¿Educación para todos? Sí. Pero ¿educar para qué?

¿Lograremos un acceso universal, darle una excelencia en calidad y definir contenidos y habilidades ideales a estas generaciones de la revolución digital?

Por: JOSE CARLOS COELHO
mayo 24, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
¿Educación para todos? Sí. Pero ¿educar para qué?
Foto: Pixabay

A pocos días de las elecciones presidenciales 2022, escucho constantemente por parte de los candidatos que pretenden dirigir por los siguientes 4 años el país la palabra educación. Hablan de educación pública, de calidad y para todos.

Muchos adjetivos para algo tan sensible y determinante para el futuro del país, que al mismo tiempo que enarbolo con entusiasmo esa bandera, me estremezco de pensar cuanto debate les falta a esos eslóganes de campaña y sobre todo cuanto debate tiene que darse por parte del sistema político en el espacio natural del Congreso apoyándose en los que realmente saben del tema, es decir los técnicos y profesionales que saben de educación, empezando por los maestros y profesores.

¿Será que somos capaces de llegar a acuerdos y consensos que permitan una reforma para lograr un acceso universal, darle una excelencia en calidad, y definir las necesidades ideales en contenidos y habilidades para estas generaciones de la revolución digital?
No lo sé, y por eso me preocupa.

No soy experto en el tema, apenas un profesional que se adaptó a ser profesor universitario durante 21 años; sin embargo, quiero hacer mi aporte llevando este asunto a niveles de primaria y secundaria más que a nivel universitario.

Resido hace 30 años en Colombia; he estado en contacto como docente con jóvenes de 18 y más años durante todo ese tiempo, y me siempre me pregunté por qué encontraba que mis alumnos, con contadas excepciones, carecían de un mínimo conocimiento sobre el contenido de la Constitución.

Palabras como democracia, república, organización del Estado, funciones de los poderes, organismos de control, ley, decreto, resolución, etc. eran constantemente vapuleadas, confundidas e inclusive desconocidas.

Por lo anterior, me puse a revisar en qué nivel de secundaria se veían esos temas. Los profesores de ciencias sociales son los encargados de impartir esos contenidos dentro de un amplio programa que incluye historia, geografía, geografía social, ambiental, y por allí, en un pedacito de espacio y tiempo, y a veces en forma de taller, le piden a estudiantes que no leen, que revisen y lean la Constitución para que después reciten que Colombia es un Estado social de derecho…

Es por eso que mi aporte pretende poner en el debate la inclusión de lo que en mi tiempo de secundaria se llamaba, en mi Uruguay natal, educación cívica, materia que no nos obligaba a leer el manual de Carreño, ni trataba de valores y aprender a no botar basura, temas que obviamente veíamos a diario, sino de revisar con el profesor la Constitución, entender el funcionamiento del Estado, y sobre todo a comprender cuales eran nuestros derechos y obligaciones como ciudadanos, empezando por el voto.

Creo firmemente que, si le dedicamos el tiempo suficiente a estos temas a muchachos que están ad portas de ejercer su primer deber cívico, empezaremos a sembrar un nuevo país, menos excluyente, donde todos quepan en las grandes decisiones que hacen a la democracia, un país menos corrupto al entender esas nuevas generaciones que en sus manos está el poder del cambio y sobre todo un país más instruido.

Definitivamente necesitamos EDUCAR para tener ciudadanos críticos y conocedores del funcionamiento del Estado; el resto del conocimiento debería llegar por añadidura.

-.
0
Los millones que le ha metido César Gaviria a su colección de arte

Los millones que le ha metido César Gaviria a su colección de arte

Así es el 'Fritanga Fest' por dentro, donde doña Segunda es la reina

Así es el 'Fritanga Fest' por dentro, donde doña Segunda es la reina

La ataques de ansiedad que convirtieron a Juan Luis Guerra en un pastor evangélico

La ataques de ansiedad que convirtieron a Juan Luis Guerra en un pastor evangélico

Pirry sin fama, sin gran salario y peleando contra la depresión

Pirry sin fama, sin gran salario y peleando contra la depresión

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus