Dos caras, pero no de la misma moneda

De un lado, Juan Manuel Galán, heredero de las ideas liberales de Luis Carlos Galán. Del otro, Enrique Gómez Martínez, conservador y sobrino de Gómez Hurtado

Por: Alvaro de Jesús Forero Salazar
marzo 25, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Dos caras, pero no de la misma moneda
Fotos: Wikimedia

El Nuevo Liberalismo representó una opción y una voz que se levantaba desde el seno del Partido Liberal en contestación (disidencia) a las prácticas clientelistas en que por décadas sus dirigentes han dejado ahogar el partido que otrora soñara López Pumarejo y Gaitán.

Luis Carlos Galán Sarmiento, su fundador, cae bajo las balas en un momento crítico del país, y que pretendieron silenciar las voces que pudieran atentar contra el avance de cualquier género de disidencia, y de intereses superiores y obvios.

Juan Manuel Galán abre un nuevo capítulo retomando las banderas de su padre que entregó a Gaviria en su funeral para rescatar y encarnar el sentimiento patriota de Luis Carlos, pero con una insipiente fuerza en la que prefirió someterse a la consulta que presentarse solo.

Es obvio que Juan Manuel Galán ha tenido una trayectoria bajo las alas del viejo clientelismo liberal y su hermano, cobijado bajo las de Vargas Lleras, que con Cambio Radical es otra expresión de “disidencia” liberal, bastante contaminada del mismo rancio clientelismo en que se sumergió el P.L, especialmente desde la administración Gaviria que hizo todo menos recoger las banderas de Galán.

¿Qué futuro hay para este resucitado movimiento? Un largo camino desde luego y todo dependerá del giro que Juan Manuel le dé a sus posturas y pensamiento, alineándose a la base del sueño liberal de Galán. En mi opinión, inició con pie derecho, no se le puede considerar dentro del pabellón de los quemados.

En contraste, el resucitado Movimiento de Salvación Nacional, cuyo fundador fue Álvaro Gómez Hurtado, hijo del conservador Laureano Gómez, derrocado por Gurropín en 1953. Renace de manos de su sobrino Enrique Gómez Martínez, hermano del controvertido Miguel e hijo del Enrique Gómez Hurtado, de origen conservador, muy ligado a las políticas del uribismo, cercano a Paloma Valencia, pero desconocido total para la opinión pública.

Enrique se presenta independiente de consultas y funge como candidato a la primera vuelta con las banderas de su tío, pero sin la autoridad para representarlas, si entendemos que Álvaro Gómez funda este movimiento para hacer oposición, especialmente al rancio conservatismo anquilosado en el clientelismo, y especialmente cuando su postulado pasó del desarrollismo a proponer el “Acuerdo sobre lo fundamental”; que proponía cambiar el “régimen” que ha gobernado a Colombia por más de un siglo de fracasos para el pueblo, pero de compadrazgos y cocteles en los clubes donde se han repartido el “poder” (La chequera del estado).

Enrique no representa las ideas de su tío, al igual que su hermano Miguel, no pasan de ser unos burócratas, y este un poco más fino en su discurso y modales que su hermano, nada nuevo aporta ni diferente de lo que le criticó a Fajardo y Fico. Más de lo mismo y un delfín más pretendiendo que tiene derecho al virreinato criollo.

Juan Manuel Galán promete, si continúa enderezando y retoma las banderas de su padre con dignidad. Es un hombre decente y capaz, maduro y honorable.

Pero Enrique Gómez nunca se acercará ni un centímetro, a la altura de Álvaro Gómez Hurtado, que cayó abatido por la intolerancia, quedando para la memoria, como un capítulo triste bajo la sombra de su padre que le impidió avanzar y rectificar.

-.
0
300
Francesco Petro, el abuelo italiano de Gustavo Petro, más rebelde que él

Francesco Petro, el abuelo italiano de Gustavo Petro, más rebelde que él

El trágico final de los dos profesores más queridos de Gustavo Petro

El trágico final de los dos profesores más queridos de Gustavo Petro

¿Podrá Gustavo Petro cambiar la política contra las drogas sin permiso de Estados Unidos?

¿Podrá Gustavo Petro cambiar la política contra las drogas sin permiso de Estados Unidos?

Francia Márquez, la mujer afro que conquistó la Casa de Nariño: historia de un milagro social

Francia Márquez, la mujer afro que conquistó la Casa de Nariño: historia de un milagro social

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus