Denigrar de la Liga de la Justicia: la nueva estupidez de los pretenciosos

Un fan de la serie se explayó en un completo análisis de por qué la versión de Zack Snyder es una de las mejores películas de Súperhéroes de todos los tiempos

Por:
marzo 21, 2021
Denigrar de la Liga de la Justicia: la nueva estupidez de los pretenciosos

Nadie imaginó en 2013 que un dios podría sufrir la angustia y la desolación propia de los mortales, nadie podía concebir que “el hombre* más poderoso del planeta pudiera convertirse en una figura de controversia” como mencionan en Batman V Superman:Dawn of Justice (2016). Así comienza el concepto de deconstrucción sobre los seres más poderosos del sector 2814 (sector espacial en el que se encuentra la Tierra a cargo de algunos linernas verdes), un grupo de dioses en busca de su humanidad perdida por la imposición del destino sobre sus vidas, un mandato cósmico y accidental que convierte en gladiadores olímpicos a simples jóvenes y un par de viejos que alimentan y transforman durante décadas los traumas de su juventud en seres propios de leyendas.

La ya mítica versión original de este planteamiento se desarrolla en Zack Snyder´s Justice League, un conjunto de seres mitológicos deconstruidos y expropiados de su noción más heroica y luminosa conocida. En este universo cinemático conocido popularmente como “DC Extended Universe” en lo que respecta al arco de 3 películas que conocemos (de 5 que hacían parte del plan original) no hay tiempo para sutilezas, Zack Snyder no se anda por las ramas cuando se trata de establecer una visión dramática y oscura sobre estos personajes, toma al grupo de superhéroes más conocido de la historia y los envía al valle de la muerte, construye para ellos un viaje hacia las profundidades de su propia humanidad, explota sin ningún tipo de reparo qué pasaría si estos seres se enfrentaran a una lucha titánica por descubrirse así mismos,  nos muestra el origen de estas criaturas desdichadas dotadas con el poder de los dioses, en donde su primer enemigo es ser ellos mismos, los sacrificios y las consecuencias de vivir en un universo lo más cercano a nuestra realidad posible y el poder para cambiarlo todo en sus manos.

En 2016 empezaron las grabaciones de Justice League, solo meses después del estreno de Batman V Superman: El Origen de la Justica y su recepción desastrosa por parte de la crítica y un fandome global bastante feroz quienes arremetieron con una mirada irracional y desproporcionada esta épica dramática que sería el segundo acto (el más oscuro) de 5 en total. Warner Bross en un acto de cobardía, exigió desesperadamente aligerar el tono de Justice League (2017), introducir humor y en un mandato solapado, acercarse lo más posible a una película de disfrute familiar y ciertamente mucho más ligera e infantil como suelen ser tonalmente las películas de la marca vecina, cosa que Snyder jamás iba a hacer; en un acto de subversión y rebeldía, Zack filmó toneladas de imágenes con su visión original* sabiendo que el estudio no le iba a permitir estrenar una epopeya de proporciones bíblicas y que mantenía la naturaleza estilística y tonal ya conocida de este director. En algún punto de 2017 Autum Snyder (hija de Zack) se suicida por graves problemas emocionales y una profunda depresión que padecía, hecho que hace que cualquier conflicto con la productora parezca irrelevante tratándose de la muerte de una de sus hijas. Cansado de luchar contra las corbatas más poderosas e infames del estudio, de una agobiante intromisión artística, de sobrellevar al mismo tiempo el duelo por la tragedia familiar, Zack decide simplemente ceder, se aleja de todo el proyecto y se da paso así mismo para llorar a su hija y estar con su familia, acción totalmente entendible y de sumo respeto por sí mismo y los suyos.

