El Coronavirus, ¿una jugada de los medios de comunicación?

La humanidad ha tenido epidemias desde siempre, pero en la actualidad, los medios han generado mayor alarma, desviándonos de otros temas igual o más importancia

Por: Juan Esteban Trujillo Marín
marzo 17, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El Coronavirus, ¿una jugada de los medios de comunicación?
Foto: Walter J. Pilsak

Muchísimas veces la humanidad ha estado al borde del colapso, a punto de caer en el insondable abismo de la muerte (que irónicamente, nos espera a todos), y sin embargo, hemos salido victoriosos de esas contiendas, nuestra inteligencia, nuestra ciencia y nuestra valentía, nos han hecho emerger de nuevo hacia la luz de un nuevo día. Hemos sobrevivido, hemos vencido: ¡Somos la humanidad, somos los invencibles, los intocables! Nuestro ego se ha inflado como un gigantesco globo de helio que jura nunca estallar. Pero he aquí que la naturaleza se acerca con pasos sigilosos, con una aguja metálica entre sus manos moleculares, casi insignificante ante nuestros ojos, y nos recuerda que no tenemos el poder, mucho menos el control y que estamos suspendidos en un universo a la deriva. Estalla el globo.

Existieron innumerables virus que se han paseado por los corredores de nuestra historia, por las galerías de nuestra sangre, huéspedes malditos de nuestra genética. Han sido en extremo resistentes, muy crueles y dañinos, de características potentes y angustiosas, han sido infecciones peligrosísimas que se han camuflado con tremenda sagacidad en el interior de la masa colectiva, y nos han hecho perder la esperanza, y esta ha caído sobre los brazos glaciales de nuestra fe que parece derretirse. El mismo Vaticano hoy por hoy, con la espeluznante amenaza del Coronavirus, ha decidido encerrarse en sus claustros, dándole la espalda al mundo, como muchas otras organizaciones, como muchos otros países, como nosotros mismos.

En su tiempo, la gripe española por citar un ejemplo, mermó la población mundial un 6%, siendo la causante de casi 100 millones de muertes de personas (entre otras infecciones que no queremos recordar) Pero en ese entonces, no existían las redes sociales y la credibilidad de la prensa estaba apagada, reducida, pues también había un mayor índice de gente que no sabía leer y mucho menos escribir. La infección de la ignorancia nazi de la Alemania de Hitler, también aprovechó ese momento.

Hoy en día, las cosas han cambiado, ha corrido mucha agua bajo el puente y se ha desencajado de sus varillas y soportes, siendo arrastrado con sus ladrillos por la corriente informática que también nos transporta día a día, a cada uno de nosotros, desde donde le place y hasta donde le parece correcto, nuestro celular es su herramienta, su letal arma que nos parece inofensiva, al igual que la aguja de la naturaleza, pero ésta es mucho más peligrosa, pues es artificial, tecnológica. No podemos vivir sin el tono de un móvil cerca, nos estamos robotizando poco a poco. Y esto lo saben los medios y lo han aprovechado a su favor publicitario.

Cuando se descubrió que Iván Duque estaba implicado en los barullos del Ñeñe Hernández, curiosamente, al día siguiente, en Twitter la tendencia era #CoronaVirusEnColombia, incluso, y para más gravedad y sospecha, mucho antes de que se anunciara oficialmente en las noticias que había una persona infectada y que la misma había ingresado a la nación cafetera hace pocas horas. Esto hizo que el escándalo del Ñeñe Hernández pasara a un segundo, tercer y cuarto plano, y toda la atención de la patria se desvió hacia el Coronavirus, hacia el terror, porque el miedo  a la muerte es quizás uno de los sentimientos con que la masa se convierte dócilmente en rebaño, en máquinas cronometradas, ovejas biónicas dispuestas a hacer cualquier cosa para salvarse. Quizás esto del Coronavirus no sea más que un simulacro en donde la crueldad de las organizaciones ultrasecretas que toman este tipo de decisiones estén verficando que aún somos dóciles, que aún somos ovejas inofensivas, que con solo apretar un botón, estaremos fulminados: ¿Quién será capaz de crear la aguja metálica que pinche el globo sanguinolento de sus mentiras?…

-.
0
2503
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
En redes
INDIGNANTE: Vecinos piden a médico que se vaya a vivir a hotel

INDIGNANTE: Vecinos piden a médico que se vaya a vivir a hotel

Nota Ciudadana
Dios cuida a sus borrachitos...

Dios cuida a sus borrachitos...

En redes

"El Coronavirus es un engaño del presidente": Taxista en Ibagué

El cardenal Rubén Salazar suspende misas en Bogotá

El cardenal Rubén Salazar suspende misas en Bogotá