El desarrollo urbano debe articularse al progreso social de Santa Marta

Luchemos con denuedo por elevar el nivel de la calidad de vida del pueblo samario y magdalenense

Por: Fernán Medrano
mayo 05, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
El desarrollo urbano debe articularse al progreso social de Santa Marta
Foto: Julieth Gómez Durán - CC BY 2.0

La administración de Carlos Caicedo logró lo que parecía imposible: impulsar el desarrollo urbano de Santa Marta Su sucesor, el exalcalde Rafael Martínez, le dio continuidad contra vientos y mareas, y la actual alcaldesa de la ciudad, Virna Johnson, le ha dado un impulso nuevo para que el cambio sea imparable.

No obstante, en materia de desarrollo urbano, Santa Marta tiene algunos asuntos pendientes. Pongamos por ejemplo que no hay una ciclorruta de gran extensión, que circunde la ciudad en su totalidad, aprovechando la geografía, la posición estratégica y el relieve samario.

Otro pendiente es la carencia de un acueducto para Santa Marta, un asunto que está por resolverse en la ciudad más antigua de Colombia. Jaime Garzón afirmaba que es un absurdo que la ciudad no tenga un acueducto, a pesar de que en la Sierra Nevada de Santa Marta nacen varias decenas de ríos, quebradas y acequias. De hecho, él sugería que la solución no era imposible. Según él, la cuestión se resolvía conectando un tubo a la Sierra Nevada.

Bien utilizada, la riqueza hídrica de Santa Marta permitiría que tomemos una de las aguas de mejor calidad y de mejor precio en Colombia.

Cabe señalar que el gobernador del Magdalena, Carlos Caicedo, ha realizado algunos anuncios al respecto, los cuales reflejan su preocupación por el tema.

Asimismo, hay que señalar otros logros. No se puede negar que Santa Marta cuenta con una red de puestos de salud con una infraestructura que merece ser reconocida. De ello pueden dar fe quienes han visto los puestos de salud de IPC La Candelaria, Bastidas, El Parque, Mamatoco, entre otros.

De todas formas, yo pienso que el desarrollo urbano debe estar interrelacionado con el progreso social para que sea plena la calidad de vida humana, animal, vegetal, inclusive.

Las personas necesitamos entornos sanos, saludables y habitables, por obvias razones. Todo ser humano necesita de condiciones humanas. Alguna vez leí una frase que se le atribuía a José Saramago, que es más o menos la siguiente: todos estamos de acuerdo en que los seres humanos somos formados por las circunstancias. Entonces, ¿cómo pretendemos formar seres humanos en circunstancias infrahumanas? Porque les recuerdo que la mayoría de la humanidad vive en circunstancias inhumanas.

Creo que una de las tareas pendientes, no solo de la actual administración de Santa Marta sino de la sociedad samaria, magdalenense y caribeña en general, es la generación de empleos formales. Hace falta la formalización e incorporación al mercado laboral con garantías de prestaciones sociales de los trabajadores informales, de los vendedores ambulantes, de los comerciantes ocupantes del espacio público, de los bicitaxistas y los mototaxistas.

El desmonte del mototaxismo será un esfuerzo inocuo, una discusión bizantina, una batalla perdida, que se quedará por los siglos de los siglos en la imposición de multas sino se toma la sartén por el mango.

La persecución y los controles de seguridad generan enormes cantidades de ingresos económicos que sirven para ser invertirdos en desarrollo urbano, pero que no brindan una solución de fondo al problema.

Además, con estas acciones así como no se aumentan las cifras de accidentes, tampoco se disminuyen. Nadie en Colombia puede seguir naciendo sospechoso y muriendo culpable.

Sin solución real e integral a un fenómeno social, que parece natural o normal debido a la falta de oportunidades y condiciones de trabajo formal, la sobrepoblación de mototaxistas seguirá afeando el exquisito paisaje urbanístico de la Perla de América.

A nadie le gusta la explosión demográfica de mototaxistas. Ni a los mototaxistas, pues les daña la plaza, el negocio. ¿Pero cómo hacen? Ellos también tienen derecho a la vida.

No podemos cambiar todo para que todo siga igual. Hay cambios que son para avanzar o mejorar y otros que son para retroceder o para persistir en el error. Vamos a inclinarnos por el cambio para progresar.

En Santa Marta, el desarrollo urbano debe articularse de manera armónica y sincronizada con el progreso social para que el resultado sea una mejor calidad de vida de toda la ciudadanía.

Si para el Libertador Simón Bolívar Santa Marta era la bahía más linda de América que sus ojos habían visto, entonces trabajemos entre todos con valor civil para que su población cuente con la calidad de vida más alta del continente. Ese es el deber primero de cualquier mandatario popular, independiente o no alineado a castas políticas tradicionales de Santa Marta y el Magdalena.

¡Luchemos con denuedo por elevar el nivel de la calidad de vida del pueblo samario y magdalenense!

-.
0
202
Diomedes Díaz volvió a hacer el milagro

Diomedes Díaz volvió a hacer el milagro

El mejor colegio del país, La Quinta del Puente, cerrado por falta de alumnos

El mejor colegio del país, La Quinta del Puente, cerrado por falta de alumnos

La sombra de Petro: el escolta que lo cuida desde hace 10 años

La sombra de Petro: el escolta que lo cuida desde hace 10 años

La idea de Roy Barreras de permitir mascotas en el Congreso le salio cara

La idea de Roy Barreras de permitir mascotas en el Congreso le salio cara

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus