Docentes millennials, los llamados a cambiar el país

Los nuevos docentes, en general, poseen altos valores sociales y éticos, además de habilidades tecnológicas, lo que los hace diferentes a los de generaciones pasadas

Por: Milton Arlex Atehortúa
septiembre 26, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Docentes millennials, los llamados a cambiar el país
Foto: Maxpixel

Los últimas cifras presentadas por Ministerio de Educación Nacional muestran que a 2014 el 52% de los docentes corresponden al decreto 2277 o decreto antiguo, mientras que el porcentaje de docentes 1278 (decreto nuevo) es del 29%. Dichas cifras pueden ser no relevantes, sin embargo, al destacar que el 85% de los 2277 superan los 45 años, se pueden sacar conclusiones que de una u otra manera impactan la calidad de la educación en nuestro país, no necesariamente por su condición etaria, sino por las nuevas demandas que surgen en el ámbito educativo, las cuales no son suplidas de manera satisfactoria.

Recientemente, en un afán por promover la permanencia activa de los docentes antiguos en el sistema educativo el gobierno aumentó la edad de retiro forzoso a 70 años, lo cual retrasa el relevo generacional y crea nuevas barreras para la innovación en la práctica pedagógica.

Del mismo modo, en un estudio realizado por la Universidad de los Andes se pone en evidencia que el antiguo estatuto permitía la entrada de personas sin educación superior a la carrera docente. Además, la forma de entrada al antiguo estatuto no era clara y podía estar influenciada por presiones políticas y prácticas corruptas, no había periodo de prueba y la permanencia no estaba, de ninguna forma, vinculada al desempeño de la persona como docente, lo que reducía la exigencia, la reflexión y la regulación de la práctica pedagógica. No obstante, de esta población el estudio destaca que poseen mayor preparación académica que sus pares del 1278 y es innegable que muchos se han acreditado como grandes académicos e influyentes educadores en nuestro país.

Sin embargo, gran parte de los docentes mayores se han quedado relegados frente a algunos nuevos retos sociales y educativos, situación que se ve mitigada en gran medida por el ingreso paulatino de nuevos elementos a la planta nacional docente bajo el nuevo decreto. Según las cifras la mayoría de estos se encuentran entre los 25 y 35 años, lo que los hace miembros de la famosa generación y, o millennials, aspecto que que trae ciertas ventajas en la formación de los niños y jóvenes colombianos.

Así las cosas, este grupo poblacional se destaca por ser una generación digital, hiperconectada, que puede responder a los nuevos retos que exigen los nuevos estudiantes, considerados “huérfanos digitales”, urgidos de una alfabetización virtual, crítica y social para fortalecer sus bases.

De igual manera, los docentes millennials, en general poseen altos valores sociales y éticos, lo que les hace diferentes a generaciones pasadas, especialmente porque según los estudios son capaces de atender a varios dispositivos a la vez, entre los que se destacan el móvil, las redes sociales y el vídeo online, cualidades que les otorgan grandes ventajas frente a sus colegas mayores en relación con el uso de las nuevas tecnologías dirigidas a la enseñanza y cada vez más importantes en la cada vez más globalizada sociedad.

También se destacan por su sentido crítico y exigente, tan importante en nuevos tiempos de aumento de la corrupción. El sentido de la transparencia, colaboración, compromiso y tolerancia son otros de los valores que quieren ver reflejados en la sociedad. Además, son conscientes de la situación mundial y saben que el futuro político y económico acabará en sus manos, por lo que consideran necesaria la formación de calidad para afrontar los nuevos problemas.

En este sentido los nuevos docentes se convierten en agentes fundamentales frente los desafíos que emergen en cada uno de los años, especialmente el de la ya mencionada revolución tecnológica, debido a que el estudiante cada vez tiene mayor acceso a la información de manera rápida, excesiva y multimedial, lo que conlleva una responsabilidad mayor y más inmediata.

Así pues, el respeto por la diferencia, ya sea social, étnica,religiosa, cultural y de pensamiento, se transforma en una necesidad apremiante, respecto a lo cual el fanatismo religioso y político de algunos educadores antiguos supone en un impedimento en este aspecto.

Finalmente, la intervención de estos nuevos docentes ayudará a que las prácticas pedagógicas de la escuela tradicional que nos han acompañado por años por fin sean transformadas hacia la búsqueda de un mejor país. Lo anterior repercute en el mejoramiento progresivo de las pruebas Pisa y Saber, y se espera que también impacten en nuestro país cada vez más significativamente.

-.
0
2548
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Santos: un presidente inconstitucional

Santos: un presidente inconstitucional

Nota Ciudadana
Educación: pilar fundamental para la construcción de paz

Educación: pilar fundamental para la construcción de paz

Nota Ciudadana
Un problema más de la educación en Colombia

Un problema más de la educación en Colombia

Nota Ciudadana
El desastre educativo del Chocó

El desastre educativo del Chocó