El circo de Fernando Botero

Sus recuerdos infantiles de los circos pobres de carpa, tigres, domadores y payasos de su infancia en Medellín, tomaron forma en grandes y coloridos lienzos.

Por:
febrero 04, 2015
El circo de Fernando Botero

Fiel a su afecto por el  Museo de Antioquia al que Fernando Botero le donó el grueso de las obras suyas que están Colombia, el pintor antioqueño lo escogió para presentar allí su última exposición: 'El circo'. Son 32 óleos y veinte dibujos que el artista realizó luego de haber visitado últimamente un circo en México que le evocó los espectáculos de su infancia en Medellín.

A lo largo de los cuadros se pueden apreciar los aspectos característicos de la obra de Botero como lo son el manejo del volumen y del color. “Para mí es un gran placer mostrar este nuevo aspecto de mi trabajo en Antioquia. Es formidable estar aquí con estos cuadros (…) Yo hice mi circo como lo entiendo. Presenta mucha poesía, mucho color y mucho movimiento”. Contó Botero durante la inauguración, así mismo dijo que esta obra fue un descanso luego de su trabajo sobre las torturas en  la cárcel de Abu Ghraib, lo cual lo dejó exhausto.

Después de recorrido por  Estados Unidos, Suiza, Alemania, España, Inglaterra e Italia, llegó a su ciudad natal donde estará hasta el 17 de mayo. Aquí algunos de los cuadros que podrán ver los visitantes de la exposición:

 

 

-Publicidad-
0
1845
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Gloria Zea y Fernando Botero: una historia de amor atravesada por el arte

Gloria Zea y Fernando Botero: una historia de amor atravesada por el arte

Nota Ciudadana
El paisa Gustavo Vélez Mejía expone en Pietrasanta

El paisa Gustavo Vélez Mejía expone en Pietrasanta

La toma china de Botero

La toma china de Botero

Fernando Botero y Doris Salcedo: invitados reales que no llegaron

Fernando Botero y Doris Salcedo: invitados reales que no llegaron