El Estéreo Pícnic: punta de lanza del renacimiento de los grandes conciertos para 2022

El festival de música se llevó a cabo el pasado 25, 26 y 27 de marzo y dejó grandes memorias, unas muy dolorosas y otras de enorme felicidad e inspiración

Por: Diana Lorena Pulido
abril 06, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
El Estéreo Pícnic: punta de lanza del renacimiento de los grandes conciertos para 2022
Foto: Cortesía

El devenir de los festivales de música en Colombia atraviesa la necesidad de un público expectante y ávido por descubrir nuevos sonidos y artistas del mundo.

En mi caso particular, uno de los espacios que me permitió reconocer nuevas voces y experimentar la gran sensación de la música en vivo fue Rock al Parque. Aquel espectáculo de tres días que permite a los ciudadanos capitalinos (y a quienes, desde otras ciudades o países cercanos, se pegan la rodadita) disfrutar de la música en un fin de semana diverso y en el que todos tenemos cabida porque nos une el gusto musical por diferentes bandas o el deseo de escuchar nuevos sonidos y nuevas generaciones de músicos.

Rock al Parque se mantiene, pero considero que ha abierto el camino para que otros espacios aparezcan y ofrezcan al público un cartel más amplio y una posibilidad de ver a los artistas que también se presentan en grandes festivales como Coachella o Lollapalooza.

Es el caso del Festival Estéreo Picnic que este año presentó su décimoprimera versión como el “Comback del Fep”, un regreso después del aislamiento obligatorio por la pandemia de la covid19 y que permitió la asistencia de miles de expectadores ansiosos por volver a disfrutar de la música y de sus bandas favoritas.

Aunque era un esperado regreso, tal vez muchos esperabamos contar con el cartel anunciado en la versión de 2020. Por el contrario, se transformó el cartel del 2022, se cambiaron artistas como Guns´N Roses, Chemical Brothers, Hot Chip o James Blake y en su lugar se anunció a J Balvin, FatBoy Slim y Foo Fighters.

Como un coletazo de la pandemia con la sensación de no tener nada seguro, del “cualquier cosa puede susceder”, esta última banda nos dejó en estado de conmoción con la devastadora noticia de la muerde de Taylor Hawkins, su baterista, a escasas horas de salir al escenario el primer día del Festival.

Era la banda más esperada de ese viernes 25, el público emocionado se trasladaba de un escenario al otro para disfrutar las últimas bandas de la noche. Además, se esperaba con ansias la presentación de otra de las bandas favoritas por los asistentes. Black Pumas, liderada por Eric Burton y el colombiano Adrián Quesada se presentarían en el escenario alterno, antes que los Foo Fighters, entonces serían los espectáculos más aclamados para cerrar la primera noche de este Comback Fep.

Finalmente, los Black Pumas aparecieron en tarima con 40 minutos de retraso. Fueron ellos quienes dieron la nocticia al público y en medio de la estupefacción, su show fue casi un homenaje a Hawkins y una especie de bálsamo: su música, el soul y esas voces poderosas fueron un maravilloso cierre para una noche abrumadora y definitivamente incompleta.

Los siguientes días también pasaron por momentos de gran euforia y por algunos más llenos de decepción. Convocar un headliner local, colombiano y que ha tenido un gran recorrido internacional, tal vez no fue lo esperado para muchos asistentes. El Festival Estéro Picnic ha acostumbrado a su audiencia a artistas alucinantes con puestas en escena que quitan el aliento y que no sólo son un nombre o una experiencia de centro comercial.

Infortunadamente, este año dieron la oportunidad a un cantante urbano que definitivamente no dio la talla en tarima, ni por su propuesta en escena y mucho menos por su talento. Se destacó, una vez más, el producto comercial y el beat que mueve masas, pero no almas ni corazones. Pensándolo mejor, no fue ni siquiera una decepción, tan solo la confirmación de un producto malo y a veces bien empacado que se consume por inercia, pero al que no se le presta la más mínima atención.

Y dentro de los momentos de gran euforia e inspiración, por supuesto, debo mencionar a C Tangana. Con una propuesta que mezcla la raices de su tierra, el flamenco, las guitarras y las voces de cantaores, su estilo urbano no se nubla y sus versos atravesados en esa onda de trap recogen los sonidos de ahora y los fusiona muy bien alrededor de una puesta en escena cinematográfica. Un artista talentoso que, definitivamente, deja al espectador con ganas de ver mucho más de su propuesta musical.

Un sabor amargo rodea las memorias felices de esta versión del Festival, que a pesar de llevar más de diez años convocando artistas y fanáticos no ha podido estructurar una mejor organización y logística.

La llegada y salida del Festival fueron una completa tortura y lo ha sido por años. Mucho falta por aprender, reconocer y mejorar, pero espero que en el camino puedan recoger estas falencias y construir la mejor experiencia de festivales en Latinoamérica.

-.
0
200
Francesco Petro, el abuelo italiano de Gustavo Petro, más rebelde que él

Francesco Petro, el abuelo italiano de Gustavo Petro, más rebelde que él

El trágico final de los dos profesores más queridos de Gustavo Petro

El trágico final de los dos profesores más queridos de Gustavo Petro

¿Podrá Gustavo Petro cambiar la política contra las drogas sin permiso de Estados Unidos?

¿Podrá Gustavo Petro cambiar la política contra las drogas sin permiso de Estados Unidos?

Francia Márquez, la mujer afro que conquistó la Casa de Nariño: historia de un milagro social

Francia Márquez, la mujer afro que conquistó la Casa de Nariño: historia de un milagro social

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus