El contralor Córdoba a la caza de elefantes blancos

Son mas de 1300 proyectos inconclusos, que valen $ 20 billones que Felipe Córdoba quiere rescatar. En esta visita a Cauca y Chocó desenterró obras indispensables para la gente

Por:
julio 14, 2020
El contralor Córdoba a la caza de elefantes blancos

Son moles de concreto fundido, arena y en ocasiones hierros retorcidos a la vista que quedan levantadas en medio de las comunidades como monumentos a la corrupción y que todos los días le recuerdan a los contribuyentes que los engañaron, que alguien se robó los recursos acumulando la rabia de la gente hasta estallar .

En Colombia, según el Contralor Carlos Felipe Córdoba, hay detectados 1.300 proyectos críticos, obras inconclusas y elefantes blancos que valen cerca de 20 billones de pesos y a los que les puso la lupa la entidad desde su llegada a través del programa “Compromiso Colombia”, que es en términos sencillos, la firma entre el organismo y los gobiernos departamentales o municipales de un compromiso para terminarlos so pena de sanciones.

Durante dos días, el Contralor Felipe Córdoba, en medio de la pandemia visitó el  Cauca y el Chocó para ubicar estas obras inconclusas, identificadas a través de un sistema de inteligencia artificial a las que se les hace seguimiento, con el compromiso de tener que terminarlas.

La jornada se inicia el viernes muy temprano, un grupo de funcionarios llenos de información se embarcan con Córdoba en un avión de la Policía nacional. Lo acompañan varios contralores delegados entre ellos el de Participación Ciudadana Luis Carlos Pineda, conocedor del tema está con Córdoba desde cuando fue vicecontralor hace cuatro años.

La primera parada es en Santander de Quilichao, un municipio del norte del departamento del Cauca. Allí está inconclusa una gigantesca estructura que debía estar funcionando ya como  un hospital de alta complejidad, tan necesario en esta época. Tiene tres años de atraso y costará cerca $ 37 mil millones de pesos, de los cuales $ 25 mil los puso la nación y 12 mil son recursos provenientes de las regalías.

Esta obra tiene cuatro prorrogas, dos suspensiones y registra un avance de tan solo el 27%, por fortuna los contratistas solo han recibido el 28 % de los recursos pactados como anticipo, o sea cerca de 10 mil millones de pesos.

El reclamo de  Córdoba fue directo a los encargados de una obra que puede beneficiar a cerca de medio millón de usuarios que esperan ver en servicio el hospital regional del norte del Cauca.

“¿Usted es de aquí ?” Le dijo Córdoba al ingeniero residente, este asintió apenado con la cabeza “¿Se imagina enfermo y con una necesidad urgente de este hospital ingeniero?...Nooooo, todos vamos a terminar tarde o temprano en un hospital ingeniero, necesitamos que terminen esto y rápido para beneficio suyo y de las comunidades”. El Contralor se retiró del lugar con aires de advertencia:  “La próxima vez vengo a la inauguración y eso debe ser antes de 10 meses” , dijo con firmeza Córdoba antes de dejar el lugar para recorrer dos horas de carretera rumbo a Popayán.

En Popayán llegó sin avisar a una bodega donde se empacan las raciones alimenticias para los 15.385 niños de esta ciudad dentro del PAE (Plan de Alimentación Escolar).

En este lugar el Contralor tomó en su mano derecha un huevo de los que tenían allí para las raciones y mostrándolo a los asistentes soltó en voz alta una sonora sentencia: “Tienen huevo, pero de avión los operadores incumplidos que le quitan la comida de la boca a los niños, como los de Armenia que los tienen aguantando hambre...” dijo el funcionario quien recordó que el operador de Popayán era el mismo de la capital del Quindío que está bajo la lupa para que cumpla con el contrato.

El destino inmediato era Quibdó. La primera parada de la “Doma” como llama Córdoba a su acción contra los elefantes blancos en un tramo de la carretera que conecta con Medellín.

Es una obra inconclusa, un proyecto crítico que cuesta $17 mil millones  y que tiene cinco años de atraso, cinco prorrogas, cinco suspensiones y una adición de presupuesto y que beneficiaría, de estar terminada, en lo inmediato a 185 mil personas pero presta un servicio permanente de desaislar el Choco por vía terrestre. Acortaría horas el trayecto.

Córdoba y su equipo la recorrieron a pie desde el puente de la Platina hasta el barrio El Porvenir esquivando los huecos y los charcos que también sortean las comunidades afectadas.

Allí el Contralor puso en la tercera fila de su desplazamiento a los gobernantes locales que pretendían acompañarlo e instaló con decisión a su lado a los veedores ciudadanos con los que habló con familiaridad durante varios kilómetros en una particular audiencia a pie donde lo escoltaban sus funcionarios de la Contraloría departamental, en una sorprendente maratón a velocidad donde un atlético y jovial funcionario saltaba literalmente matones al lado de más de 50 personas de la comunidad en una peregrinación particular.

