El COVID-19 y las prisiones del mundo

La Fundación Lazos de Dignidad organizó un conversatorio donde se discutió el tema. Acá algunas de las conclusiones

Por: Farid de Jesus Sanchez Gomez
mayo 08, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El COVID-19 y las prisiones del mundo

En medio del aislamiento obligatorio que vive el país, la Fundación Lazos de Dignidad, organización defensora de los derechos humanos, organizó un conversatorio que llevó por nombre COVID-19 y prisiones del mundo, donde se contó con la participación virtual de analistas y defensores de DD. HH. de diferentes países.

La iniciativa de realizar el evento surgió a raíz de la delicada situación carcelaria que hoy padecen millones de prisioneros en los centros penitenciarios, y que se acrecienta más con el escenario de pandemia que tiene confinada a la inmensa mayoría de habitantes del planeta.

La actividad inició con las palabras de Marcelo Charleo, miembro del Consejo Nacional de Derechos Humanos de Brasil, que señaló en reiteradas ocasiones que la crisis carcelaria de su país se ha agudizado más debido a la cantidad de contagiados por COVID-19. Cabe anotar que Brasil es el epicentro latinoamericano con más contagiados y más víctimas mortales, en total han fallecido 8658 personas. La responsabilidad de que hoy su país ocupe el deshonroso primer puesto de contagios de COVID-19 en la región, señaló Charleo, se debe a la ineficacia del gobierno de Bolsonaro para tomar medidas de contingencia. En cuanto a las cárceles el nerviosismo se propaga y el número de contagios aumenta.

"¿Cómo el coronavirus está incrementando la tensión en las precarias cárceles de América Latina y el mundo?" fue la pregunta central de la actividad. A partir del interrogante, Alicia Lira, Chilena y miembro de la Agrupación de Familiares de Ejecutados políticos, expuso que en una sola cárcel, en la de Puente Alto, hay una grave situación sanitaria. Ese centro carcelario cuenta con al menos 149 infectados. “Pudimos saber de esas circunstancias difíciles debido a una protesta de internos denunciando las precarias condiciones de salubridad”, indicó.

Desde el cono sur, José Shulman, integrante de la Liga Argentina por la Defensa de los Derechos Humanos, destacó las medidas que tomó el gobierno de Fernández, al permitir que todos los convictos que hicieran parte de la población de riesgo por el coronavirus pudieran salir a la prisión domiciliaria. Aunque celebró la medida, enfatizó que aún hay prisiones donde se sufre por el hacinamiento.

A diferencia de Argentina, el caso de Estados Unidos tiene la atención del mundo entero. En el país del norte las polémicas medidas de Trump frente a la pandemia han generado inconformidad en la mayoría de estadounidenses. James Jordán, de la organización, Alianza por la Justicia Global precisó: "Son muchos los infectados en las cárceles, por ejemplo: en la cárcel de Ohio hay 2000 contagiados".

Siguiendo el mismo hilo conductor, desde Palestina, Sahar Francis, defensora de derechos humanos, habló de las terribles condiciones en que  se encuentran los prisioneros políticos de ese país del medio oriente. Señaló al gobierno de Israel de no brindar garantías para los hijos de Palestina, prisioneros en territorio ocupado. “Los presos, presas, detenidos y detenidas palestinos se enfrentan a una amenaza adicional con la propagación del coronavirus en las prisiones y centros de detención israelíes” afirmó.

El evento culminó con la intervención de Gustavo Gallardo, presidente de la Fundación Lazos de Dignidad, quien cuestionó las actuaciones del gobierno del presidente Duque frente la compleja situación de hacinamiento que padecen miles de reclusos en las cárceles colombianas. Además, enfatizó sobre lo que ocurrió en la cárcel la Modelo de Bogotá, donde sostiene que fueron asesinados más de veinte reclusos por parte del personal del Inpec cuando estos adelantaban un cacerolazo pidiendo mejores condiciones de salubridad, ya que por el hacinamiento se corre el riesgo de que el contagio por COVID-19 se propague.

Por último, Gallardo invitó a que se siguiera de cerca todo lo que está ocurriendo en la cárcel de Villavicencio, donde se registran a la fecha  657 contagios. Cabe recordar que los reclusos de ese centro carcelario han alzado su voz de protesta para exigir medidas sanitarias para enfrentar el temido virus que hoy tiene al mundo entero confinado.

-.
0
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Sistema carcelario colombiano, un engranaje ilícito de tortura

Sistema carcelario colombiano, un engranaje ilícito de tortura

Nota Ciudadana
¿Por qué tanto silencio, ministra Cabello?

¿Por qué tanto silencio, ministra Cabello?

Nota Ciudadana
La pandemia se le suma a la crisis de las cárceles de Antioquia

La pandemia se le suma a la crisis de las cárceles de Antioquia

El coronavirus llegó a La Picota

El coronavirus llegó a La Picota