Efectos en el país de los escándalos

"Es un momento glorioso para nuevas alternativas que se alejan de la política tradicional"

Por: Juan Pablo Cuenca Mayorga
junio 18, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Efectos en el país de los escándalos

Colombia ha demostrado a lo largo de su historia ser un país de escándalo, siendo más preciso, de escándalos de un solo día. Ante esto, el gobierno Duque no se quedó atrás y ha jugado un rol competitivo que aspira sobrepasar a sus predecesores. La gota que rebosó el vaso —la reforma tributaria y la renuncia del ministro Carrasquilla— se convirtió en una corriente que reunió todos los revuelos. Por tanto, el estallido social, que tuvo su inicio en el 2019 y fue retomado a partir del 28 de abril, tendrá efectos electorales a favor de la voluntad popular.

A un año de cambio de gobierno, las metidas de pata de la presidencia y sus ministros han sido incontables. Con seguridad, sus embarradas han inflado las motivaciones para incitar las movilizaciones y el gran paro nacional. Haciendo un breve recorrido por las más trascendentales se encuentran: el aumento abrupto de muertes de líderes sociales y ambientales, excombatientes, defensores de derechos humanos y, recientemente, manifestantes; la cercanía con lo narcoparamilitar, comenzando por la ñeñepolítica, la narcofinca del embajador de Uruguay, la relación de su vicepresidenta con Memo Fantasma y pagos de fianza a familiares que delinquieron por narcotráfico; violaciones por parte de las fuerzas militares y policiales avalados desde la dirección ministerial, como por ejemplo el bombardeo a niños y su calificación como máquinas de guerra, abusos sexuales a mujeres indígenas y manifestantes, participación en actividades de seguimientos ilegales mediante chuzadas a periodistas y políticos opositores, represión policial en las manifestaciones dejando heridos, lesionados oculares y muertos; y, entre otras como la entrega de mermelada, incremento de casos de corrupción, planes orquestados para no permitir la continuidad de investigaciones, promesas y charlatanería sin resultados concluyentes. Todo lo anterior cargado de eufemismos que, en el intento de reducir las situaciones, han tenido el efecto contrario.

¡De esto te hablamos, viejo! La impopularidad del gobierno y su partido se deben a hechos que demuestran lo joven que es la democracia en Colombia y la facilidad de ser manipulada por las cúpulas institucionales cuando son apoderadas por intereses económicos-políticos particulares. Como consecuencia, las decisiones de corto plazo que no convienen ni traen un beneficio general dan apertura a un inevitable estallido social en medio de la crisis que asume el país. Sin embargo, este a diferencia de distintas expresiones de inconformismo del pasado, al parecer, se alimenta de dichos escándalos de un día prolongando las protestas y multiplicando el descontento. De tal manera que, hoy en día nos encontramos en una situación de organización popular que tendrá efectos positivos para la participación ciudadana en próximos encuentros electorales.

En sentido de lo anterior, el paro nacional representa un cambio a las reacciones sociales sobre escándalos de un día que solían quedar en el olvido más no agruparse. Desde una perspectiva política, es un momento glorioso para nuevas alternativas que se alejan de la política tradicional. Además, sin duda, la negligencia estatal fue detonante para el encuentro de ideas impulsadas por una juventud sin miedo, enfocada en la trasformación mediante la organización barrial y conjunción de peticiones resumidas en “mayores oportunidades para todos y todas”.

Por ahora, en el país de los escándalos hay efectos y seguido a esto, el aclamado cambio.

-.
0
100
“El 97.7% de los colombianos tienen algún servicio médico. ¡Cómo se va a acabar esto!”

“El 97.7% de los colombianos tienen algún servicio médico. ¡Cómo se va a acabar esto!”

Stefanía Hernández, la mandamás de Taxis Libres que puso a Google de su lado

Stefanía Hernández, la mandamás de Taxis Libres que puso a Google de su lado

Cuando John Poulous era un gringo sencillo y hasta buena persona en EE.UU.

Cuando John Poulous era un gringo sencillo y hasta buena persona en EE.UU.

Los afros, un nuevo poder que pisa duro en Colombia

Los afros, un nuevo poder que pisa duro en Colombia

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus