¿El emperador está desnudo?

¿Tienen la valentía suficiente los asesores de nuestros mandatarios para corregirlos cuando se equivocan y guiarlos en la toma de buenas decisiones?

Por: David Arias
abril 02, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿El emperador está desnudo?
Foto: Twitter @IvanDuque

A propósito de liderazgo en tiempos de crisis, ¿saben nuestros mandatarios qué opina la población sobre su liderazgo?, ¿están rodeados de personas capaces de corregirlos y llamarles la atención cuando se equivocan?

El nuevo traje del emperador, cuento publicado en 1837 por el escritor y poeta danés Hans Christian Andersen, nos deja muchas enseñanzas sobre la moralidad y la condición humana, las cuales siguen vigentes en la actualidad:

1. La vanidad del emperador lo convierte en alguien fácilmente manipulable. El principal interés del emperador es ser admirado a toda costa, pero no por sus buenas obras sino por asuntos banales.

2. El orgullo viene antes de la caída. El orgullo y la inseguridad del emperador le dificultan admitir sus errores, esto lo lleva a tomar malas decisiones con nefastas consecuencias para su pueblo.

3. El estar rodeados de personas serviles hace que el emperador se desconecte de la realidad y de la verdad. Al emperador nadie lo critica, todo el mundo le dice que sí; así que gobierna para sí mismo y para unos pocos.

4. El emperador no es crítico ni objetivo. No examina la información que le llega. El pobre no sabe que algunas veces los supuestos hechos o evidencias no son más que creencias personales, opiniones o simples mentiras.

5. Los librepensadores y la libertad de expresión permiten que la verdad reine y salga a flote, a pesar de que muchos no estén preparados para admitirla. Alguien tiene que decirle la verdad al emperador, pero hay que ser valiente para ello.

En tiempos de crisis necesitamos líderes honestos, que sepan escuchar y que piensen en el bienestar de su gente, no sea que les pase como al emperador. El niño en este caso sería el COVID-19, quien es el único valiente, capaz decirnos a todos y en voz alta que el emperador está desnudo.

Bajo la coyuntura actual esto significaría que la pandemia ocasionada por el COVID-19 ha desnudado la ineptitud, superficialidad y falta de liderazgo y preparación por parte de nuestros mandatarios. Solo resta esperar que quienes asesoran a nuestros mandatarios tengan la valentía suficiente para corregirlos cuando se equivoquen y para guiarlos a que tomen decisiones sabias, a tiempo y en beneficio de la población.

¡No nos fallen!

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
800

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus