El Esmad, la fuerza odiada que Uribe se encargó de volver permanente

Nació con Andrés Pastrana como medida transitoria pero desde el 2007 se volvió una fuerza de 3.500 jóvenes cubiertos por una armadura que choca con los manifestantes

Por:
mayo 06, 2021
El Esmad, la fuerza odiada que Uribe se encargó de volver permanente

Las protestas no han parado desde el 28 de abril. Hay nuevas marchas y cacerolazos convocados todos los días. El saldo oficial hasta ahora: 19 fallecidos, 18 civiles en su mayoría con fuerzas armadas involucradas y un General de la Policía. Más de una vez lo que era una marcha pacífica ha terminado en disturbios en los que los protagonistas finales son los enfrentamientos entre manifestantes y el ESMAD.

El Escuadrón Móvil Antidisturbios de la Policía estaba acostumbrado a enfrentar a un enemigo que se supone ya no existe o existe parcialmente: las guerrillas. Aunque fue fundado bajo un decreto transitorio en 1999 durante el gobierno de Pastrana, el expresidente Álvaro Uribe lo formalizó y creó el curso que capacita a los agentes del Esmad.

En Bogotá llevan ya 18 años mostrando su agresividad cada vez que salen a la calle a reprimir a los estudiantes revoltosos de la Pedagógica o los de la Nacional. Nadie sabe cuántos muertos han dejado los enfrentamientos de manifestantes contra el ESMAD en los 18 años que lleva funcionando, pero entre 1999 y 2018, las acciones del Esmad produjeron la muerte de 18 personas solo en la capital, según la ONG Paz y Reconciliación. Hasta 2015, la Fiscalía había procesado casi 40.000 casos, de los cuales 18 resultaron en condenas, según reportes oficiales.

Sus uniformes lucen intimidantes como armaduras inexpugnables que evocan a Robocop. Debajo de la armadura llevan un overol negro especial que les da cinco segundos, en caso de que una papa bomba les estalle, antes de que el fuego pueda hacerles daño. Fabricado en tela RIPSTOP, elaborada con hilos aramidos, retardante al fuego y con un cierre que va del cuello hasta la pelvis, permitiendo al uniformado despojarse de él rápidamente; un pasamontañas y unos guantes de la misma tela. El casco pesa 3 kilos y los protege de su propio gas lacrimógeno. La guevera, puesta a la altura de los genitales, pesa 2 kilos. Además de un escudo blindado que pesa 11 kilos. Cargar nada más el uniforme es un suplicio

Llegar a pertenecer a esta fuerza no es fácil. Tienen que pasar un durísimo entrenamiento en el Centro Nacional de Operaciones en Tolima. Allí, en el curso de control de multitudes, lo gasean, lo ponen a aguantar hambre, calor y sed; los adecúan a las circunstancias a las que se van a enfrentar durante una manifestación larga. Los preparan para el odio con el que se estrellan cada vez que aparecen. La gente no los quiere, ellos simbolizan la represión furiosa del Estado. Por eso son el blanco de cada pedrada, de cada cóctel Molotov.

Los requisitos son comparables con los de un atleta olímpico: excelente estado físico, no tener antecedentes de enfermedades, no presentar dificultades cardiovasculares, no presentar problemas cardio respiratorios, no haber sido sometido a cirugías de columnas o hernia discal, no tener fracturas, tener sentidos de audición y visión en óptimas condiciones, no tener alergias ni enfermedades dermatológicas, no tener sobrepeso y medir por lo menos 1.70 metros. Además, para sobrevivir a las situaciones extremas, no pueden tener miedo, literalmente: no pueden tener ningún tipo de fobia identificada

Durante el paro agrario del 2013, 260 uniformados resultaron heridos. Cada vez que hay un partido de fútbol en los estadios del país ellos se hacen afuera, expectantes, con la inmovilidad solemne de una estatua y reciben, sin inmutarse, insultos, provocaciones y escupitajos. Todo por un sueldo que, con bonificaciones incluidas, nunca superó los $1.800.000 pesos.

El nivel de estrés y la tensión se les nota en la manera en la que reaccionan cada vez que salen a la calle. La tensión que desatan quedó plasmada en estos ocho días de paro que han sido protagonistas del panorama nacional e internacional.

-.
0
3400
La compinchería de Verónica Alcocer con su amiga catalana

La compinchería de Verónica Alcocer con su amiga catalana

Harina Haz de oros, la reina para amasar pan

Harina Haz de oros, la reina para amasar pan

Un carro rojo que cae al vacío: ¿quién iba adentro? El nuevo misterio del Salto del Tequendama

Un carro rojo que cae al vacío: ¿quién iba adentro? El nuevo misterio del Salto del Tequendama

Jennifer López y Ricky Martin, los vecinos de Shakira en el lujoso sector de Miami donde se va a vivir

Jennifer López y Ricky Martin, los vecinos de Shakira en el lujoso sector de Miami donde se va a vivir

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus