Opinión

El beso en la boca entre Maluma y su mamá

Si yo hubiera visto en esas a un pretendiente o a un novio mío, habría salido corriendo

Por:
octubre 04, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El beso en la boca entre Maluma y su mamá
Toda clase de reacciones produjo ayer la publicación de la foto del Pretty Boy dándose un besito con su mamá en la boca

Dirán ustedes que con tantas cosas “importantes” en las cuales pensar por estos días de corrupción, preelecciones y realidades nacionales para qué ocuparse de un piquito en la boca entre una madre y su hijo famoso.

El ejercicio profesional me ha enseñado que eso que parece “trivial”, los comportamientos y las emociones de los seres humanos, son en últimas lo que más mueve el interés de todos, lo que realmente más nos importa porque son la esencia. Eso fue justamente lo que pasó ayer con la publicación de la foto del Pretty Boy, Maluma, dándose un besito con su mamá en la boca.

Viendo las reacciones divididas entre aprobación, desaprobación y desinterés en redes y medios tradicionales de comunicación, pregunté al azar y me encontré con que algunas personas creen que es normal, otras que es aberrante, otras que piensan que eso viene de niveles sociales bajos y otras le adjudican este comportamiento a la cultura paisa matriarcal en la que la mamá tiene gran injerencia en la vida de sus hijos. Mejor dicho, hay de todo.

La historia cuenta que el beso aparece como una acción instintiva de demostración de afecto, y el primer paso lo dan los hijos con sus padres. De hecho, desde la antropología se cree que el beso surgió hace miles de años con la necesidad de las madres de masticar la comida y pasársela boca a boca a sus bebés; claro, no había ni las licuadoras ni los procesadores eléctricos de hoy.

En contrasentido con los críticos de hoy, hay registros de cómo en el siglo IV a. c., los griegos únicamente permitían los besos en la boca entre padres e hijos, hermanos o amigos muy cercanos, lo que permitiría afirmar que era una muestra de afecto con los más próximos a la familia. Con el tiempo, en otras culturas el beso en la boca se constituyó como uno de los elementos que iba más allá del solo afecto y alcanzó implicaciones importantes en las relaciones de pareja. Menos mal, porque nada más gratificante que un beso bien dado, ¡o no!

 

En una película que me veo todas las veces que puedo,
“Comer, rezar, amar”, Javier Bardem besa en la boca a su hijo
de algo más de veinte años cuando se despide

 

En una película que me veo todas las veces que puedo, Comer, rezar, amar, Javier Bardem besa en la boca a su hijo de algo más de veinte años cuando se despide, y aunque el hijo cuenta cómo sus amigos lo molestaron siempre porque se daba besos en la boca de saludo con su papá, es él quien —cuando se va a ir— le pide ese criticado beso de siempre a su papá. La escena es muy conmovedora e inocente; de amor sincero entre padre e hijo, la verdad. Nada incestuoso.

Volviendo al caso del beso de Maluma con su mamá, consulté también a la sicóloga Sandra Herrera, quien asegura que “la intencionalidad se la da cada persona a partir de su pensamiento, creencias y costumbres que radican en los patrones generacionales”, y culturales diría yo. También creo lo mismo, aunque si yo hubiera visto en esas a un pretendiente o a un novio mío, habría salido corriendo. En lo particular no tengo problema si es un niño chiquito, pero para nada me cuadra que un hijo grande lo haga, y ni siquiera lo pienso con malicia; sencillamente, no me parece.

Dice la sicóloga Sandra Herrera que “desde mi punto de vista profesional y terapéutico, yo recomiendo que los hijos definan sus roles y a partir de cierta edad los manejen modificando este tipo de conductas; que los padres redireccionen esta clase de lenguaje afectivo en pro del desarrollo emocional, teniendo en cuenta que ya son personas con criterio y un desarrollo emocional establecido y claro”.

En lo particular pienso que cada familia tiene sus códigos propios en cuanto a expresión de afecto. Para unas es normal y a otras les da pudor. Las dos son respetables.

¡Hasta el próximo miércoles!

 

-.
0
5281
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
No aprendamos sobre montañas de muertos

No aprendamos sobre montañas de muertos

La gafa, la trenza, el masaje… ¡”el tapaboca”!

La gafa, la trenza, el masaje… ¡”el tapaboca”!

El teletrabajo llegó para quedarse… ¡y la bajada de sueldo también!

El teletrabajo llegó para quedarse… ¡y la bajada de sueldo también!

El covid-19 y el cartel de alcaldes y gobernadores

El covid-19 y el cartel de alcaldes y gobernadores

Qué es peor, ¿salir o pedir domicilios?

Qué es peor, ¿salir o pedir domicilios?

Necesitamos información, no angustia

Necesitamos información, no angustia

“La peor enfermedad neurológica es la corrupción”: Dr. Burgos

“La peor enfermedad neurológica es la corrupción”: Dr. Burgos

“Ya se murió mi viejo, ahora el viejo soy yo”

“Ya se murió mi viejo, ahora el viejo soy yo”