El dirigente guajiro, mano derecha de Kiko Gómez, que casi mata a dos indefensas mujeres

Ángel Daza Caicedo, alias ‘La Bruja’, que ahora detenta un poder desmedido en La Guajira, protagonizó un hecho bochornoso pero no ha sido castigado

Por:
junio 25, 2014
El dirigente guajiro, mano derecha de Kiko Gómez, que casi mata a dos indefensas mujeres

Esta es la historia de un ataque, hasta hoy sin castigo, contra dos mujeres inermes de La Guajira, en el que se pone de presente el contubernio de las autoridades, el imperio del crimen organizado y la inmunidad tácita para los abusos del poder en esa parte del país.

Cuando el Presidente Juan Manuel Santos se preparaba en Bogotá para sancionar la Ley contra la Violencia Sexual, en Riohacha, capital de La Guajira, Ángel Daza Caicedo, de 57 años de edad, alias La Bruja, atacó a golpes a dos mujeres indefensas hasta herirlas, destrozó los ventanales de su casa (ver fotos) e intentó, de acuerdo con testigos, accionar contra ellas dos armas de fuego que llevaba (una escopeta de ráfaga y una pistola nueve milímetros). Esta agresión, hasta ahora impune, se debió a que el atacante reclamaba a gritos que sus dos víctimas escondían a una adolescente que él corteja pese a ser casado y tener tres hijos.

Daza Caicedo es señalado de ser el jefe de finanzas del exgobernador de La Guajira Juan Francisco Gómez Cerchar, mejor conocido como Kiko Gómez , apresado en ejercicio de su cargo en octubre pasado acusado de ser el autor intelectual de multiples homicidios, entre otros delitos.

Junto con el exconvicto narcotraficante Carlos Lopesierra ( llegado de Estados Unidos, donde purgó una pena) Daza Caicedo también es hombre fuerte del nuevo gobernador de La Guajira, José María Ballesteros, alias “Chemitas” (ver foto). A través de este último ‘Kiko’ Gómez mantiene el control del departamento desde la cárcel La Picota, de Bogotá.

Carlos Lopesierra fue extraditado a Estados Unidos en agosto de 2003 al mismo tiempo que su hermano, el también narcotraficante Santander Lopesierra (alias El Hombre Marlboro), y regresó a Colombia tras haber purgado la pena que le fue impuesta por tráfico de cocaína.

Fue tomada en plena campaña para las recientes elecciones atípicas de Guajira, convocadas debido al apresamiento del titular, 'Kiko' Gómez. En ella aparecen el hermano de Santalopesierra, es el de la mitad, se llama Carlos Lopesierra, narcotraficante extraditado y condenado en Estados. Regresó a Colombia. A la izaquierda está "Chemas" Ballesteros (nuevo gonernador de La Guajira) y a la derecha Angel Daza Caicedo, quien hoy es acusado de agredir a dos mujeres inermes a las que les pedía a mano armada entregarle a una adolescente que pretende.

Fue tomada en plena campaña para las recientes elecciones atípicas de Guajira, convocadas debido al apresamiento del titular, 'Kiko' Gómez.

Al darle vida, el 18 de junio, a la ley mencionada, que pretende combatir este tipo de delitos contra la mujer, el Presidente Santos declaró: “¡Qué cobarde aquel que se vale de su posición de poder para humillar y ultrajar a una mujer! ¿Dónde queda su condición humana?”.

Las mujeres agredidas y humilladas el pasado 14 de junio por Daza Caicedo son Elsa Isabel Brito Córdoba, de 26 años de edad, y Luz Mery Romero Hurtado, de 30, de acuerdo con la noticia criminal preliminar recibida y radicada en Riohacha por la Fiscalía General de la Nación (ver facsímil).

Los medios de comunicación de La Guajira han evadido este caso que, sin embargo, es profusamente mencionado en las calles del departamento. Los que lo han reseñado de manera tímida no identifican a Daza Caicedo como agresor. Solamente se refieren a “un dirigente político”.

“Esa actitud”, explicó un periodista guajiro, “se debe al enorme terror que inspira la organización criminal de Kiko Gómez”.

