El beso de la paz y sus históricas connotaciones

Sobre el Papa Francisco y el Gran Imán de Al-Azhar, Ahmed Al-Tayyeb, en Abu Dabi

Por: Juan Correa
Febrero 08, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El beso de la paz y sus históricas connotaciones
Foto: Captura de video Univision Noticias

El Espectador publicó en su cuenta de Instagram, hace un par de días, una foto del encuentro entre el Papa Francisco y el Gran Imán de Al-Azhar, Ahmed Al-Tayyeb, en Abu Dabi. La foto, por demás bastante inusual (por lo menos para los que no somos tan conocedores de las tradiciones de oriente en general, y del Islam en particular), no deja de despertar ciertas suspicacias, aún más en quienes nos enorgullecemos de tener cierta “malicia indígena” que nos hace más, en teoría, mas despiertos. Para mi sorpresa, la mayoría de los comentarios que leí fueron escritos por personas que pedían claridad en la difusión y explicación de dicha imagen. Digo que fue sorpresa porque uno esperaría que los comentarios de doble sentido abundaran, o por lo menos, las imprecaciones al Papa y a la iglesia católica, ya tan comunes (y con razón) por los escándalos de desorden sexual al interior de sus filas jerárquicas.

El caso es que, como lo dije, y para mi sorpresa, los primeros comentarios que vi pedían al medio de comunicación mayor claridad en la difusión de una imagen así. Tienen razón. Sobre todo porque el beso de la paz que se plasmó en la foto, contiene en sí mismo, unas connotaciones históricas que aún no podríamos medir. Me parecieron valientes los comentarios de aquellos que pedían una explicación de la foto, o más bien, una contextualización del momento allí plasmado, en aras a evitar confusiones o interpretaciones erróneas. Sin embargo, me parecen que son comentarios que van más allá, como diciendo: “Por favor, no banalicen la profundidad de ese gesto. Dos religiones que por mucho tiempo se consideraron enemigas, y que hasta sufrieron persecuciones de parte y parte, ahora pueden encontrarse, abrazarse y sobre todo, vivir juntas”. Otro comentario pareciera decir: “Un Papa, que sale de la comodidad de su habitual Roma, para ir a tierra de musulmanes, y junto a ellos, ¡y con ellos!, lanzar un gesto de convivencia, más allá de los dogmas aparentemente irreconciliables de ambas religiones, ¡qué coraje!”.

Estas no son sino interpretaciones mías de lo que podrían dar a entender dichos mensajes. En todo caso, y al fin de cuentas, sí me parece de suma importancia que, si de un lado hay líderes que se obstinan en afianzar sus políticas de guerra y de desconfianza hacia lo (el) diferente, también haya de otro lado un contrapeso significativo que invite a la fraternidad humana y al cuidado del otro. En definitiva, que haya algunos líderes (junto al Papa y al Gran Imán) que, en el ámbito de la diplomacia internacional, eleven su voz por la primacía de la convivencia civilizada, que no se limita a valores puramente religiosos, sino a la custodia de los grandes logros culturales y de convivencia que la humanidad a alcanzado hasta nuestros días.

A manera de provocación, dejo a continuación los prolegómenos de la declaración de Abu Dabi, la cual deja entrever un audaz ejercicio de interpretación conjunta de la Biblia y del Corán, cosa nada fácil, ya en hermenéutica ya en política:

  • “En el nombre de Dios que ha creado todos los seres humanos iguales en los derechos, en los deberes y en la dignidad, y los ha llamado a convivir como hermanos entre ellos, para poblar la tierra y difundir en ella los valores del bien, la caridad y la paz.
  • En el nombre de la inocente alma humana que Dios ha prohibido matar, afirmando que quien mata a una persona es como si hubiese matado a toda la humanidad y quien salva a una es como si hubiese salvado a la humanidad entera.
  • En el nombre de los pobres, de los desdichados, de los necesitados y de los marginados que Dios ha ordenado socorrer como un deber requerido a todos los hombres y en modo particular a cada hombre acaudalado y acomodado.
  • En el nombre de los huérfanos, de las viudas, de los refugiados y de los exiliados de sus casas y de sus pueblos; de todas las víctimas de las guerras, las persecuciones y las injusticias; de los débiles, de cuantos viven en el miedo, de los prisioneros de guerra y de los torturados en cualquier parte del mundo, sin distinción alguna.
  • En el nombre de los pueblos que han perdido la seguridad, la paz y la convivencia común, siendo víctimas de la destrucción, de la ruina y de las guerras.
  • En nombre de la «fraternidad humana» que abraza a todos los hombres, los une y los hace iguales.
  • En el nombre de esta fraternidad golpeada por las políticas de integrismo y división y por los sistemas de ganancia insaciable y las tendencias ideológicas odiosas, que manipulan las acciones y los destinos de los hombres.
  • En el nombre de la libertad, que Dios ha dado a todos los seres humanos, creándolos libres y distinguiéndolos con ella.
  • En el nombre de la justicia y de la misericordia, fundamentos de la prosperidad y quicios de la fe.
  • En el nombre de todas las personas de buena voluntad, presentes en cada rincón de la tierra.
  • En el nombre de Dios y de todo esto, Al-Azhar al-Sharif —con los musulmanes de Oriente y Occidente—, junto a la Iglesia Católica —con los católicos de Oriente y Occidente—, declaran asumir la cultura del diálogo como camino; la colaboración común como conducta; el conocimiento recíproco como método y criterio.

Nosotros —creyentes en Dios, en el encuentro final con él y en su juicio—, desde nuestra responsabilidad religiosa y  moral, y a través de este Documento, pedimos a nosotros mismos y a los líderes del mundo, a los artífices de la política internacional y de la economía mundial, comprometerse seriamente para difundir la cultura de la tolerancia, de la convivencia y de la paz”.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
176

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus