El amor por Tutina: puro arribismo colombiano

“A diferencia de la esposa de Santos, Maria Juliana Ruiz tiene esa virtud que goza la mujer uribista: la obediencia y la sencillez”

Por: Mirta Hernandez
febrero 14, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El amor por Tutina: puro arribismo colombiano

Los que la conocen saben que María Clemencia Rodríguez no es un dechado de sencillez. Su altivez está más que marcada, no se necesita ser un fisonomista para comprobarlo. Si en algo se parece a su esposo en la frialdad, por eso nadie quería a Tutina. Era la clásica señora de Rosales, la que siempre guarda distancia con el extraño, la que quiere la mejor pareja para sus hijos. Por eso no puedo entender que ayer, cuando la máxima tendencia en el país era el vestido de María Juliana Ruíz, la hayan extrañado tanto. Además, es curioso que no fuera el nombre de la honorable primera dama lo que más buscaban los colombianos sino el de Tutina. Decían dizque extrañaban su porte, su nariz respingada, su elegancia. ¡Por Dios! ¿En qué están pensando? Toda esa gente que dice extrañar a Tutina y no a Cartulina nunca será ni siquiera saludada por doña María Clemencia.

He estado cerca de la señora Ruíz. He visto su sencillez genuina. En cierto sentido tiene esa gracia de la mujer uribista que le permite pasar desapercibida, ser la sombra y la fiel compañera de su esposo, eso que tan bien caracterizó a ese otro farol de la familia, que es doña Lina Moreno, la esposa de Álvaro Uribe. A pesar de ser la mujer del gran colombiano nunca ha excedido su papel: una madre y una esposa que muchas veces no tiene que preocuparse por su atuendo.

Sí, el vestido de María Juliana seguro era feo, no me cabe duda de que perdió las luces, pero lo que me parece irrespetuoso, incongruente, es que tanta progresista que se las da de defensora de la mujer ataque de tal manera a una mujer solo porque quiere ser sencilla, solo porque no le interesan las luminarias como a María Clemencia Rodríguez. Es tal el odio al uribismo que hasta traicionan todo lo que creen y no ven más allá de lo que dicen. María Juliana es una juiciosa madre de familia, una persona capaz de mantener la casa mientras su marido intenta poner en orden el país. Es una vergüenza el matoneo que el progresismo le ha hecho a la primera dama. Claro que extrañan a María Clemencia, ella es la señora de la casa, la que inspira respeto y elegancia. Definitivamente la izquierda tiene alma de esclavo y aún sueña con sus patrones. El amor por Tutina es eso: puro arribismo colombiano

-.
0
5720
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El viaje exprés Cartagena-Bogotá de la primera dama por un vestido

El viaje exprés Cartagena-Bogotá de la primera dama por un vestido

El disfraz de la Primera Dama fue el mejor de Halloween

El disfraz de la Primera Dama fue el mejor de Halloween

Los 6 invitados de la primera dama al cumpleaños de su hija en Panaca

Los 6 invitados de la primera dama al cumpleaños de su hija en Panaca

Nota Ciudadana
Caricatura: La primera dama de origami

Caricatura: La primera dama de origami