Efecto Abudinen vs. niños del campo

Mientras que en una moción de censura la ministra fue el centro de atención, las principales víctimas del escándalo, los niños de la ruralidad, siguen sin conexión

Por: Adriana Ramírez Ríos
septiembre 07, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Efecto Abudinen vs. niños del campo
Foto: Instagram Abudinen/Pixabay

Por más de cuatro horas estuve atenta a la moción de censura en contra de la ministra de las TIC, y que, gracias a la virtualidad, miles de ciudadanos pudimos ver. Reconozco que estos temas me llaman la atención, y aunque no avalo a ningún partido político, en sí, a todos nos afecta para bien o para mal lo que allí sucede. Por eso, considero que deberíamos ser más conscientes en este aspecto. Pero antes de seguir y para que puedan comprenderme, quiero dar un pequeño contexto del por qué se citó a este.

Investigaciones realizadas por una osada periodista permitieron conocer  irregularidades, en las adjudicaciones de un nuevo contrato que prometía mejorar la conectividad a miles de niños en distintas zonas rurales del país. Una cadena de errores que hoy día tienen a esta jefe de cartera entre la espada y la pared, y colgando de una sola cuerda.

Y digo nuevo porque, lamentablemente, no es, ni ha sido, el único. Pero este ha tenido bastante eco quizá por tratarse de nuestros infantes. Cada congresista y cada ponente tuvo la oportunidad de manifestar su descontento frente a este escándalo. Algunos hicieron uso de sus discursos muy elaborados, otros los benefició el poder de la palabra, otros más utilizaron el buen tacto, mientras que otros dejaron ver sus más profundas emociones. Unos en contra y otros a favor de tan lamentable hecho. El escenario para mí fue tensionante, incómodo y desafiante, imagino cómo habrá sido para los allí presentes. Sin embargo, no creo sea el primero ni será el último enfrentamiento entre ellos. Muchos se centraron en los 70.000 millones de pesos, cifra desbordante, descomunal y sin precedentes, cuesta calcular realmente este monto, y más lo que se puede haber hecho con el dinero.

Dicho esto, lo que quiero manifestar es que en esta moción la señora ministra fue el centro de atención, pero para mí, aquí, realmente las principales “víctimas” son esos miles y miles de niños que no han recibido el beneficio prometido para poder continuar con sus estudios. Una vez más, es la ruralidad a la que se le niega el derecho de avanzar y mejorar sus condiciones. Es inconcebible que la esperanza de tener derecho a educarse les sea arrebatado de una manera tan mezquina. Las cifras de deserción escolar son alarmantes, lo que propicia un escenario perfecto para que los mismos niños sean más vulnerables a tomar acciones, que en nada le favorecen al país.

El  desconocimiento, la falta de oportunidades, la poca preparación intelectual es camino fértil para quienes se aprovechan de estos vacíos. Y en estos escenarios también hay unas segundas víctimas, claro que sí, y son los mismos maestros, quienes desempeñan su labor más por vocación que por lo que realmente merecen ser retribuidos. Si no hay aprendizaje, es imposible obtener desarrollo en distintos aspectos, no podemos hablar de avances cuando una gran parte de la población no cuenta con las herramientas necesarias para hacerlo.

Este proyecto de digitalizar la zona rural era la gran apuesta para mitigar en parte la deserción escolar y coartar la brecha que existe entre el campo y lo urbano. Quienes tenemos la oportunidad de vivir en las grandes ciudades también experimentamos problemas de conexión que nos impiden desarrollar muchas veces las funciones del día a día. Ahora, ¿es posible imaginar siquiera por un momento en lo que esto significa para ellos? ¿Es difícil pensar en otros cuando estamos en nuestro confort, en nuestro propio cuento? De ahí a que muchos sigan creyendo que algunos de los problemas en Colombia es la falta de mentalidad, de visión de querer salir adelante.

En serio, ¿seguimos dando crédito a esto? ¿Insistimos y vemos a quienes se manifiestan como unos simples, vándalos, vagos, buenos para nada, que quieren todo regalado? No podemos generalizar y meterlos a todos en el mismo costal. Porque aquí hay gente valiente que está dejando la vida misma en pro de un mejor bienestar, que, de ser realmente escuchados, usted y yo, posiblemente seríamos también los beneficiados.

¡Me asombra la falta de memoria de algunos que ya olvidaron el por qué salieron de su propio país  y sentencian a quienes siguen aquí luchando! ¿Paradójico, no? Mientras los miles y miles de niños campesinos, sus maestros y familias sigue en el limbo, ellos poco saben de lo que se habló en el Congreso de la República, de sus muchos oradores y tecnicismos empleados; ellos solo esperan, al igual que sus familias, que el derecho a educarse sea un hecho y no un simple espejismo.

Señora ministra, ¿realmente a usted le importan nuestros niños cuando actúa con desdén y le interesa es el limpiar su nombre?

-.
0
400
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Duque destapa los nombres de tres altos consejeros y la MinTIC

Duque destapa los nombres de tres altos consejeros y la MinTIC

Nota Ciudadana
Lo que oculta Benedetti

Lo que oculta Benedetti

La amistad entre las barranquilleras Abudinen y Cabello les pasa factura

La amistad entre las barranquilleras Abudinen y Cabello les pasa factura

Nota Ciudadana
El tropiezo de la cadena perpetua, un proyecto destinado al fracaso

El tropiezo de la cadena perpetua, un proyecto destinado al fracaso