Aunque la información en contra del General Luis Gilberto Ramírez estaba documentada en la Fiscalía desde hace varios meses, el Fiscal (e) Jorge Perdomo la retuvo durante algunos días hasta que decidió dejar radicadas las acusaciones que comprometen al General más cercano a la Casa de Nariño y al Presidente Santos, apenas días antes de la salida de su cargo.

Gilberto Ramírez Calle nació en Manzanares, Caldas, es hijo del exalcalde de Manizales Luis Eduardo Ramírez y en 1979 ya tenía su grado de suboficial en la Escuela de Cadetes General Santander. Durante sus primeros años en la institucion pasó por varios cargos en diferentes regiones del país como en La Guajira y la Costa, además estuvo en la Defensa Civil, en la Caja de Vivienda Militar, hasta que se conoció con Óscar Naranjo como su segundo hombre al mando en la Policía del Tolima. Allí fue investigado por la falta de previsión en un ataque de la guerrilla en el que volaron la estación recién construida. El General Naranjo, su protector de décadas y quien le dio el arranque a su ascenso en la institución, terminó siendo su peor enemigo dentro de la Policía. Ambos del circulo inmediato del Presidente llegaron a los insultos y en algún momento estuvieron incluso a punto de irse a las manos en el  propio Palacio de Nariño.

Esta última investigacion por parte de la Fiscalía no es el primer revés para el General, ahora retirado, Luis Gilberto Ramírez. En su pasado ya había sido investigado en otros casos que aun no han concluido como  el de la extraña muerte de una trabajadora sexual en un bar de Bogotá.

En las filas de la Policia era vox populi que el General Ramírez era uno de los pocos intocables. Sin embargo, terminó formando parte de la lista de Generales edecanes de jefes de Estado con enredos judiciales: Royne Chávez, encargado de la seguridad de Andrés Pastrana condenado por enriquecimiento ilícito, Mauricio Santoyo edecán de Álvaro Uribe, detenido en Estados Unidos por narcotráfico y Flabio Buitrago también sombra de Uribe, capturado en Bogotá por lavado de activos y enriquecimiento ilícito y próximo a ir a juicio. Un record nada honroso para los últimos cuatro Presidentes de la República que claramente no supieron rodearse.

decreta-republica-col

 

-Publicidad-
0
14184
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
En redes
El ladrón de celulares que llamó a Vicky Dávila en La W

El ladrón de celulares que llamó a Vicky Dávila en La W

Nota Ciudadana
¿Busca el amor en Internet? Así se engaña a través de las redes sociales

¿Busca el amor en Internet? Así se engaña a través de las redes sociales

Nota Ciudadana
Policía Nacional, el cuarto poder del Estado

Policía Nacional, el cuarto poder del Estado

La furia de Vicky Dávila con Gustavo Petro

La furia de Vicky Dávila con Gustavo Petro