Dizque las maravillas del teletrabajo

Nadie se imaginó que en esta coyuntura, la vida cambiaría tanto para todos. Tenemos la oportunidad de vivir lo que anhelábamos y extrañar lo que nos podía aburrir

Por: ARMANDO JAVIER LÓPEZ SIERRA
abril 28, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Dizque las maravillas del teletrabajo

En esta etapa de pandemia que estamos sufriendo, el teletrabajo se ha convertido en una de las mejores estrategias para que muchos procesos de la economía no se paren en este país; eso ha permitido que muchas personas no queden desempleadas, que muchas empresas puedan seguir prestando sus servicios, que muchos otros puedan seguir cumpliendo con sus responsabilidades laborales y profesionales; lo cual, en época de cuarentena es una buena salida para hacerle el quite al encierro y poder seguir produciendo, máxime  cuando la mayoría de economías se han ido al suelo.

En momentos como este, cada persona debe poner su grano de arena para que las cosas vayan mejorando; y una de ellas es emular el trabajo de las hormigas, en donde cada una cumple una función específica, sumando con ello a un fin colectivo que beneficie a toda la comunidad.

No importa que seamos testigos del robo desenfrenado que vienen cometiendo muchos políticos, aprovechando la oportunidad de la pandemia; ni que muchos bancos, en forma insolidaria, no logren dejar de saciar ese apetito voraz, los cuales hasta en tiempos de crisis consiguen oportunidad para explotar al pueblo con la anuencia de los dirigentes de turno.

Perdón por salirme del tema principal, pero son cosas que duelen y que también afectan el esfuerzo emocional que hacemos quienes intentamos trabajar en medio de esta cuarentena.

En estos momentos en que la mayoría ha aceptado el reto del teletrabajo, aún sin tener ni la experiencia, ni el conocimiento que esta modalidad exige; mucho menos los recursos físicos y locativos para ello, tales como: dispositivos informáticos actualizados, servicio de internet 24/7 con calidad, energía eléctrica sin interrupción, mobiliarios ergonómicos que cumplan con la comodidad y seguridad en el trabajo, entre otros; es que muchos pueden preguntarse ¿Cómo carajos están haciendo? En la mayoría de los casos la persona echa mano del móvil o del computador que tiene, el cual puede no estar a la altura del equipo utilizado en la empresa; luego adecua un rincón en casa, cualquier lugar es bueno, siempre y cuando pueda trabajar sentado y con iluminación; bueno, eso dicen. Se asume que debe tener servicio de energía y de internet, sería el colmo que estuviese trabajando y no tuvieran para pagarse esos menesteres; bueno, eso dicen.

Aquí me están diciendo al oído, que han aumentado las compras de medicamentos para dolores y espasmos musculares; pero que no saben por qué. Parece ser que la gente se queja mucho, antes y que por el estrés del trabajo y ahora que están trabajando relajados desde casa, se las quieren tirar de que les duele la espalda, de que les duele la muñeca, que les duelen las piernas; bueno, eso dicen. Definitivamente estamos en un mundo incomprensible, o no es así.

En las redes sociales y los medios digitales, las notas sobre el coronavirus compiten con los reclamos por aumentos injustificados de los servicios públicos. La gente está denunciando literalmente que les están robando, sobre todo en el caso de la energía eléctrica; pero no hay que quejarse, se están ahorrando los gastos de transporte, maquillaje, ropa; bueno, eso dicen.

Por último, mírese al empleado como un hábil nadador río arriba, haciéndole el quite al estrés de un día laboral en casa, intentando trabajar, pero no logra separar lo uno de lo otro; como cuando se desprende durante el tiempo que está enfocado a su labor en su oficina o lugar de trabajo en la empresa, ocasionándole esto un choque emocional que también puede disminuir su capacidad productiva; pero aun así, ahí está, presto a dar lo mejor de él. De lo contrario, termina siendo una pieza no indispensable y fácilmente reemplazable.

Con esto no quiero decir que estoy en contra del teletrabajo, al contrario, lo aplaudo; pero sí creo, que al menos aquellas empresas que tienen las condiciones, pueden brindarles a las personas ciertas herramientas para que puedan realizar una mejor labor desde sus casas; o en su defecto darles auxilios o beneficios que les permitan cubrir ciertos gastos y así amilanarles parte de la carga heredada, tales como depreciación de equipos, de muebles y enseres, aumento en consumo de servicios públicos, problemas de salud física y emocional, entre otros. En otras palabras, las empresas están trasladando costos administrativos y operativos a sus empleados y no les están reconociendo por ese esfuerzo que ellos están haciendo por cumplir a la altura de sus responsabilidades.

-.
0
5602
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana

"Duque fue capaz de dejar entrar 800 soldados del segundo país con más contagios y muertes"

Nota Ciudadana
Una reveladora pandemia

Una reveladora pandemia

El impresionante aeropuerto de Bejing inaugurado antes de la pandemia

El impresionante aeropuerto de Bejing inaugurado antes de la pandemia

"La Javieriana no bajó la matricula apesar de que las clases sean virtuales. Un atropello"