¿El fin del monopolio informativo del establecimiento?

El temor que se siente en las altas esferas del poder puede estar detrás de la carta que Luigi Echeverri, exgerente de la campaña Duque, le envió a El País de España

Por: Emilio Lagos Cortés
septiembre 11, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿El fin del monopolio informativo del establecimiento?
Foto: Las2orillas

Esta semana se dio a conocer que Luis Guillermo Echeverri, exgerente de la campaña presidencial de Iván Duque, industrial y miembro del Centro Democrático, dirigió una carta al El País de España sugiriendo que los medios periodísticos no deberían entrevistar al senador Iván Cepeda en relación con el proceso judicial que se le sigue al expresidente Álvaro Úribe. Echeverri señala que al abrirle los medios a Cepeda se contribuye a un “magnicidio mediático” de la figura de Úribe Vélez, lo que considera como no democrático y favorable al terrorismo. Ya antes el uribismo había etiquetado de “secuestradora” a la Corte Suprema de Justicia tras ordenar la detención domiciliaria de Uribe.

La permanencia de la elite política colombiana en el poder ha sido posible por varias razones. Una de las principales es el control absoluto de lo que los colombianos piensan sobre sus gobernantes, su país y el mundo. Eso lo han logrado mediante el férreo dominio de los medios de comunicación. Hubo una época en la que se decía que el periódico El Tiempo designaba presidente de Colombia. El conjunto de periódicos, emisoras de radio y noticieros de televisión conformaron un formidable aparato de propaganda orientado a investir de honorabilidad a los gobernantes y poderosos y a señalar como enemigos a los opositores políticos y a fuerzas sociales inconformes, fuesen estudiantes, sindicalistas, campesinos o indígenas. Mediante tal aparato de propaganda lograron, entre otras cosas, que los colombianos pensaran que el paramilitarismo y su violencia es algo necesario, tolerable y deseable.

La carta de Echeverri ilustra el temor que el establecimiento colombiano experimenta al observar que su monopolio sobre los medios de comunicación ya no es tan sólido. En la arena política del país aparecieron grandes figuras políticas que le disputan el poder y la presencia en medios. A su vez se ha creado una serie de medios alternativos que permiten a las nuevas fuerzas políticas trasmitir su mensaje a los colombianos y al mundo, abriendo grietas al hasta ahora inexpugnable monopolio mediático. La tradicional clase política, astuta y artera como es, entiende que tal situación amenaza su poder.

Eso los lleva a actuar contra los medios y periodistas independientes. Conocida es la persecución del uribismo contra Noticias Uno y contra periodistas como Daniel coronel, Yohir Akerman, Gonzalo Guillén y cualquiera que se atreva aponérseles. La periodista María Jimena Duzán también ha denunciado ser víctima de una campaña desarrollada en su contra por el uribismo. La misma se lleva a cabo desde los medios tradicionales contra varios medios alternativos, youtubers y tuiteros que rompen el monopolio mediático del establecimiento.

De momento, el principal blanco de los ataques de quienes ostentan el poder es el senador Cepeda, a quien no le perdonan ser la persona que, luego de probar su inocencia en los tribunales frente a una acusación falaz urdida por el expresidente, lograse darle la vuelta y sentarlo en calidad de procesado con una medida de aseguramiento. Como acostumbra el establecimiento, en tal campaña han usado abogados cuestionados, delincuentes encarcelados, falsos testigos, tribunales y sus amigos en los medios. Se trata del mismo tipo de ataques que ya han empleado contra opositores como Gustavo Petro o contra el gobernador del Magdalena, Carlos Caicedo. Quien quiera que los enfrente se expone a brutales ataques.

En su campaña Echeverri hace alarde descarado del cinismo del uribismo. Pide que no se le permita a Cepeda hablar sobre el proceso contra Uribe; al tiempo que usan su poder e influencias para lograr que Uribe, sus partidarios, sus senadores, sus hijos y su esposa ocupen todos los espacios mediáticos posibles para enaltecer al expresidente, posicionar su “honorabilidad”, denigrar de Cepeda y minar la autoridad de la Corte Suprema de Justicia. Tal es el despliegue mediático que Vicky Dávila y Semana llevan más de un mes realizando una defensa militante del expresidente, sea en sus columnas o en sus programas diarios emitidos en línea.

De esa manera el uribismo hace evidente su concepción de democracia y libertad de prensa: reclaman derechos para sí, pero se los niegan a sus adversarios. Quieren realizar la defensa de Uribe desde los medios de comunicación, pero pretenden que estos le sean negados a sus oponentes, contra quienes lanzan todo tipo de difamaciones y calumnias.

Su aspiración existencia de una única visión, la suya, una especie de fascismo a la colombiana. Ya han logrado concentrar todo el poder del estado entre sus partidarios. Y cuentan con el apoyo de la casi totalidad de los grandes medios de comunicación tradicional. El mundo ideal para el uribismo y para Echeverri sería uno en el que solo existiesen medios y periodistas instrumentales a ellos, a los que se les pudiese ordenar a quien entrevistar y a quien no, dedicados solo a ensalzar al poder y a destruir a sus opositores. Es lo que quieren para Colombia.

Adenda. La tesis de las manzanas podridas dentro de la policía no resiste el contraste con una realidad en donde las balas policiales han asesinado a once manifestantes y herido a más de ochenta, es evidente una práctica sistemática avalada por el alto mando de la institución. ¿Cuántos policías han disparado, cuantos los han visto disparar y los encubren?

-.
0
901
Los Gilinski: una fortuna armada en Cali que se disparó en 10 años

Los Gilinski: una fortuna armada en Cali que se disparó en 10 años

Humillado, acorralado y deprimido: así pasó su último cumpleaños Pablo Escobar

Humillado, acorralado y deprimido: así pasó su último cumpleaños Pablo Escobar

El general Mora, un guerrero arrepentido de haber firmado el Acuerdo con las Farc

El general Mora, un guerrero arrepentido de haber firmado el Acuerdo con las Farc

Honduras: Nasry Asfura, el líder oficialista reconoció la victoria de Xiomara Castro en las elecciones

Honduras: Nasry Asfura, el líder oficialista reconoció la victoria de Xiomara Castro en las elecciones

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus