Discriminación persecusión y acoso en la Universidad de Jose Galat

Estudiantes y administrativos dicen que la institución se encuentra paralizada debido a la persecución política, laboral y religiosa del rector José Galat en contra de la familia del Fundador del claustro universitario.

Por: Juliana Perez Fernandez
enero 22, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Discriminación persecusión y acoso en la Universidad de Jose Galat

La Universidad fundada en 1951 por Julio Cesar García Valencia, actualmente afronta una profunda crisis tras el reciente despido del sacerdote Juan Guillermo García Álvarez (nieto del Fundador) y de los demás miembros de la familia García que ejercían desde la docencia sus profesiones en la Institución. El fundador de la Universidad inició con los programas de Arquitectura y Derecho en un edificio arrendado de tres secciones que estaba destruido en un 50% debido a los eventos del “Bogotazo”. Allí vivió Julio Cesar García junto a su familia en un salón con cortinas de cobija colgadas a una cuerda para dar la apariencia de improvisados cuartos.

Por otra parte, José Galat Noumer de 90 años, rector y presidente de la Universidad desde hace 38 años, en un comunicado expuesto a toda la comunidad universitaria afirma: “lejos de perseguir injustamente a alguno de los integrantes de la Institución, cuando la presidencia de la Universidad toma la decisión de prescindir de alguno de sus colaboradores lo hace con suficientes fundamentos, argumentos y evidencias que justifican plenamente tal situación.”

Sin embargo, la comunidad estudiantil y algunos miembros del cuerpo administrativo exigen respuestas argumentadas y fundamentadas ante la constante persecución laboral en la Universidad. Se dice que prácticamente la totalidad de estudiantes y egresados demandan un cambio en toda la alta dirección de la Universidad (presidencia, rectoría y vicerrectorías) ya que abunda el nepotismo Institucional, se exige una renovación significativa en el Plenum y un cambio de todos los miembros de la Consiliatura para disminuir la manipulación en la elección y redistribución de cargos administrativos.

Se asevera que los estudiantes no se cansan de manifestar su insatisfacción por todas las redes sociales universitarias y argumentan que la intimidación y el hostigamiento laboral no son algo nuevo en la UGC, un claro ejemplo son cada uno de los libros de historia de la Universidad publicados por la misma Institución donde se detalla como “los García” han sido acosados y perseguidos por “las personas que se apoderaron de la Universidad” tras la muerte del padre Fundador.

Un estudiante grancolombiano afirma: “¡No más corrupción, no más Galat!  El anciano tiene completo dominio sobre la Consiliatura y el Plenum por eso lleva 38 años haciéndose reelegir como rector y presidente. Galat sabe que los estudiantes están cansados de la manipulación y la corrupción en el sistema. Galat también ha pretendido imponer sus puntos de vista políticos, religiosos y discriminatorios por todos los medios de comunicación de la Universidad a lo largo de su dictadura interminable. Galat nunca da la cara, sabe que los estudiantes no lo quieren ni poquito y por eso nunca se asoma por la Universidad, yo ya llevo cuatro años estudiando en La Gran Colombia y jamás lo he visto. Es porque Galat tiene paranoia de los estudiantes, tiene miedo que le hagan algo. ¡Ya está muy viejito y debería irse a descansar¡.”

José Galat es un reconocido líder político-religioso, ex-candidato presidencial por el partido conservador, fundamentalista en contra de las relaciones sexuales antes del matrimonio y un fuerte activista en contra del aborto. Hace pocos días fue fuertemente criticado por la Conferencia Episcopal de Colombia en un artículo llamado “Un Café sin Galat” debido a los constantes e incisivos ataques que Galat hace en contra del papa Francisco, y en contra de los obispos y sacerdotes de la iglesia católica. Últimamente la Universidad La Gran Colombia ha sido duramente cuestionada por diferentes sectores por prestar el canal universitario Teleamiga Internacional (propiedad de la Universidad La Gran Colombia) a los intereses políticos y religiosos de José Galat que aprovecha su posición en la Universidad, para gestionar su acción política, difundir su ideología en contra del Proceso de Paz, cuestionar el discurso de género y atacar a la comunidad LGBTI, en lugar de promover contenidos académicos inclusivos tal y como le corresponde a un canal universitario.