La comitiva se internó de pronto por una zona tan deteriorada como la vía que acababa de recorrer hacia una estructura enmohecida, si no fuera por una valla oxidada que cuenta lo que se debió construir allí, esos hierros viejos serían cualquier cosa . Se trata de la Unidad Intermedia de Salud El Caraño, una obra crítica que entró también en “Compromiso Colombia” y que debió ser entregada el 31 de agosto de 2017.

Lo que debía ser un centro de salud potente tiene hoy un compromiso institucional de reactivación para septiembre de este año, solo se ha construido el 24% de ella y afortunadamente se ha anticipado solo ese porcentaje de los casi $ 5 mil millones que cuesta según los pliegos que la adjudicaron, servirá para reforzar la atención de una comunidad agobiada por las enfermedades.

EL CENTRO DE SALUD DE QUIBDO

El Contralor recordó, visiblemente afectado, que su madre murió, no obstante su padre ser médico, por falta de elementos para salvar su vida cuando el era pequeño. Esta situación lo hace especialmente sensible a estos casos de desidia y corrupción con las unidades sanitarias que empiezan su construcción pero no terminan por la falta de rigor de los contratistas, poniendo en evidente riesgo la vida de las personas.

En este recorrido la siguiente etapa era el punto de entrega de las raciones del Programa de Alimentación Escolar PAE para los niños de Quibdó, allí el Contralor se echó literalmente al hombro un bulto lleno de alimentos para revisar con su equipo la minuta del Ministerio de Educación y compararla con lo que prometen los operadores. Este fue el sitio donde Córdoba dejó atrás la cortesía con la que siempre trata a los funcionarios públicos para literalmente regañar al alcalde y a la secretaria de educación de Quibdó por su falta de compromiso para la entrega de información sobre el programa que solicitó anticipadamente la entidad.

De allí los funcionarios de la Contraloría se dirigieron en masa al hospital San Francisco de Asís, el mismo donde el Covid mató hace un mes al doctor Rentería, un galeno chocoano que ofrendó su vida tratando de salvar las de otros. Vestido con un traje anti fluido revisó la Unidad de cuidados intensivos donde se atiende a los afectados por la pandemia. Quibdó cuenta con 10 camas UCI de las cuales solo 8 tienen respirador y su capacidad esta cerca de llegar al 100% de ocupación.

El lugar donde el equipo de la Contraloría se desdobló en alegría fue el mega colegio de la ciudad. La emoción, explicó Córdoba se debe a que gracias al programa “Compromiso Colombia” ese que era un mega elefante blanco fue concluido y hoy le sirve con todos los elementos necesarios a 2 mil niños de la ciudad que estudiaban antes como y donde podían por la falta de honestidad de los contratistas.

“Mi papá me decía cuando yo estaba chiquito...Pipe, las cosas se hacen por las buenas o por las malas y yo le repito lo mismo a los contratistas, mejor por las buenas, porque por las malas perdemos tiempo y dinero” nos dijo Felipe Córdoba junto al Personero del colegio que pidió acompañarlo en esta revisión de la bella estructura, en una ciudad que ese sábado estaba en toque de queda para tratar del detener el avance de la pandemia que pareciera un virus tan letal como la corrupción en esta parte del país.

En el avión de regreso a Bogotá el equipo del Contralor evaluó el siguiente destino, está entre Guajira y Amazonas, dos polos opuestos donde muchos contratistas presumen  que el control estuviera tan lejos como Bogotá y donde muchos insinúan que la acción de la Contraloría no alcanza a llegar...”Alcanza y mucho porque ahora y con la inteligencia artificial la detección y el desarrollo de estas obras se hace al minuto, con drones, aviones no tripulados, cruce de datos y algoritmos, elementos más rápidos que la acción de los corruptos” dijo Córdoba levantando su dedo pulgar hacia arriba para despedirse al aterrizar en Bogotá.

-.
0
121101
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Ríos que parecen de sangre: el saldo de la minería ilegal en el Cauca

Ríos que parecen de sangre: el saldo de la minería ilegal en el Cauca

Nota Ciudadana
La Contraloría y sus 97 años de lucha contra la corrupción

La Contraloría y sus 97 años de lucha contra la corrupción

Nota Ciudadana
Alerta de la Contraloría por problemas en la ejecución de proyectos en San Andrés y Providencia

Alerta de la Contraloría por problemas en la ejecución de proyectos en San Andrés y Providencia

Nota Ciudadana
15 años después de la masacre del Naya

15 años después de la masacre del Naya