¿El alcalde de Medellín se equivocó con el ESMAD?

La decisión del Daniel Quintero de permitir el ingreso del ESMAD a la U. de Antioquia se sintió como una traición a sus votantes que, en redes, no se la perdonan

Por: Gonzalo Alvarez Henao
febrero 24, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿El alcalde de Medellín se equivocó con el ESMAD?
Foto: Facebook @DQuinteroCalle

Resulta útil, en medio de la gran controversia nacional originada por las protestas callejeras y la propuesta de un paro que parece no tener límite en el tiempo, y en momentos en los que se anuncian reformas laborales, pensionales y de la justicia, citar en este escrito lo dicho por el teórico italiano Norberto Bobbio en un artículo que publicó, con este llamativo título: “La Constitución no tiene la culpa”, del que me permito aludir  un breve fragmento: “La constitución es responsable solo en parte de la manera en que está gobernado un país, y por lo tanto sirve poco o nada verter lágrimas sobre la constitución no aplicada o traicionada, o bien hacer reformas o retoques constitucionales con la ilusión de que bastará cambiar el traje para cambiar la índole de lo que lleva”.

Para nadie es un secreto que la Constitución vigente, no ha sido aplicada para beneficio de las mayorías nacionales y ha sido traicionada por cuanto ha sufrido más de 40 reformas que han modificado sustancialmente su estructura. Estas reformas se han dado, no propiamente para hacer más eficaz el cumplimiento de los derechos y garantías contemplados en el texto constitucional, sino más bien para limitar sus alcances.

En el marco de este gran debate nacional, deberíamos detenernos un poco para dedicarnos a hacer un análisis tranquilo, sosegado y bien ponderado que nos permita desentrañar cuál era la situación del país antes de la entrada en vigencia la Constitución y como es ahora; esto con el fin de determinar si las cosas han mejorado o se han empeorado.

Daniel Quintero Calle, como alcalde electo de Medellín, en el mes de noviembre de 2019, lanzó la propuesta de convocar una Asamblea Nacional Constituyente, como mecanismo para resolver los múltiples problemas que tiene el país. Esta invitación la hizo pasados unos días de la realización del formidable paro nacional del 21 de noviembre de 2019; pero a los pocos meses se va en contra del artículo 69 de la Constitución Política que garantiza la autonomía universitaria, en cuanto él mismo señala que las universidades podrán darse sus directivas y regirse por sus propios estatutos, de acuerdo con la ley.

El haber ordenado el ingreso del ESMAD a los predios de la Universidad de Antioquia, sin contar con el consentimiento del señor rector, ha sido el peor de los errores que ha podido cometer un Alcalde que decía tener propuestas nuevas y encaminadas al ordenamiento constitucional y legal del país. Esta medida ha despertado en los sectores que el mismo alcalde ha señalado como de ultraderecha, su complacencia porque la consideran un triunfo de su política de mano dura y no dialogante o de salidas civilizadas y democráticas a los conflictos sociales. En términos resumidos, ganó para imponer las ideas de sus adversarios.

El Alcalde Quintero, a escasos dos meses de estar desempeñando su cargo, se encuentra en medio de un juego cruzado y del que parece, no va a salir ileso: por una parte, los sectores más radiales de la derecha le exigen mano dura y un giro a las posiciones más radicales; y por otra parte, los sectores progresistas y democráticos que lo apoyaron en la campaña, se sienten traicionados y lo están calificando incluso de fascista, por estar utilizando métodos de represión propios de gobiernos antidemocráticos.

Estoy en completo desacuerdo con la forma como el alcalde está tratando el tema de la inseguridad en Medellín, y no me refiero solamente al tema de los encapuchados, sino también al tema de la inseguridad ciudadana, porque esta no tiene una solución local sino nacional. El alcalde tiene que saber que en Medellín existen dos factores reales de poder. Esto quiere decir que no estamos en presencia de una simple delincuencia común, sino de unas estructuras armadas con una centralizada dirección.

Quiero cerrar este artículo llamando a todas las personas que votaron por Daniel Quintero Calle a una profunda reflexión, pues el mandatario, en mi opinión, solo tiene dos caminos: le da gusto a la derecha y pasa a gobernar con sus métodos autoritarios y antidemocráticos, o cumple su promesa de campaña de gobernar de manera independiente.

Los sectores progresistas que acompañaron de manera entusiasta en la campaña elector al mandatario deberían hacer un esfuerzo para arrancárselo de los brazos a la derecha. Ahora bien, si no atiende razones y definitivamente se entrega al regazo de los responsables del caos que hoy está viviendo la ciudad, y que él combatió con tanta dureza en la campaña electoral, tendrá que asumir las consecuencias.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
4100

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
¿El alcalde Daniel Quintero es un traidor?

¿El alcalde Daniel Quintero es un traidor?

Nota Ciudadana
¿El alcalde Daniel Quintero vuelve a enamorar a Medellín?

¿El alcalde Daniel Quintero vuelve a enamorar a Medellín?

Nota Ciudadana
La traición de Daniel Quintero a los estudiantes

La traición de Daniel Quintero a los estudiantes