Qué difícil es ser mujer en Colombia, más si se es trabajadora sexual

"No me considero una feminista empedernida, sin embargo, me aterran las cifras que a diario reportan las entidades encargadas"

Por: Diana Carolina Abril Giraldo
julio 18, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Qué difícil es ser mujer en Colombia, más si se es trabajadora sexual
Foto: DREAMSTIME / END

Después de leer artículos de opinión desde distintos puntos de vista, además de oír y leer algunas entrevistas a los implicados en el supuesto caso de acceso carnal violento a una trabajadora sexual, por parte de los jugadores del Santa Fe (y digo supuesto por razones de legalidad, hasta que no haya una sentencia en firme, no se puede escribir con total seguridad sobre el caso).

Se trata de una denuncia de acceso carnal violento interpuesta por una trabajadora sexual, que según ella fue cometido en el mes de enero del presente año, y denunciado por la misma en el mes de febrero de este mismo año. Sin embargo, hasta ahora sale a relucir al público, gracias a los medios de comunicación.

Por lo anterior, siento un miedo enorme de ser mujer aquí en Colombia, aunque no se pueda hablar de algo verídico hasta el momento. De cualquier forma y gracias a esa desafortunada noticia, empecé a reflexionar y si apelamos a un ejemplo, perfectamente podría ocurrirme a mí o a cualquier mujer algo similar a lo que afirma en su denuncia la trabajadora sexual que le sucedió. Con algo similar me refiero a llegar un día tarde a mi casa y que me estén esperando siete hombres para accederme carnal y violentamente, y luego de ese episodio, tenga yo que esperar que empiecen las críticas o las preguntas, como: ¿por qué llegue tarde a mi casa?, ¿por qué cogí por ese camino desolado y oscuro?; ¿por qué iba vestida de esa manera?; ¿ por qué no cogí un taxi que me dejara en frente de mi casa?; ¿por qué la persona que me acompañaba en la salida, no me llevó hasta mi casa? Solo preguntas y preguntas a las que podría dar ciertas respuestas que al final, y de todos modos, me harían sentir culpable.

No me considero una feminista empedernida, sin embargo, me aterran las cifras que a diario reportan las entidades encargadas. El Instituto Nacional de Medicina Legal, en un informe de la revista Forensis, dice que tan solo en 2015 se realizaron 22 155 exámenes medico legales por presunto delito sexual, con un incremento de 1040 casos con respecto al año 2014, siendo las mujeres las más afectadas en un 85,2%. Posteriormente, en el siguiente informe de la revista Forensis 2016, afirma que se realizaron 23 578 exámenes médico legales por presunto delito sexual, con un incremento de 1423 casos con respecto al año 2015, en este caso, las mujeres representan un 87%.

Con respecto al último informe de la revista Forensis 2016 “Datos para la Vida”, se entiende la violencia sexual desde diferentes expresiones, que pueden ir desde el acoso verbal, la manipulación de genitales u otras partes del cuerpo y la penetración. Para lograr su fin, el agresor dependiendo de la condición de la víctima toma ventaja de su posición de superioridad (diferencia de edades, rol de género, familiar o laboral, discapacidad física o mental), suministra algún tipo de sustancia que altera la conciencia, utiliza la coacción verbal o la fuerza física. Puede utilizar uno o varios métodos para llevar acabo su cometido.

En definitiva y luego de entendida la definición de violencia sexual quedo aún más tranquila de saber que el delito sexual en Colombia está claramente conceptualizado, por eso mismo la mujer trabajadora sexual tiene más riesgo de ser violentada por su condición, como se define en el concepto de violencia sexual. Todo ello me deja una gran preocupación y de igual forma algo que no logro comprender: las cifras publicadas por Medicina Legal, pues claramente se ve un significativo aumento de los delitos sexuales, y además de ello, lo que me deja mayor desconcierto es cómo la sociedad colombiana de hombres y mujeres haciendo uso de su libre albedrío violentan aún más a la mujer con sus opiniones irresponsables, a través de los distintos medios, como si no fueran suficientes los vejámenes sufridos después de una violación sexual.

­­­­

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
1245

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
El sacerdote que no se conformó con violar niños

El sacerdote que no se conformó con violar niños

La mataron y la tiraron a la basura: la tragedia de Sharik Buitrago

La mataron y la tiraron a la basura: la tragedia de Sharik Buitrago

Hombres violadores

Hombres violadores

Nota Ciudadana
¿Cómo sé si me ama o me quiere violar?

¿Cómo sé si me ama o me quiere violar?