Opinión

El DO de pecho

Por:
junio 15, 2013
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

Los amantes de la  ópera han oído hablar del do de pecho. Pues, cómo les parece que no es de pecho, sino de cabeza. Por lo menos, eso dicen algunos entendidos. ¿Y a qué viene el tema?

La última presentación de la Orquesta Filarmónica de Cali en la sala Beethoven trajo una novedad, por lo menos al nivel de la orquesta local. El programa incluía, afortunadamente, la intervención de un tenor colombiano  programado para interpretar algunas arias de óperas famosas. Desde cuando me enteré del evento, mi mente se centró en una de las piezas que interpretaría Hans Mogollón, caleño, alumno del conservatorio local quien ha desarrollado una exitosa carrera en Europa.  Se trata del aria “Ah!, mes amis”  compuesta por Donizetti y que forma parte de la ópera La hija del regimiento, estrenada en la mitad del siglo XIX.

Esta ópera es famosa porque el tenor debe cantar nueve “do de pecho” en un corto intervalo, en el aria mencionada. Esa nota es la más aguda que un tenor puede cantar sin el artificio del falsete y de allí su trascendencia. Además, la obra musical,  permitió a un joven italiano que debutaba en el MET de New York, lograr titular de primera página en el New York Times por allá en 1972. Ese joven de apellido Pavarotti, jamás fue el mismo después de esa representación. Fama merecida, vida agitada en varios sentidos, dinero, lujo y una carrera fantástica en una época diferente a la de aquellos celebérrimos antecesores suyos, que no tuvieron la oportunidad de la televisión.

Pasaron los años y Luciano, se atrevió al final de su carrera a desafiarse a sí mismo, cantando esta misma obra, en el mismo templo de la ópera, con un pequeño detalle. La orquesta estaba afinada medio tono más bajo, así que él no tendría que llegar al do agudo. Su actuación no fue afortunada y debió cancelar su presencia en los días siguientes. Hay que mencionar que cada ópera se presenta en el MET varias veces en el transcurso de dos o tres semanas.

A decir verdad, parece que yo estaba más nervioso que el responsable de llegar al do. Su actuación, tranquila y sin aspavientos salió bastante bien, así como las otras obras del programa. Al director invitado se le fue un poco la mano en el volumen de la orquesta especialmente en “Il mio tesoro” de Don Giovanni, compuesto por Mozart. Mogollón cantó otras arias de La Traviatta (Verdi), Don PasqualeLa favorita (Donizetti). Muchos aplausos para Mogollón al final de su presentación.

Otra novedad en la parte orquestal fue escuchar las Danzas de Galanta de Zoltan Kodaly, también ajena al repertorio tradicional. El director invitado el británico Hilary Griffiths, realizó un buen trabajo  contagiando su entusiasmo al grupo orquestal. Mantuvo el ritmo a lo largo de la pieza y logró que los cortes súbitos que tiene la partitura resultaran precisos. La audición, el 9 de mayo, se había iniciado con la Sinfonía 47 de Haydn en la que se destacaron el buen trabajo de las cuerdas en el primer movimiento y la delicadeza y buenos detalles del adagio.

-.
0
1274
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Concierto de Jueves Santo, con desmayo

Concierto de Jueves Santo, con desmayo

El sartal de inexactitudes sobre el accidente de Chirajara

El sartal de inexactitudes sobre el accidente de Chirajara

El día que Haydn no dijo adiós

El día que Haydn no dijo adiós

El gringo y los nuestros

El gringo y los nuestros

Bemoles

Bemoles

Vengerof vino, tocó y convenció

Los milagros de la música