Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones

El adiós dorado de Caterine Ibargüen

Veinte años duró saltando día y noche hasta que su entrenador cubano la convenció que era la mejor. Luego del oro olímpico ¿regresará a la enfermería?

Por:
Agosto 14, 2016
El adiós dorado de Caterine Ibargüen

Es el segundo salto de la final olímpica. Se da unas palmadas en las piernas, para despertarlas, recordándoles que hoy tienen que estar a tope. Mira para la tribuna buscando a  Ubaldo Duany su entrenador, su amigo, su sombra. Él fue el hombre que en el 2008, después de ver frustrada su posibilidad de clasificar a los Juegos Olímpicos de Pekín, cuando todavía practicaba el salto alto, la convenció de que incursionara en el salto triple. Catherine Ibarguen entrenaba día y noche, sacrificó su vida social, sus posibles romances, incluso sus estudios por estar en la elite del atletismo. A pesar del sacrificio su mejor registro fue de 1.93, suficiente para clasificarse a un mundial pero muy bajo para pretender una medalla olímpica.

Al principio no se tomó en serio la propuesta de Duany. Ella no podía cambiarse así, de buenas a primeras de una disciplina a otra. Desengañada decidió dedicarse de lleno a la carrera de enfermería. La universidad metropolitana de Puerto Rico le brindaba esa posibilidad. El entrenador supo insistir hasta que de mala gana, la que hoy es conocida como La reina de ébano, empezó a asistir a los entrenamientos. Los resultados demostraron que el cubano no  estaba loco. Después de tres años de una durísima adaptación empezaron a llegar las medallas. Oro en  los Panamericanos de Guadalajara, Bronce en el mundial de Daegu  en el 2011, plata en los Olímpicos de Londres y cuatro primeros lugares  en la Liga Diamante 2013, campeona del mundo en el 2015, record de la temporada en el 2016. Habían motivos para pensar que esta noche en Río  la Ibargüen sería campeona olímpica.

Ubaldo oculta su nerviosismo tomándose con su mano el sombrero volteado. Le hace un dos con sus dedos. En ese lenguaje de señas que revela una intimidad, un trabajo compartido ella parece entender el mensaje. El  milimétrico error que le costó el haber sacado un resultado muy bajo en su tercer intento. La mejor atleta que ha tenido Colombia en su historia comienza a mirar el camino a la gloria.

-Vamos negra-  se dice así misma esgrimiendo su ya tradicional grito de batalla. Toma aire y arranca la carrera. Una vida entera en un puñado de segundos.

Atrás quedaron las privaciones con las que se acostumbró a vivir desde que era niña en su Urabá natal donde nació hace 31 años.  Por esa época  en esa región del occidente antioqueño la violencia se extendía como un manchón de sangre por la zona. Cientos de trabajadores de las bananeras perdieron la vida por obra de los grupos armados que proliferaron en la zona. Su papá, William, tuvo que exiliarse a Venezuela para no ser acribillado o desaparecido como muchos de sus compañeros.

Para William no fue fácil tomar esta decisión. En Apartadó dejó a su mujer Francisca Mena y a su hija. La joven madre tuvo que ponerse a hacer aseo en las casas de las señoras bien del pueblo. Así se ganaba lo suficiente para poder sostener a su hija. Para poder trabajar Francisca dejaba a la pequeña Catherine en la casa de su suegra, Ayola Rivas. En esa casa del humilde Barrio Obrero, la futura atleta pasaría una infancia feliz aunque con limitaciones de todo tipo.

Allí en esa casa donde vivió hasta los catorce años,  pasaba sus tardes jugando al Yeimi. “Un juego que consistía en derribar con una pelota una torre de tapas de gaseosa. Una vez las tapas caían uno tenía que esconderse para que no lo poncharan con la pelota”. Aunque nunca ganó un trofeo o una medalla por jugarlo, el Yeimi la convenció de que podía ser muy veloz.

 


Este fue el salto que le dio la victoria

Desde la casa de su abuela en Apartado su familia y amigos la estuvieron apoyando toda la competencia

La venezolana Yulimar Rojas presionaba, Rozó los 15 centímetros. Ibarguen tembló, justo le tocaba después. Tomó aire, pidió el apoyo del público, corrió, saltó tres veces y llegó a 15.17. El estadio entendió que estaba ante la verdadera Diosa de Ébano.

Los ojos se le encharcan de lágrimas. Pronto terminará toda una vida de esfuerzos. Seis saltos para tener la medalla de oro olímpica y retirarse y poder dedicarle todo el tiempo que ahora le niega a su novio Alexander Ramos, un ex atleta con el que vive hace más de diez años. Seis saltos para retirarse y poder cocinar los mariscos y las pastas que ella tanto disfrutar hacer.

Una a una sus rivales fueron pasando y una a una fueron cayendo. Al otro lado de la pista Usain Bolt se prestaba a hacer historia. Orji, la norteamiercana, pasa y fracasa. Olga Rypakova se conforma con el bronce y la venezolana permanece amenazante pero en el salto regala más de 10 cm y queda, por ahora, marginada. Caterine también lo intenta pero apenas llegando a los 14.76. No importa,  faltan sólo tres saltos para que la Diosa de Ebano consiga el último trofeo que le hace falta.

En ese momento, en el barrio obrero de Apartadó, Ayola, su abuelita veía como la Kazaka Rypakova  y la venezolana fracasaban en su intento. La viejita  lloró  de emoción: su nieta era la primera campeona olímpica de atletismo que daba el país. Ahora la Diosa de Ebano, ya en el Olimpo, podrá retirarse y ser por fin una mujer normal.

 

Publicidad
0
31217
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
2016, el año del deporte colombiano

2016, el año del deporte colombiano

Se vienen los Juegos Olímpicos, la Copa América Centenario, el Tour de Francia, entre otras justas deportivas

Me gusta ver los Juegos Olímpicos

Solo sé que me hipnotiza el movimiento del hombre de los remos igual que la chica detrás la flecha, o la fugaz eternidad con que corren los cien metros planos
Juan Manuel Santos también le quedó mal a Caterine Ibargüen

Juan Manuel Santos también le quedó mal a Caterine Ibargüen

Hace 4 años, cuando ganó la atleta ganó plata en Londres, el presidente se comprometió a hacer un estadio en Apartadó. La construcción está paralizada
Los negros dan la cara por una Colombia que les da la espalda

Los negros dan la cara por una Colombia que les da la espalda

"Con las medallas de Caterine Ibargüen, Óscar figueroa, Yuberjén y Yuri Alvear el país tendrá que soportar que sus héroes y heroínas sean negros"