El camello de ser reina en Colombia

Detrás de las sonrisas y las pasarelas se esconde una disciplina rígida de sacrificios y estrictas normas a las que no se les mide cualquiera.

Por:
noviembre 12, 2014
El camello de ser reina en Colombia

La reina no puede beber ni comer nada cuando está en un evento. Ningún hombre le puede pasar la mano sobre el hombro, tampoco puede haber foto alguna de ella sin cruzar las piernas y siempre debe andar acompañada de una chaperona quien supervisa que el protocolo se cumpla. Debe estar a disposición las 24 horas del día, 7 días a la semana y contestar el celular inclusive en días de descanso. Eso y más es a lo que debe estar dispuesta quién quiera ceñirse la corona de Señorita Colombia.

Catalina Robayo, Señorita Colombia 2010-2011 defiende todas esas normas y dice que están para cuidar a la reina. “El concurso tiene todo fríamente calculado y cada candidata es consciente de lo que se le viene al momento de ganar. No entiendo por qué algunas salen quejándose del reinado cuando desde un principio las reglas son claras”. Igual opina Daniella Álvarez, Señorita Colombia 2011-2012 quien piensa que de no ser el protocolo tan rígido en los eventos, algunos hombres podrían faltarles al respeto.

Inscribirse como candidata es el primer paso y el momento desde cuándo se asume el reglamento del Concurso Nacional de Belleza. Igualmente, el documento de alrededor 40 páginas –que puede ser encontrado en la web- aclara que aunque algunos de los puntos pudiesen limitar el derecho al trabajo, el desarrollo de la personalidad, la intimidad, la libre expresión y demás, la candidata se atiene a lo ahí escrito.

Miss Universo

A diferencia de lo que sucede en muchos otros países, Miss Universo no es la prioridad del CNB, pues su funcionamiento se centra sobre la labor social que lleva a cabo y los compromisos con patrocinadores. Prueba de ello son los perfiles de los miembros del jurado extranjero que en muchos casos poco tienen que ver con el mundo de la belleza. Sin embargo, quien tiene el poder de decidir quien representa a Colombia en dicho concurso no es el CNB sino Jolie de Vogue, poseedor de la franquicia en el país, razón por la cual hay quienes sugieren crear un concurso exclusivo para Miss Universo, como sucede en el resto de países del mundo.

Exclusividad con el Concurso Nacional de Belleza

Al momento de la inscripción como candidata al Concurso Nacional de Belleza la joven no puede tener contrato alguno como imagen de marcas comerciales. Debe tener libertad absoluta para que en caso de ganar u ocupar alguna posición como virreina o princesa, pueda asumir los compromisos respectivos con los patrocinadores del reinado. El mejor ejemplo de esto es lo sucedido con Ariadna Gutiérrez, actual Señorita Sucre, quien es modelo profesional y habiendo sido elegida el año pasado debió postergar su participación por causa de un contrato con una marca de vestidos de baño.

Premios/Remuneración

La Señorita Colombia recibe una remuneración consistente en premios y dinero que en total suma alrededor de 220 millones de pesos, cifra que puede variar año tras año dependiendo de los patrocinadores. En dinero, lo que gana durante su año de reinado oscila alrededor de los 130 millones, sumando los 30 que le otorga el concurso –que se entregan en cuatro partes iguales, cada tres meses- con las ganancias por contratos publicitarios. Patrocinadores son las marcas con las cuales, durante los quince días que dura el concurso en noviembre se realizan eventos, quienes entregan un dinero del cual le corresponde una parte a la Señorita Colombia, independientemente de si realicen o no campañas publicitarias.

Condiciones

El reglamento dice que la Señorita Colombia firma un contrato con el CNB en dónde entre varios puntos, se aclara que “debe poner a disposición toda su capacidad profesional sin restricción alguna de horario en días laborales, fines de semana y festivos”. En otras palabras esto significa que la reina cede su vida a la disposición del CNB. Siendo así, la reina puede elegir si desea vivir con su familia en su ciudad o en Bogotá. Por esa razón si tiene algún compromiso personal debe avisarlo con al menos un mes de antelación. Semanalmente puede haber 2 o 4 días de descanso.