Ben Affleck y Gal Gadot reciben instrucciones de su director en el set de La Liga de la Justicia

Lo menos que esperas es que el estudio con el que trabajas te apoye cuando más lo necesitas, pero el afán de directivos (algunos hoy ya fuera de la compañía) por lograr un estreno a tiempo y conseguir sus bonos ($) pudo más que la empatía y la camaradería entre artistas y la casa matriz. Lo siguiente en este caos de producción fue la intromisión de un personaje con ganas de poder en las adaptaciones cinematográficas de la marca DC, Geoff Johns, celebre artista y escritor de grandiosos comics soñaba con convertirse en el Kevin Feige (mente maestra detrás del universo cinemático de Marvel), un deseo desproporcionado y que a la luz de los acontecimientos de hoy, lo sobrepasó de manera estrepitosa; junto a Toby Emerich y Kevin Tsujihara conformaron un conjunto de villanos propio de cualquier fantasía escrita en novelas gráficas, con la diferencia de que estábamos por ver una adaptación en la realidad de una lucha entre la libertad creativa en contra de decisiones corporativas que no tenían ningún rumbo y claramente estaban motivadas por el éxito financiero que les escupía en la cara Marvel Studios. Así fue como reclutaron a un esbirro con credenciales fantásticas como lo fue Joss Whedon, director de dos entregas de The Avengers, con quien pensaron iban a poder tener su propia película de Los vengadores, un error que no solo le costó el puesto a varios ejecutivos, sino que convirtió una visión propia y original en un desabrido e insípido remedo de película la cual es la burla de toda la industria del cine de superhéroes. Sumado a estos problemas, Joss fue acusado de trato abusivo e irrespetuoso por parte de Ray Fisher, actor que interpreta a Victor Stone AKA Cyborg, lo que conllevó a una investigación interna para esclarecer lo sucedido en las regrabaciones de la Liga de la Justicia justo cuando Snyder su director original estaba lidiando con el suicidio de su hija meses antes de la fecha de estreno pactada para Noviembre 2017.

Todo esto dio paso al movimiento Release the Snyder Cut, un movimiento global conformado de manera inesperada por los fanáticos de Zack Snyder, su estilo característico y la visión que había empezado a desarrollar de estos personajes. 4 años de una lucha incansable de simples fanáticos en sus hogares con acceso a internet, 4 años de presionar a uno de los estudios más poderosos del mundo para que se nos reparara la estafa que habíamos visto en cines y por la que habíamos pagado. Snyder encontró en sus fans su propia Liga de campeones y la aprovechó como un ágil maestro de ajedrez, avivó las llamas de la decepción publicando constantemente fotogramas nunca vistos en la versión de 2017, lo cual legitimaba el deseo de todos los fans del planeta, sumado a esto, se crea la Asociación para la prevención del suicidio, una iniciativa para honrar a su hija y brindar ayuda a quienes sufren los estragos de la depresión y la salud mental lastimada.

¿Quién es y qué papel cumple el misterioso detective Marciano?

Saltemos a ¿qué es Zack Snyder´s Justice League? No es más que una película que le arrebataron a un director, la cercenaron, la regrabaron y alteraron las pocas imágenes que usaron en el montaje vergonzoso e infame de 2017 conocido vulgarmente como la Josstice League. Es en esencia, una película que representa una lucha incansable de los fanáticos por ser tenidos en cuenta, por ser respetados y que representaron en millones de voces, la lucha de un director por cumplir el sueño de edificar con magnificencia y una casi religiosa devoción, al panteón de los superhéroes más grandes de la mitología norteamericana.

Esta película estrenada en la plataforma de HBO MAX y Warner Media, brazos poderosos y grandes aliados en esta lucha, es una épica epopeya comparable en gran medida a la escala y majestuosidad de The Lord of the Rings de Peter Jackson, es una obra de autor, el blockbuster de culto definitivo y a su vez la película de culto que tuvo su propio viaje tortuoso, pero que hoy podemos ver y contemplar.

Toma a 6 personajes, los nombres más grandes de este mundo de viñetas y disparates cósmicos y dótalos de humanidad, de traumas, de conflictos internos y tienes a la Liga de la Justicia en una versión que pocas veces hemos conocido, más cerca de grandes títulos como Crisis en tierras infinitas o Injustice, una exploración de las motivaciones de estos seres torturados por su pasado y otros, por las consecuencias de usar su poder en un mundo hipócrita y cínico, pero como menciona Bruce Wayne en un momento de BVS:DOJ: “Los hombres siguen siendo buenos”, de allí parte sin pensarlo, una premisa constante a la que se aferran estas criaturas, transitar sus penas durante este gigantesco viaje de 4 horas en los que para algunos, puede ser el viaje hacia su propia muerte, entregándose al destino fatal con la convicción de un bien mayor, salvar a la humanidad de grandes villanos galácticos y quizá de sí mismos.

Toma a Barry Allen (The Flash) el más jóven del equipo, imagina que un enemigo que aún no conoce (y que aún no nos muestran en pantalla, solo se ha visto en su serie televisiva de CW)) viene desde el futuro con la única motivación de hacerlo sufrir en el pasado, cuando solo tenía 5 años, mata a su madre y hace que culpen a su padre de este crimen, luego años más adelante un rayo lo golpea en un laboratorio otorgándole el poder de la super velocidad, ¿qué haces? Tienes un don más allá de la imaginación y aún así no puedes reparar la tragedia en la que transitas, (esto será explorado y mostrado en la próxima película de Flashpoint dirigida por Andy Muschietti) o toma a Victor (Cyborg) un joven deportista que queda mutilado luego de un accidente de transito en el que muere su madre, para luego verse convertido en una maquina gracias a los experimentos de su padre científico al usar tecnología extraterrestre, la creación de un monstruo de Frankenstein con la única motivación de no perder a su hijo; son exiliados de la sociedad, marginados, seres que pueden viajar a través del tiempo, superar la velocidad de la luz, dominar todo el espectro del ciberespacio y todo artefacto tecnológico, puedes remodelar el mundo y los acontecimientos, pero también saben que hay consecuencias y el reparar sus vidas implica la destrucción de la de todos los demás. Estas son las dudas en las que transitan estos héroes que jamás pidieron ese poder, victimas de la calamidad, del destino, ¿qué haces cuando en esto se convierte tu vida? Bueno, por fortuna “no estas roto y no estás solo” como menciona Cyborg en un momento de la película, existen otros seres definidos por la tragedia en la cual pueden refugiarse, así sea a costa de confiar ciegamente “lo primero es dar un salto de fe, la parte de la confianza viene después” le dice un cura a Clark Kent en El hombre de Acero (2013), años después esta cita retoma sentido y nos muestra que todos estos héroes están en un mismo viaje de autoconocimiento y aceptación de lo que están destinados a ser, seres más allá de su propia tragedia.

Por momentos es imperial

Una tragedia griega disfrazada de fantasía y épica de superhéroes, engalanada con la maestría visual de un director que realmente se toma en serio su arte y construye un conjunto de dioses a los que hace sufrir para que entendamos sus cualidades más humanas y por qué el convertirse en un superhéroe no es un acto egoísta y genial de ponerse un traje. Zack Snyder toma las toneladas de imágenes que había grabado, recibe gustoso los 70 millones de dólares que Warner media y HBO MAX le ofrecen para terminar los efectos visuales y nos ofrece una película gloriosa de 4 horas y 2 minutos en el que viajamos junto a Batman reclutando a estos seres con la fe ciega de reparar los errores cometidos en la película anterior, y poder hacer una catarsis ante la culpa y la lamentación por haber ayudado indirectamente a la muerte de Superman ante una criatura similar al Doomsday original).

La película que debimos ver en 2017 llega a nosotros al fin, nunca una mejor palabra a estado en el título de la misma “Justicia”, Aquaman es un barbárico luchador de los océanos que no pertenece ni a Atlantis ni al mundo de los humanos, buscará a lo largo de la película asumir la responsabilidad que tiene con ambos mundos,  pero solo hasta que concibe que el mal que ha visto a los ojos es más grande que sí mismo, es cuando decide ingresar a esta reunión de renegados que quieren evitar la aniquilación del mundo y la dominación del universo por parte de un gran señor oscuro intergaláctico del planeta Apokolips y sus legiones de insectos humanoides. Vemos en esta película como existe un compromiso sensible en cada fibra que compone el fotograma, nos introducen en cada civilización, amazonas, atlantes, el reino de los humanos, hasta los mismos dioses antiguos del olimpo bajan para unirse a la defensa del mundo, Zeus, Ares y Artemisa son los elegidos para devolver el golpe a las fuerzas invasoras, incluso tenemos un Linterna verde de hace 5 mil años que lucha junto a la alianza (esto lo veremos al mejor estilo de 300 en un capitulo conocido como la lección de historia).

