Opinión

"Duque pare la masacre"

Lo que el país y la comunidad internacional le exige a Duque es que pare la masacre y que atienda que la solución del paro es diálogo y negociación y no barbarie.

Por:
junio 01, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Más de 70 muertos, cerca de 43 han perdido uno de sus ojos, detenidos y heridos por millares, los desaparecidos pueden ser más de un centenar. Foto: Leonel Cordero/Las2Orillas

El Comité Nacional de Paro-CNP- desde el 5 de mayo, una vez retirada la reforma tributaria, levantó como objetivos de la continuación del paro, la recuperación de las garantías y libertades democráticas para el pleno ejercicio del derecho fundamental a la protesta y una vez alcanzadas, se instalara la mesa de negociación sobre el pliego de emergencia.

Para ese momento ya se reportaban 11 jóvenes asesinados en medio del paro, que mostraba que la respuesta del gobierno de Duque al extraordinario, intenso y extenso paro, se hacía bajo la brutalidad policial y las órdenes de Álvaro Uribe Vélez que solicitaba usar las armas del ejército y policía contra los manifestantes, estigmatizándolos de vándalos y terroristas.

Pasados ya 34 días de paro, el resultado es el de una masacre de más  de 70 muertos. 14 de ellos el día 28 de mayo, en Cali, el día que se cumplía un mes del paro y con la presencia de Duque allí, expidiendo el decreto 575 del mismo día, con el cual se militarizó la atención a la protesta en 8 departamentos y 13 municipios, con lo que se podría llamar, sin que jurídicamente lo que sea, pero en esa dirección, una mini conmoción interior, con lo cual se agravan las restricciones al derecho fundamental de la protesta y se profundiza la muerte y la represión oficial, perfilándose una posible situación de un quiebre institucional nacional, de un autogolpe, que incluso pudiera poner en tela de juicio las elecciones del 2022.

Además de los más de 70 muertos, cerca de 43 han perdido uno de sus ojos y los detenidos y heridos se cuentan por millares y los desaparecidos pueden ser más de un centenar. Un horroroso cuadro de violación de los derechos humanos por parte de la brutalidad policial y entre ellos del Esmad.

En este cuadro, también aparece la presencia de civiles armados al lado de policías y soldados, como parte integral de la violencia contra los manifestantes.

Hoy el mundo se horroriza frente a esta situación propia de dictaduras civiles y militares. Y el mundo ya por intermedio de múltiples expresiones de la Unión Europea y el gobierno de EE.UU. han llamado a parar el uso excesivo y desproporcionado de la fuerza pública, que ha sensibilizado a la CIDH-Comisión Interamericana de Derechos Humanos- a solicitar desde el 6 de mayo, anuencia para visitar a Colombia para hacerle seguimiento a tanto despropósito en la violación de DD.HH. y que el gobierno solo autorizó hasta el día de ayer, después de innumerables solicitudes de personalidad del mundo democrático nacional e internacional y del CNP.

A pesar de todo lo anterior, y de que el paro ha continuado, el gobierno nacional ha endurecido su posición, pedaleado además por las declaraciones de Uribe y su partido el Centro Democrático, que señala que no se puede negociar con el CNP, pues representan es la violencia y la delincuencia.

El gobierno nacional y el CNP construyeron en extenuantes 7 jornadas de trabajo de cerca de 15 horas cada una, un preacuerdo el 24 de mayo, dónde el gobierno se comprometía a restablecer las garantías de la protesta y por tal se pasaba a instalar la mesa de negociación del pliego de emergencia.

________________________________________________________________________________

El acuerdo , ante las exigencias del uribismo, fue hecho trizas por el gobierno, desautorizándose así mismo y expidiendo el decreto que ha conmocionado una tercera parte del país

_______________________________________________________________________________

Ese acuerdo, ante las exigencias del uribismo, fue hecho trizas por el gobierno, desautorizándose así mismo y expidiendo el ya comentado decreto 575, que ha conmocionado una tercera parte del país, cerrando así una oportunidad de negociación.

Lo que el país y la comunidad internacional le exige a Duque es que pare la masacre y en vez de seguir acabando con la ya poca y restringida democracia que nos queda, es que atienda la solución del paro es mediante el mecanismo democrático del diálogo y la negociación y no mediante la barbarie.

Duque pare la masacre se escucha en todo el territorio en las múltiples, majestuosas y gigantescas manifestaciones pacíficas. Con ello se aclimatará el diálogo y la negociación.

Posdata: el estallido social de los jóvenes populares llena al país de esperanza en la construcción histórica de otra Colombia posible.

Twitter: fabioariascut

-.
0
600
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Dos agendas legislativas: la de Duque y la del CNP

Dos agendas legislativas: la de Duque y la del CNP

CIDH vs. Duque: Democracia vs. Fascismo

CIDH vs. Duque: Democracia vs. Fascismo

Uribe vs. trabajadores: 100 a 1

Uribe vs. trabajadores: 100 a 1

¿La CIDH sancionará al gobierno de Duque?

¿La CIDH sancionará al gobierno de Duque?

El Comité de Paro: una herramienta para la democracia y la transformación social

El Comité de Paro: una herramienta para la democracia y la transformación social

No a la militarización ni represión de la protesta social

No a la militarización ni represión de la protesta social

Al país le sirve que la reforma tributaria se hunda

Al país le sirve que la reforma tributaria se hunda

Con la reforma tributaria se vendrá la carestía de la vida

Con la reforma tributaria se vendrá la carestía de la vida