Cuidado de marcas

Como Postobón es patrocinador por excelencia del CNB por ninguna razón puede existir foto alguna de la reina junto a un aviso de Coca Cola. La Señorita Colombia es embajadora de gran cantidad de marcas y debe tener un cuidado especial con ser relacionada a alguna marca distinta a los patrocinadores razón por la cual no puede asistir a eventos públicos (desfiles, lanzamientos, cócteles, etc) en dónde se haga alusión a alguna de estas. Tampoco se pueden recibir regalos que así lo hagan, como por ejemplo ropa de diseñadores ajenos al concurso.

Código de conducta

Igualmente el reglamento es enfático en que la reina cumpla todo un código de conducta que enfatiza en cuidar “la moral y las buenas costumbres”, especialmente cuando se lleva la banda, pero en días de descanso también. Hay que tener mucho cuidado en las entrevistas a la prensa, no se puede hablar de sexo, ni de política, ni de religión. La vallenata Eileen Roca, quien fue Señorita Colombia 2006-2007 a sus 19 años, dice al respecto que en su época el tema de la parapolítica en su departamento era pregunta por excelencia, sin embargo ella siempre tenía presente su condición de reina, mas no de política. “A mí me preguntaban qué si qué opinas de tal cosa y decía que pues que hay que resolverlo cuanto antes porque hay una sociedad de por medio”. Así sorteaba las preguntas sin decir nada, ni afectar a nadie. Para ella lo más duro era no estar en fechas especiales por compromisos del reinado. “Pues todo lo demás está, aunque de una forma más mesurada. No me dejaban salir y no podía dar escándalo, pero yo igual salía de rumba con mis amigos aunque lo tuviese prohibido”.

tulia_narino-eluniversal

¿Vale la pena hoy ser Señorita Colombia?

Si tenemos en cuenta que Laura Archbold es más recordada que Lucía Aldana, que muy poca gente en la calle sabe cómo se llama la actual reina, el desinterés cada vez más grande que despierta el reinado o inclusive el hecho de que ser Miss Universo no asegura fama ni éxito –haga el ejercicio, intente enumerar a las últimas cinco ganadoras del concurso, trate de descifrar el misterio si Riyo Mori está aún viva o vea en lo que se quedó Zuleyka Rivera en Telemundo-, la respuesta parece ser tan obvia como clara; No.

Sin embargo, la mayoría de ex Señoritas Colombia aseguran que el viajar por todo el país por medio de la labor social que realiza el reinado les da un conocimiento del mismo que de otra forma hubiera sido imposible adquirir. Los objetivos de cada quien son muy particulares, en muchos casos se trata de satisfacer un sueño que viene desde la infancia. Daniella Álvarez, hoy presentadora de televisión y modelo, antes de ser reina terminó su carrera de Comunicación Social, una especialización y está próxima a terminar una maestría en relaciones internacionales. “Cuando yo tenía trece años me fijé un proyecto de vida que era estudiar, especializarme y ser Señorita Colombia porque sabía que eso me abriría muchas puertas. Igual lo que hago ahora se hubiera podido lograr sin el reinado pero es que son cosas que te ayudan. Yo tengo claro que la gente que la gente que se prepara bien y que tiene no sola la belleza física sino intelectual, puede llegar a dónde quiera si se lo propone”.

-.
0
18866
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
La Miss Colombia exprés se enfrenta al duro del reinado

La Miss Colombia exprés se enfrenta al duro del reinado

Miss Universo, el decadente reinado que Colombia puede ganar este año

Miss Universo, el decadente reinado que Colombia puede ganar este año

Además de la belleza, ¿por qué le fue bien a Andrea?

Además de la belleza, ¿por qué le fue bien a Andrea?

En redes
Así quedaron los labios de Catalina Acosta por biopolímeros para Miss Universo

Así quedaron los labios de Catalina Acosta por biopolímeros para Miss Universo