Todo en esta película grita ¡Expansión! Cada historia de los miembros de la Liga esta construida con respeto por los personajes, incluso sientes la presencia de Superman (quién irónicamente está ausente la mayor parte de la cinta) Zack hace que sientan la necesidad del superhéroe más grande de todos. Nunca antes hemos navegado un océano superheróico tan bien construido, desborda pasión y lo notas en cada encuadre, cada movimiento de cámara está planificado y diseñado para explotar las habilidades individuales de estos héroes que a su vez son metáforas de toda nuestra mitología y nuestras vivencias en la realidad. Cada segundo de esta visión de Zack Snyder está construida para ser una glorificación de la divinidad, es una conversación sobre el poder absoluto, sobre los actos, la naturaleza no sencilla del bien y del mal, decir que es una simple película de fantasía es, en palabras de Barry Allen (The flash) “un exceso de sobre simplificación” es una aventura gigantesca y pintada con virtuosismo y épica propia de las hazañas más grandes de cualquier héroe conocido en cualquier leyenda contada, nos intenta acercar a los clásicos mitos griegos modernizándolos y trayéndolos a nuestro propio tiempo, es una orquestación sincronizada y pensada para maravillar al espectador que disfruta del escapismo que otorga la ciencia ficción, sientes que haces parte de ese grupo de dioses que luchan contra fuerzas mucho más grandes que sí mismos pero que nunca han enfrentado unidos, como menciona Batman en un momento, se siente la necesidad del sacrificio, de lanzarse en la primera línea a costa de la vida misma, como lo hace Bruce Wayne( Batman) en el tercer acto de la película, una entrega y devoción absoluta basada en la fe de que un ser superior como lo es Superman llegue a respaldarlos,  Batman asume la responsabilidad de reclutar un grupo de personas a las que le pide que arriesguen sus vidas porque él mismo está convencido de que es el deber y la responsabilidad más grande que deben asumir.

Zack Snyder´s Justice League es el viaje de los soñadores, es Ícaro queriendo tocar el sol, solo que acá no nos quemamos, sino que nos unimos a él como humanidad haciendo una alegoría a las palabras de Jor-EL en Man of Steel “se tropezarán, caerán, pero con el tiempo se unirán a ti en el sol Kal, con el tiempo, los ayudaras a hacer cosas maravillosas”. Todo este viaje, todas estas imágenes están meticulosamente acompañadas por la música de Tom Holkenborg, una estridente y portentosa orquestación con tambores y percusiones gigantescas que elevan la experiencia a nuevo nivel, crea una melodía dramática y nostálgica que va en crescendo hasta convertirse en una música glorificante, esperanzadora pero que tienen a simple vista esa sensación de majestuosidad y grandilocuencia, de entrega y de sacrificio absoluto ante la más grande amenaza con la que los campeones de la tierra hayan luchado.

Como dije anteriormente, todo en esta historia grita por expansión, y no puedes venir a este mundo con los ojos de la amargura, ese capitulo fue la anterior entrega, debes abrazar el viaje y la fantasía que han construido para ti, esta película es un acto de amor hacia la imaginación, hacia esa latente necesidad por ser mucho más de lo que somos en apariencia, es una catarsis en un mundo plagado de horrores, es la metáfora perfecta de la capacidad para ser mejores, y quizá poder unirnos en el sol como humanidad.

Filmada para proyectarse en formato Imax, (para simplificar, un formato cuadrado más similar a la televisión clásica) pero que no pierde imagen, al contrario, ganamos por arriba y abajo. Pensado para ser una experiencia inmersiva de creación de mundo, donde Snyder se multiplica a sí mismo a la ¡máxima potencia! Secuencias enteras en slow motion construidas con una imaginería propia de visionarios, la cual podemos apreciar en el caso especifico de la escena de Barry Allen (The Flash) salvando a una desconocida en un accidente automovilístico, una de las escenas más emotivas y preciosas que ocurre en tiempo bala de Matrix con relámpagos que salen de su cuerpo mientras todo a su alrededor se destruye en una secuencia pensada para ser el momento en que nuestro héroe escarlata conoce al amor de su vida: Iris West, con un cruce juguetón de miradas que termina en un momento suspendido en la membrana del tiempo.

Ahora, 4 horas nunca se habían sentido como una, es un acto de enseñanza y maestría en la sala de montaje, quien diga que es agotadora es un simple espectador lobotomizado por la misma industria que pretende hegemonizar la forma de contar historias, lo dice alguien para el cual El Señor de los Anillos es una película completa y no tres, que duran en su versión extendida alrededor de 12 maravillosas horas, no vengas aquí esperando ver una divertida película de fantasía, este no es tu lugar, esto es una experiencia que trasciende el mero entretenimiento, que eleva a otro nivel y dignifica el género de superhéroes pensado por algunos como películas infantiles de personas volando y salvando a otras personas, no, La Liga de la Justicia de Zack snyder es un  mundo propio, es una orgía visual de fantasía que tiene su mayor expresión en su tercer acto con los héroes enfrentándose a un villano como lo es Steppenwolf, el heraldo de Darkseid el gran señor oscuro y dominador de la galaxia, un derroche descarado de epicidad magistral en donde tenemos a una guerrera legendaria como Wonder Woman siendo más feroz que nunca, alejándose de la empalagosa e insípida WW 1984, acá tenemos a una guerrera que sabe para que están hechas las espadas, motivada a cobrar venganza por la muerte de sus hermanas en la isla paraíso a manos del villano de armadura metalizada orgánica, vemos como trabajan en equipo con espacio para que cada uno se luzca a su máxima potencia, son una banda de Trash y heavy metal, incluso hay un momento en el que “suceden cosas extrañas al acercarse a la velocidad de la luz” el tiempo y el espacio se pliegan en un punto especifico, ves a Superman desatado, pocos minutos, pero cada segundo es aprovechado para recordar por qué es el héroe más grande de todos, Batman es un caballero artúrico solitario con una lanza en su caballo ante la infantería enemiga de parademonios, (los insectos humanoides que vuelan con pistolas laser), es Arturo, es Lancelot en una maravillosa secuencia en el tercer acto en el que embiste la infantería enemiga con un batimobil militar en una carrera espectacular. Tienes al final un tren sin frenos del que no puedes apartar los ojos, acá Snyder se asegura de mostrarnos todo su potencial para construir imágenes, todo en esta película es de un cuidado artesanal, es una expresión de orfebrería y una declaración, estos personajes importan y hay que rendirles tributo, crear un lugar en la memoria del espectador en el que pueda sumergirse y creer que esto está ocurriendo.

Están invitados a ver quizá la película más importante del universo superheróico, la prenda mejor confeccionada, hilada por conceptos como el amor, el sacrificio, la reconciliación, la esperanza y la heroicidad. No pretendas llegar a este olimpo basado en la construcción hegemónica de la competencia, esta película es para quienes quieren entrar en un concierto de Megadeth, Metallica y Slayer al mismo tiempo, si quieres pop, tienes 23 películas más gentiles y condescendientes en donde refugiarte, pero si quieres un viaje majestuoso y que respeta a la audiencia, sin duda estás en el lugar correcto, no es un lugar para sedentarios y personas que nos venden su amargura snob tratando de reducir el cine de superhéroes a una simplificación de su propia soledad longeva, que reduce cualquier atisbo de escapismo y amor por la fantasía a su patética concepción de lo que el cine debe ser. Esta es la película definitiva de Zack Snyder, su propio monte Everest como declaró Tom Holkenborg compositor de su banda sonora haciendo alusión a la compleja tarea de hacer 4 horas de música original, es su propio viaje personal y catarquico, es el viaje del grupo de fans más incondicional del planeta, es el viaje hacia el asombro, hacia el olimpo de nuestros mitos modernos.

Como menciona Nick Cave en una canción que suena en la película, “Hay un reino y hay un rey” y este es ZACK SNYDER.

 

 

-.
0
27100
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Rigo Urán: el Renacido

Rigo Urán: el Renacido

Nota Ciudadana
Respuesta al delirio de Iván Gallo: 'Batman Vs. Superman cine paramilitar’

Respuesta al delirio de Iván Gallo: 'Batman Vs. Superman cine paramilitar’

De una cachetada Miguel Ángel López nos cierra la boca

De una cachetada Miguel Ángel López nos cierra la boca

Nota Ciudadana
Ojalá Movistar no vaya a humillar a Superman como lo hizo con Nairo

Ojalá Movistar no vaya a humillar a Superman como lo hizo con Nairo