De acuerdo con Luz Mery Romero Hurtado en diálogo telefónico con una periodista guajira cuyo nombre debe ser omitido por razones de seguridad: “el pasado 14 de junio, a las 10:56 de la noche, llegó  a mi casa el señor Ángel Antonio Daza Caicedo, buscaba a una niña que, según él, se encontraba allí. Él andaba con dos hombres y dos mujeres en la camioneta negra de placas RBS-368. Se instalaron en el andén de mi casa a tomar alcohol y a bailar con la música vallenata de un equipo de sonido que pusieron a todo volumen”.

Aquel 14 de junio en la noche reinaba en todo el país la ley seca y estaba prohibido el porte de armas con salvoconducto debido a las elecciones presidenciales del día siguiente, en las que el Presidente Juan Manuel Santos venció a Óscar Iván Zuluaga.

Luz Mery Romero prosigue: “A mi mamá le causó molestia el estruendo y me llamó para que fuera a darme cuenta de lo que estaba pasando. Llegué junto con una amiga (Elsa Isabel Brito Córdoba, 26 años), mi hermano y mi primo. Solicitamos de buenas maneras que, por favor, bajaran el volumen y le expliqué que mi mamá estaba recién operada y, además, es hipertensa. Les dije que respetaran. Sin embargo, ellos hicieron caso omiso y el señor Ángel Daza le subió más al volumen”.

Daza Caicedo exigía a gritos que sacaran y le entregaran a la adolescente que él corteja de tiempo atrás, pero las dos mujeres reiteraron que la niña no se encontraba allí. No obstante, “nos empezó a insultar, injuriar y a tratar con palabras ofensivas”, declaró Luz Mery Romero. “Nos dijo ‘estúpidas’, ‘perras’ y nos ofendió horrible”, agregó.

Enseguida, “Ángel Daza me empujó y me tomó por el cuello, hiriéndome. Me pegó en el pecho, dolor que hasta el momento no se me ha quitado, me haló el cabello y me partió el labio”, prosiguió Luz Mery Romero. No obstante, anotó que “mi amiga, Elsa Isabel Brito Córdoba, fue la más agredida porque le reventó los labios y la arrastró por el cabello, le arrancó gran parte del cabello que se le quedó en la mano de él”.

interior 2

La golpiza que les propinó a las dos mujeres no le resultó suficiente a Daza Caicedo:

“Al ver que él no se calmaba”, continúa Luz Mery Romero, “cerramos la puerta con candado y Daza con sus acompañantes empezaron a tirar piedras contra la casa [de manera que] rompieron los vidrios de las ventanas”.

Al mismo tiempo, Daza Caicedo les pedía a quienes iban con él: “Pásenme la escopeta, pásenme la doce, esto no se va a quedar así”.

Tal arma, que Daza llevaba en su carro, además de una pistola 9 milímetros, es mejor conocida como Remington M870 calibre 12, diseñada para descargar múltiples proyectiles  en cada disparo. En combate permite acertar a corta distancia y es demoledora debido a la nube de proyectiles que despliega cada disparo.

Las mujeres agredidas llamaron a la Policía Nacional en Riohacha para reportar el ataque de Daza Caicedo y pedir auxilio pero, curiosamente, no fue contestada la línea de emergencia.  “Nos tocó llamar a Distracción (población vecina) para que nos colaboraran en la estación y esta se comunicó con la Policía de Riohacha”, explicó Luz Mery Romero. El caso fue atendido con más de una hora de retardo.

Cerca de la media noche de aquel 14 de junio, “cuando estábamos poniendo la denuncia, escuchamos por la radio que había sido capturado Ángel Daza, que le habían quitado dos armas de fuego, entre esas una escopeta”, contó Luz Mery Romero.

“Como dimos las placas del carro [de Daza], la Policía lo agarró”, supuso.

Además de imperar esa noche la ley seca y la prohibición de llevar armas de fuego con salvoconducto, también imperaba ya la nueva ley colombiana que ordenada cárcel sin excepción para quienes conduzcan bajo los efectos de sustancias como el alcohol.

Ángel Daza Caicedo, quien, sin embargo, está libre, hace recordar en La Guajira el nombre de Marcos Figueroa, alias “Marquitos”, jefe de sicarios de kiko Gómez, contra quien hay orden de captura por múltiples delitos de lesa humanidad y existe, por orden Presidencial, una bolsa de 300 millones de pesos para quien lo entregue a las autoridades. No obstante, recorre La Guajira en una flotilla de carros robados, algunos de ellos venezolanos, amparado por su propio cuerpo de sicarios personales, la Policía Nacional, el Ejército y las FARC.

