El contrataque de Laura Moreno y Jessy Quintero en el caso Colmenares

Las dos acusadas de homicidio por la Fiscalía tienen una carta para defenderse: una forense internacional que busca probar que a Luis Andrés nadie lo mató

Por:
marzo 15, 2016
El contrataque de Laura Moreno y Jessy Quintero en el caso Colmenares

Laura Moreno y Jessica Quintero. Otra vez. Sus nombres y rostros son ampliamente conocidos por el país. La Fiscalía las acusa de haber participado en el supuesto crimen de su compañero universitario Luis Andrés Colmenares, en la noche de Halloween de 2010. Desde el primer momento las señaladas han negado cualquier responsabilidad y han hecho relatos según los cuales el joven habría fallecido por cuenta de un lamentable accidente: dada su embriaguez cayó en el canal El Virrey, se golpeó la frente, perdió el sentido y terminó ahogado en la cuneta.

La Fiscalía cree férreamente que mienten. Y para sacar adelante su tesis del crimen consiguió, inicialmente, uno, dos, tres testigos de excepción que relataron cómo ocurrió el supuesto asesinato. Los testigos dieron cuenta de una escena de celos, una discusión librada a botellazos en la penumbra del amanecer, camionetas en estampida y hasta del ocultamiento del cadáver. Sin embargo, uno a uno los declarantes se desmoronaron y, tras confesar que solo estaban tratando de hacer dinero, terminaron presos de sus propias falsedades. La Fiscalía, de protegerlos pasó a acusarlos. Pero el ente investigador no ha cambiado su postura en el tema de fondo: insiste en que fue un crimen. Para demostrarlo llevó ante la juez una batería de peritos, testimonios y pruebas técnicas.

Ahora, a más de cinco años de los hechos, le corresponde el turno de presentar ante el estrado sus argumentos de defensa a las jóvenes acusadas. Su gran carta en el contraataque tiene nombre extranjero: Yocasta Brugal, una experimentada patóloga y forense oriunda de República Dominicana, formada en Barcelona y con una carrera de más de cuatro décadas en Puerto Rico. La misión de Brugal dentro del juicio será desmontar las afirmaciones y conclusiones a las que llegó el reconocido forense colombiano Máximo Alberto Duque, quien ­–en noviembre pasado, como perito de la Fiscalía– hizo una amplia exposición para convencer a la juez de que Colmenares fue asesinado: alguien le propinó un contundente golpe en la frente, por tanto las señoritas en el banquillo de las acusadas están encubriendo el crimen pues fueron las últimas que vieron con vida al joven.

Duque y Brugal librarán un auténtico duelo de forenses en torno a qué ocasionó las lesiones que presentó el joven Colmenares en el rostro, de acuerdo a lo evidenciado en el acta de levantamiento del cadáver, a la necropsia inicial, a los exámenes toxicología y la segunda necropsia practicada un año después del deceso por el propio Duque. Para este, la conclusión es que la muerte de Colmenares “no es compatible con caída de altura (accidente) sino con homicidio”. El forense no duda de que el joven fue atacado con un elemento contundente, redondo y liso (entiéndanse botella), que le impactó en la órbita superior del ojo derecho, pues así se deduce de la “huella patrón” que evidencia el trauma. Este impacto le habría hecho perder el sentido ocasionado además lesiones internas en dos vértebras superiores (C2 y C3), y por todo ello la víctima habría muerto ahogada. Sobre esto último, la asfixia como la causa final de muerte, es en lo único en que coinciden los forenses enfrentados.

Para Brugal –que ha practicado más de cinco mil autopsias– la teoría del ataque es fantasía. Esta forense, tras analizar toda la evidencia, considera que el joven cayó al fondo del canal accidentalmente dado que estaba alterado por su alto nivel de alicoramiento (está documentado que Colmenares presentaba grado III de embriaguez, el máximo) y que en la caída se lesionó el rostro. “La alcoholemia jugó un papel muy importante no solo en la asfixia sino también en la caída que produjo el severo trauma facial”, dice en su concepto escrito el cual está en manos de la Fiscalía. La experta considera que el conjunto de lesiones en el rostro (trauma, escoriaciones, cortes) del joven “son compatibles con haberse producido un solo evento traumático –la caída–”, lo que explicaría porqué hay afectaciones sólo en las partes prominentes de la cara.

Puntualmente frente al trauma más significativo (el que presentó Colmenares en el hueso sobresaliente bajo la ceja derecha) dice que se ocasionó con energía mayor a la que provocaría un puño o un botellazo, y sostiene que allí no se observa ninguna “huella patrón” sino más bien varias líneas de fractura que irradian desde el punto prominente del impacto, lo cual calza con una caída y un impacto contra una superficie plana. Respeto a las lesiones señaladas por Duque en las vértebras superiores del cuello, encontradas por él tras exhumar el cuerpo para una segunda necropsia un año después de la muerte, Brugal duda de la seriedad de este hallazgo:  “No hay ninguna evidencia que sustente la hemorragia a nivel de los músculos del cuello y entre las vértebras cervicales, es muy difícil observar en cadáver descompuesto este tipo de lesión a menos que se confirme por estudios histológicos”, es decir, análisis de los tejidos orgánicos específicos, los cuales no existen.

Además de la forense dominicana habrán otros múltiples expertos. Entre estos un físico (que dimensionará el impacto de la caída teniendo en cuenta la profundidad del canal, el peso y tamaño de la víctima), un ingeniero (que expondrá la posibilidad de que el cuerpo haya sido arrastrado por las aguas lluvias) y un ingeniero en telecomunicaciones (que revelarán la ubicación de las implicadas la noche de Halloween, teniendo en cuenta las llamadas que se cruzaron desde los distintos teléfonos celulares). Se requerirán varias semanas para agotar las pruebas de la defensa. Pero sin duda la intervención de Yocasta Brugal será la más crucial, pues al establecer científicamente que el deceso de Colmenares se produjo o por una caída accidental o por manos criminales, lo demás resulta apenas complementario.

Twitter: @josemonsal

-Publicidad-
0
20712
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
¿Quién mató a Colmenares? Nueva prueba

¿Quién mató a Colmenares? Nueva prueba

La herida que le abrió Netflix a Oneida, la mamá de Luis Andrés Colmenares

La herida que le abrió Netflix a Oneida, la mamá de Luis Andrés Colmenares

Nota Ciudadana
¿Qué ha pasado con Laura Moreno y Jessy Quintero?

¿Qué ha pasado con Laura Moreno y Jessy Quintero?

Nadie mató a Colmenares, Netflix compró esta teoría

Nadie mató a Colmenares, Netflix compró esta teoría