Diferentes líderes de la Institución se quejan que en la Universidad La Gran Colombia no hay garantías para desarrollar ningún tipo manifestación o protesta estudiantil, manifiestan que los Colectivos institucionales como Bienestar Universitario o la Pastoral Universitaria son reprimidos o sufren hostigamiento cuando pretenden realizar actividades de expresión estudiantil en contra de las políticas de la Universidad, los Concejos Estudiantiles son totalmente invisibilizados ya que jamás son tenidos en cuenta y los administrativos son fuertemente reprimidos cuando insinúan apoyar algún tipo de manifestación.

Michael Sánchez, líder universitario perteneciente a la Facultad de Ciencias de la Educación y activista del Campamento por la Paz afirma: “¡Hace cuatro años hubo una gigantesca movilización de estudiantes que exigíamos que nos dieran explicaciones sobre unas acusaciones por corrupción y malos manejos del señor rector José Galat, los que demandaban eran los de la misma vicerrectoría de la Gran Colombia, un señor Tribín y un señor Rocha. Sin embargo, Galat nunca dio la cara y los estudiantes nos quedamos gritándole a las paredes, después llegó el ESMAD y muchos fuimos brutalmente golpeados por exigir transparencia en nuestra propia Universidad, ¡eso es absurdo en una universidad privada! Cuando destituyeron al padre Juan Guillermo García hace pocos días, muchos pensamos movilizarnos nuevamente en apoyo al padre “JuanGui”, pero la Universidad cancelo las clases y nos volvió a cerrar las puertas en la cara en plena semana de parciales finales. Eso es lo que pasa cuando uno pide explicaciones claras y abiertas a la Universidad. ¡Aquí no hay garantías para la protesta!”

La alta dirección de la Universidad manifiesta: “El caso especifico del Presbitero Juan Guillermo García obedece a una serie de asuntos reiterativos que se han venido presentando en contra de la Presidencia de la Universidad y que atentan contra el buen nombre e integridad de la Institución”. Por otro lado, los estudiantes manifiestan que la Universidad La Gran Colombia cuenta con un modelo pedagógico sociocrítico que estimula y fortalece el libre pensamiento y le ha permitido acreditarse en alta calidad en varios de los programas. Sin embargo, los estudiantes cuestionan el hecho que ninguno de sus miembros pueda manifestar su punto de vista libremente, más aún cuando se ataca la libertad de expresión, las creencias religiosas y las políticas de inclusión social.

A pesar de la discriminación, la persecución laboral, el acoso y la falta de garantías en la manifestación estudiantil, los estudiantes planean continuar con la movilización estudiantil cuando regresen a clases en el 2017 y afirman que no se cansaran de presionar a la Institución hasta que el Padre Juan Guillermo García sea reintegrado a la Universidad de propio su abuelo. “El padre Juan Guillermo es un ejemplo a seguir, gracias a él volví a creer en Dios, es un icono de la Universidad y representa los valores Fundacionales de la Universidad la Gran Colombia.”

-.
0
2872
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Reforma tributaria, la reciente jugadita del uribismo

Reforma tributaria, la reciente jugadita del uribismo

Nota Ciudadana
¿Por qué hay confinamiento de nuevo?

¿Por qué hay confinamiento de nuevo?

Nota Ciudadana
Carrasquilla, cuando un país gasta más de lo que gana, corre el riesgo de quebrar

Carrasquilla, cuando un país gasta más de lo que gana, corre el riesgo de quebrar

Nota Ciudadana
Bojanini, el poderoso del GEA que atormenta a Quintero

Bojanini, el poderoso del GEA que atormenta a Quintero