Despertar de un sueño llamado desarrollo

El COVID-19 ha sido un elemento disruptivo en la concepción de omnipotencia científica y económica en que habitábamos con una presunción de inalterable permanencia

Por: Asier Tapia
abril 23, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Despertar de un sueño llamado desarrollo
Foto: María Álvaro Navarro / Cruz Roja Española

Pese a los innumerables avisos de incontables expertos del sector medioambiental y otros que afirmaban que la ciencia, al igual que la naturaleza, tienen límites, hasta que la realidad no ha golpeado a nuestra creencia y nos ha puesto de frente una realidad estruendosamente lúgubre no había visos de cambio ni tan siquiera reflexión.

Despertar del sueño infinito del Desarrollo puede motivar un cambio radical del modo de vida sostenido hasta esta sorpresa disruptiva. Las advertencias de que esta pandemia puede no ser un asunto excepcional si no se detiene la extinción masiva de especies que en épocas pretéritas servían de obstáculo para evitar el paso de virus de animales a humanos debería reforzar la construcción de un nuevo comienzo en términos de valores, consumo y conciencia a todos los niveles, asumiendo que no somos sino una especie más del planeta y que el sometimiento de este a nuestro voraz apetito destructiva es un sistema suicida.

La alternativa al cambio probablemente sea readaptarnos a una realidad inter-pandémica en aras de mantener la ficción desarrollista de infinitud y naturalidad hasta donde un evento tan grande o mayor al Covid-19 acabe por despertarnos finalmente. Las agónicas proposiciones del sector económico, productivo y buena parte del político llevadas a cabo no escatiman en echar gasolina al mismo modelo productivo y de consumo esquilmador, excepción hecha de respuestas locales como la de intentar fomentar el transporte en bicicleta o la economía Donut en Amsterdam que como excepcionales que son no conllevan cambios estructurales.

El mismo fantasma vírico con su latencia y énfasis en provocar el distanciamiento físico puede ser el único que provoque una menor explotación de todos los recursos naturales del planeta, pese a que políticos Darwinistas como Trump o Bolsonaro no estén dispuestos a evitar un muerto si supone parar la maquinaria del Desarrollo. Una muestra más de posible confrontación entre realidades y creencias.

SI bien es cierto que las superestructuras institucionales tienen la capacidad de cambiarlo todo, no deja de ser cierto que es posible alcanzar ese punto si todos aquellos que ante el renacimiento de la vida durante el periodo de confinamiento expresábamos nuestra admiración por su belleza, reiniciásemos nuestro modo de vida y patrón de consumo hacia modelos compatibles con el Medio Ambiente y la naturaleza fruto del despertar de ese sueño. Es decir, no deleguemos nuevamente la posibilidad de un cambio total o una continuidad en unas élites políticas o económicas a las que esta situación puede haber acercado a la realidad de las mayorías sociales, pero que interesadamente u obnubilados por las directrices oníricas del Desarrollo se resistan a despertar y actúen como sonámbulos.

-.
0
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
La insostenible situación del desarrollo, la industria y la agricultura colombiana

La insostenible situación del desarrollo, la industria y la agricultura colombiana

"Fiscal, vieron a protagonistas de Ñeñepolítica haciendo mercado, a ver si al fin se anima..."

Con el ojo puesto en Duque, el Congreso estrena sesiones virtuales

Con el ojo puesto en Duque, el Congreso estrena sesiones virtuales

Los brasileros de Camargo Correa y su gran responsabilidad en los contagios en Hidroituango

Los brasileros de Camargo Correa y su gran responsabilidad en los contagios en Hidroituango