Desde la agresión que recibieron de Daza Caicedo, Luz Mery Romero sostiene que “no se nos han quitado los dolores de cabeza, el miedo y el susto. Además, mis sobrinos, mi hermano, mi primo (menores de edad) y mi mamá también están afectados. Hemos estado con problemas estomacales, no queremos salir a la calle, cada carro que vemos nos asusta”.

El temor se extiende a todo aquel que se refiera al ataque de Daza. Por ejemplo, la emisora Radio Guatapurí, la de mayor audiencia en la cercana ciudad de Valledupar, reportó el episodio con el apoyo de su corresponsal Sixto Carrillo y, además, dio cuenta de la noticia en su cuenta de Twitter: “@RadioGuatapuri 15 de jun. ‪#AlAire: Periodista Sixto Carrillo informa que a dirigente Angel Daza Caicedo le fue decomisada un arma de fuego por violar prohibición”.

Al ser consultado, dos días después, sobre su despacho noticioso, Carrillo, sobresaltado, aseguró que no recordaba ninguno de los pormenores de esa noticia.

Derecha: Kiko Gómez / Izquierda: Chemas Ballesteros

Derecha: Kiko Gómez / Izquierda: Chemas Ballesteros

Las dos jóvenes agredidas y ultrajadas por Daza Caicedo, solamente fueron atendidas en Medicina Legal una semana después del ataque. A ambas les dictaminaron sendas incapacidades de 15 días debido a las heridas causadas y fueron remitidas para valoraciones sicológicas para ser aportadas al proceso penal que debe llevarse a cabo.

Las mujeres maltratadas han estado recibiendo llamadas y mensajes de Daza Caicedo en busca de que retiren el denuncio penal instaurado contra él. En términos legales normales esto podría ocurrir en el marco de una conciliación formal entre agredido y agresor. No obstante, el delito de porte ilegal de armas en estado de embriaguez no es susceptible de conciliación, tampoco el de conducir borracho.

Daza Caicedo también es investigado penalmente por la Fiscalía General de la Nación en el caso de la hacienda Mundo Nuevo, de 500 hectáreas, situada en el corregimientoPelucha, municipio de Riohacha.

Tal inmueble fue vendido por Daza Caicedo a la gobernación de La Guajira por mil 500 millones de pesos con el propósito de ser repartido entre 50 familias de campesinos desposeídos y desterrados por la violencia.

El predio fue pagado al contado y la gobernación lo recibió mediante un acta de entrega que resultó ser solamente letra muerta, pues la propiedad de la tierra adquirida por la gobernación fue expropiada mediante artilugios judiciales y pasada a manos de una organización llamada Asociación de Bananeros de La Guajira, Asobagua. No obstante, en la realidad, testigos consultados sostienen que continúa en poder de Daza Caicedo.

De acuerdo con registros  de Cámara de Comercio, el extinto Alexis  Blanco Becerra, reconocido paramilitar y narcotraficante, fue representante legal de Asobagua, hasta cuando fue dado de baja.

Los testigos, que pidieron reservar sus identidades, indicaron que “a la zona han llegado hombres armados y fuerzas del Estado enviadas por Daza Caicedo para amedrentar a los campesinos”. La Fiscalía investiga, a petición de este periodista, el homicidio de uno de ellos a manos de los irregulares armados que se presentan en nombre de Daza Caicedo para expulsarlos y amedrentarlos.

La  documentación del caso Mundo Nuevo se encuentra en poder de este periodista y está judicializada en su totalidad.

-Publicidad-
0
14838
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
¿Qué pasó con el John Lennon de Carlos Lehder?

¿Qué pasó con el John Lennon de Carlos Lehder?

Duque debe responder por la entrada de Guaidó a Colombia con ayuda de Los Rastrojos

Duque debe responder por la entrada de Guaidó a Colombia con ayuda de Los Rastrojos

Jean Charles Naouri, el francés que decide la suerte del Grupo Éxito

Jean Charles Naouri, el francés que decide la suerte del Grupo Éxito

La herencia del socio de Rodríguez Gacha que desatará una nueva guerra en los Llanos

La herencia del socio de Rodríguez Gacha que desatará una nueva guerra en los Llanos