Opinión

El absurdo del “yo gano, tu pierdes”

Por:
junio 22, 2014
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

¿Qué une al mundial de balompié con las elecciones presidenciales en Colombia? Los une el que  coinciden siempre en la misma época cada cuatro años, también los une el que son dos excelentes ejemplos del absurdo del “yo gano, tu pierdes”.

—No lo escriba, no lo publique, no se lo van a entender, si existe del ganar perder— me dijo mi esposa. Y yo “terco como una mula” o convencido total de mi forma de pensar y vivir, lo estoy escribiendo, lo publicaré y daré una alternativa a cómo vivir un aspecto de la vida.

En las elecciones el voto no es por las personas, sino por las ideas e ideales que ellas representan. Por tanto no puede haber ganador y perdedor en el estricto sentido de ello. Ganan las ideas que representa quien sube al poder y ganan las del que quedó en la llamada “oposición”, que en el fondo es quien aporta alternativas y visiones diferentes para incorporarlas al trabajo por el país. Visto de esta forma solo hay ganadores cuando la unidad prevalece y no la critica destructiva ni la oposición sin escucha.

No considero que 7 millones de habitantes hayan votado en contra de quien ganó. Esta es otra falacia. Votaron a favor, repito, de unas ideas que en un análisis concienzudo aparecido en La silla vacía, muestra que hay grandes similitudes en las propuestas de quienes fueron los dos candidatos a la presidencia. No perdieron las ideas, ganaron apoyo por lado y lado. De allí la bondad de unir posiciones en este momento. Oposición, otro paradigma que debe pasar la página.

Me enseñaron que el balompié es trabajo en equipo, lo creo. Esto es rescatable de este deporte y de todos los que son de conjunto. Tampoco aquí hay perdedores si se han superado a sí mismos en el partido. El perdedor gana si se superó, si sus jugadores rindieron más de lo esperado. Ahí no hay perdedores. El mejor rendimiento personal y en equipo es una ganancia.

Lo que sí es una pérdida, son las emociones de tristeza, rabia y dolor por quien consideramos que “perdió”, tanto en elecciones como en balompié y en general en el deporte. No logramos ver el panorama global y la pérdida nos conduce a negatividad, violencia y muerte (ver lo que sucedió con la “victoria” de Colombia sobre Grecia y a quienes no acataron la elección). Este es el absurdo del “yo gano, tu pierdes”, las emociones negativas. Pierde también el lenguaje destructivo, aquel lleno de ira, de quienes no aceptan puntos de vista diferentes.

Sin duda continuar creyéndonos mejor (gané) o peor (perdí) que los demás es uno de los grandes males de las personas. Nos coloca en posición de superioridad o inferioridad y esto aleja, hace rupturas, crea inconformismo, produce decepción o egos inflados, tan vistos en el balompié como en la política. Es la fábrica del dominio y la subyugación, del poder y la autoridad sin mesura. Del control totalitario

Pierde la humanidad mientras siga apostándole al vaivén de las emociones. Perdemos si no somos conscientes que la superación individual es la que logra un mundo nuevo. En el mundo espiritual no hay ganadores y perdedores, solo existe el crecimiento de todos y cada uno de los seres, en maravillosa sincronía y apoyo mutuo.

Sé que los críticos de este estilo de escritos los creen salidos de contexto, de realidad. Parece una utopía, pero es alcanzable. No veo porqué no podamos crear un mundo en el que desaparezca la violencia, el dolor, la maldad y el sufrimiento que produce el estar centrado en ganar mientras el otro debe perder. Ojalá logremos el disfrute pleno de la vida con la paz interior y la serenidad. Un mundo en que las ideas se complementen en vez de oponerse. Tan sumergidos estamos en el mundo dual, blanco-negro, alto-bajo, que no vemos el punto mas allá, donde ellos no existen.

Finalmente, el colmo de este absurdo: la guerra con su “yo gano mi vida, tu pierdes tu vida”. Ante esto me quedo sin palabras, prefiero callar.

Ñapa: ¿Cuándo aprenderemos que la vida es un gran rompecabezas donde cada quien es una ficha que aporta lo propio, es diferente y que al encajar formamos una bella imagen?

www.medicointerior.com

 

 

-Publicidad-
0
1053
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Medicina, un nuevo panorama

Medicina, un nuevo panorama

La vejez, fuente de juventud

La vejez, fuente de juventud

Casos clínicos durante el encierro

Casos clínicos durante el encierro

¡Tengo derecho a decidir sobre mi propia vida, salud y muerte!

¡Tengo derecho a decidir sobre mi propia vida, salud y muerte!

Vivir sin contacto humano es estar muerto en vida

Vivir sin contacto humano es estar muerto en vida

¡Las enfermedades continúan! No todo es coronavirus

¡Las enfermedades continúan! No todo es coronavirus

Coronavirus: y la vida sigue…

Coronavirus: y la vida sigue…

Cuando el miedo nos cambió, covid-19

Cuando el miedo nos cambió, covid-19