Opinión

Duque, un neoliberal sin remedio

Su terquedad, su empecinamiento, su ceguera en agravar y perpetuar las estrategias neoliberales han sacado a media Colombia a la calle para protestar

Por:
diciembre 10, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Duque, un neoliberal sin remedio
Se habrán producido indicadores económicos positivos pero a costa de arrojar a los pobres a la miseria, a la clase media a la pobreza y a los ricos a un enriquecimiento verdaderamente obsceno

Duque primero le achacó al Foro de Sao Paulo y a Gustavo Petro la responsabilidad de las enormes movilizaciones que han acompañado al paro nacional y  ahora dice que el paro no tiene ningún motivo y que además daña la economía. Y mañana quien sabe que se le ocurrirá decir para no reconocer que si hay algún responsable de que el país esté tan alebrestado como está es él mismo. Es su terquedad, su empecinamiento, su ceguera en  agravar y perpetuar las estrategias neoliberales las que han sacado a media Colombia a la calle para protestar. Aunque no solo a nosotros, como bien se sabe. El irritado desacuerdo con las políticas formalizadas en el Consenso de Washington han echado a la calle a millones de personas de un extremo a otro del continente. Haití, Ecuador, Chile, Argentina y pronto Brasil son, junto con el nuestro, los países donde la gente ha dicho basta, ya es suficiente, no queremos más de ese bálsamo de Fierabrás que es la completa privatización de la economía. Que habrá producido indicadores económicos positivos para quienes negocian con ellos, pero que lo ha hecho a costa de arrojar a los pobres a la miseria, a la clase media a la pobreza y a los ricos a un enriquecimiento verdaderamente obsceno. Eso para no mencionar que la marcha triunfal de los megarricos a esa la Tierra prometida libre de impuestos y de cualquier restricción legal a la búsqueda despiadada de ganancias, ha estado acompañado por tal intensificación de la  explotación de los recursos naturales que todos, ellos y nosotros, estamos al borde de una catástrofe medioambiental irreversible.

________________________________________________________________________________

Las movilizaciones que sacuden nuestro continente de arriba a abajo aunque tienen una causa común son distintas entre sí

________________________________________________________________________________

Cierto, las movilizaciones que sacuden nuestro continente de arriba a abajo aunque tienen una causa común son distintas entre sí. Y lo son porque es distinto el grado de implantación del modelo neoliberal en cada una de ellas. Las impresionantes movilizaciones de protesta que han tenido lugar en Chile se producen en un país donde, gracias a la dictadura implacable del general Pinochet los Chicago Boys, los discípulos incondicionales de Milton Friedman, tuvieron manos libres para aplicar a rajatabla el programa neoliberal, incluida la completa privatización de las salud, la educación y el resto de los bienes públicos. Los chilenos han probado por décadas y hasta la última gota esa amarga medicina y no están dispuestos a seguirla tragando. En el Ecuador, en cambio, las masas se han movilizado con éxito en contra de las pretensiones de Lenín Moreno, su presidente, de reintroducir el neoliberalismo en un país que, gracias la Revolución ciudadana encabezada por Rafael Correa, logró desembarazarse en buena parte de su nefasto legado. Algo semejante ocurre en Brasil, donde Jair Bolsonaro ha dedicado los 10 meses que lleva en la presidencia a deshacer los principales logros del programa socialdemócrata de Lula, con el agravante de haber dado luz  verde a quienes están dispuestos a obtener beneficios exorbitantes de la reducción de la Amazonía a cenizas. Los sindicatos y las organizaciones populares han convocado un paro nacional de protesta para el 16 de este mismo mes, que seguramente será el preámbulo de la cadena de movilizaciones que pretenden obligar a Bolsonaro a abandonar su demoledora estrategia.  En Argentina el ciclo de encendidas movilizaciones de protesta que acompañaron el gobierno de Macri han desembocado en la victoria electoral de Alberto y  Cristina Fernández, quienes hoy mismo día toman posesión de los cargos de presidente y vicepresidente y quienes ganaron las elecciones prometiendo poner fin a las políticas que tienen a la economía argentina al borde del default.

Cito a Haití de último, porque es el país que más me duele. El país con el que tenemos una deuda histórica contraída por Bolívar a nuestro nombre y que nunca hemos querido saldar. Y cuyo pueblo de echado a la calle de nuevo para librarse de la más reciente de las muchas ignominias que le han impuesto: el neoliberalismo.

-.
0
27400
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
De la gloria a la ignominia

De la gloria a la ignominia

Elecciones en Venezuela: la disyuntiva

Elecciones en Venezuela: la disyuntiva

¡Otra vez los rusos!

¡Otra vez los rusos!

Duque: el jefe del desastre

Duque: el jefe del desastre

La guerra autista

La guerra autista

La

La "ley" del salvaje Oeste

China: el chivo expiatorio

China: el chivo expiatorio

USA: un lunes catastrófico

USA: un lunes catastrófico