Después de Gustavo Petro, ¿quién sigue?

"Ojalá ya no encuentren a otro escudo después de él como cortina de humo y empiecen a organizar la vaina desde las leyes, las instituciones y el mismo gobierno"

Por: Luis Miguel Ariza
julio 10, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Después de Gustavo Petro, ¿quién sigue?
Foto: Las2orillas

Colombia es un país con un sistema político obsoleto que data de hace más de cien años. Es el mismo con variantes en los protagonistas, pero con un mismo sistema y la misma intención: el saqueo, la corrupción, la violencia. Si nos remontamos a una entrevista de 1967 al expresidente Alfonso López Michelsen, vemos que no varían los conceptos, como si acabase de dar su opinión, cuando le preguntan su pronóstico sobre el futuro de Colombia: “Mis pronósticos en esta materia no han sido nunca de carácter reservado. No puedo ocultar mi confianza en que el país habrá de seguir marchando por la vía del trabajo organizado, el esfuerzo razonable, descartando y dejando definitivamente atrás el desorden, la improvisación y la bohemia en la administración pública. También están superados, a mi modo de ver, el prometeísmo y el afán de inventar soluciones de un día para otro sin estudiar ni planear el desarrollo, como quien juega a la ruleta. Ese estado permanente de caos, de desorden y de improvisación, aparentemente alegre, pero que tantos males fundamentales ha causado a la nación. No podemos permitir que ese estado de cosas vuelvan jamás".

Hoy pocos recuerdan o casi nadie quiere saber de la guerra civil no declarada entre el gobierno conservador y las guerrillas liberales designadas como comunistas, en 1930-1958. El enfrentamiento se caracterizó por la extrema violencia, el saqueo, la corrupción, persecuciones, destrucción de la propiedad privada, terrorismo por filiación política. Dos anécdotas leídas en libros viejos hablan de una mujer embarazada cuando los militares le sacaron el hijo de un machetazo al no encontrar al esposo que era seguidor liberal. La otra de decapitados por filiación conservadora. Esto obviando la matanza de las bananeras que se echó al olvido al no poder sostener la negación. Chulavitas y Pájaros, terribles y sanguinarios paramilitares, muchos de ellos posiblemente vivos y viejos y con la vena intacta de la violencia que generaron. Se dice que hubo más de 300.000 muertos, migraciones por millones en un país que entonces se deducía tenía menos de 20 millones de habitantes. La amnistía arrojó más de diez mil guerrilleros acogidos a la paz y convertidos en el hoy tristemente glorioso partido liberal.

De esa época acá, la violencia nunca paró y entonces apareció otra excusa para saquear, robar y mal gobernar: las guerrillas procomunistas con el desaparecido Tiro fijo a la cabeza. Otra vez saqueo, robo de tierras, asesinatos, pésimas leyes, corrupción y violencia despiadada, tapada con las acciones de este grupo disidente. La guerrilla era la culpable de lo mal que lo hacían en el gobierno como en el olvidado conflicto entre liberales y conservadores décadas atrás.

En los años 80 se agregó otro fenómeno a la excusa de los gobiernos gamonales que siempre hemos tenido: el narcotráfico. Guerrilla y narcotráfico, la excusa perfecta para lo mismo con la misma. Murió Pablo Escobar y entonces apareció el adalid, Álvaro Uribe. La excusa para su gobierno fue otra vez la guerrilla, eran las culpables de lo mal que lo hacían, entonces todas las energías, tanto de seguidores como implicados, se enfocaron en su exterminio, pero sin intenciones de exterminarlos, igual que el paramilitarismo y las supuestas extradiciones a EE. UU. El mal ejemplo, al parecer, fue el gobierno de Juan Manuel Santos y su firma de la paz. Desarmar a los guerrilleros dejaba un claro grande imposible de tapar de buenas a primeras, por tanto, se utilizó la excusa del socialismo y su supuesta tragedia de hambre y miseria.

Al no ser suficiente, pues se tenía que utilizar una figura representativa, todas las energías se encaminaron al político Gustavo Petro y su progresismo confundido con socialismo. Otra vez la excusa perfecta para mal gobernar, saquear, robar tierras y acomodar las leyes como hace cien años, mientras la gente mira con odio y rencor todo lo que atañe a este político. Él es culpable de lo mal que lo hacen en el gobierno. ¿Quién le sigue después de que se vaya? Sin duda habrá o se creará otro. Lo importante es desviar la atención general, mientras se sigue en la misma con los mismos, sin embargo, esos mismos al parecer no han visualizado que la dinámica comercial ha cambiado la forma de controlar la política y la economía, que ya no es con balas, mentiras y saqueos, ahora se llama competitividad. Debido a esa mentalidad, son pocas las empresas colombianas que hoy pueden competir en el extranjero. La mayoría de empresarios han tenido que concubinar con el narcotráfico y malas maneras para poder sobrevivir como tales. Ojalá ya no encuentren a otro escudo después de Gustavo Petro como cortina de humo y empiecen a organizar la vaina desde las leyes, las instituciones y el mismo gobierno, al cabo sabemos que no todos los que están son, ni son todos los que están.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
15100

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Dos males: Justicia privada y justicia politizada

Nota Ciudadana
Petro, un desobediente peligroso

Petro, un desobediente peligroso

Nota Ciudadana
Angélica Lozano, la novia de Claudia López, ya olvidó que fue petrista a morir

Angélica Lozano, la novia de Claudia López, ya olvidó que fue petrista a morir

Nota Ciudadana
¿Quién quiere dividir a la izquierda del país?

¿Quién quiere dividir a la izquierda del país?