Del virólogo Klinger, el Interferón y el COVID-19

"Antes de juzgarlas, sus investigaciones deben ser tenidas en cuenta y evaluadas por otros especialistas"

Por: Leandro Felipe Solarte Nates
julio 28, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Del virólogo Klinger, el Interferón y el COVID-19
Foto: Facebook @Fundacionjulioklinger

A mediados de los 80, cuando en ciudades de los Estados Unidos miles de personas morían de una misteriosa enfermedad, cundió el pánico porque no se conocía vacuna ni droga milagrosa para enfrentarla y con mayor razón cuando se descubrió que no afectaba solo a homosexuales, prostitutas y drogadictos.

Científicos y laboratorios de todo el mundo se dedicaron a investigar sobre el virus y sus mecanismos de contagio para atacarlo, aunque al final de tantos esfuerzos no consiguieron la vacuna... pero sí un cóctel de costosos medicamentos (retrovirus) que sirvieron para que los contagiados de Sida pudieran vivir dignamente; eso sí, mientras pudieran adquirirlos y siempre ajustados al tratamiento.

Algo así sucede con el COVID-19. Ya hay esperanzas de que las vacunas anunciadas por tres laboratorios sean efectivas, pero mientras se masifica su producción y distribución, en varios países, por ensayo y error, científicos y médicos prueban medicamentos formulados para otras enfermedades virales, que si no matan al coronavirus, por lo menos atenúan sus efectos letales, especialmente los que estimulan inflamación del tejido vascular y propician trombosis.

Trump recomendó hacer gárgaras con lejía para controlar esa "gripita"; los "piperos" estaban felices creyendo que el alcohol entre más puro mataba el virus; algunos médicos recomendaron preparaciones de cloro y otros productos; y el galeno Jorge Iván Ospina, alcalde de Cali, no descartó ensayar con medicamentos derivados del antiparasitario Invermectina, que también es experimentado en otros países para debilitar al coronavirus, pues así como descubrieron el Viagra, ensayándolo para otra enfermedad, así pueden dar con fármacos que lo golpeen.

La claustral Popayán no ha escapado de la polémica, a raíz de que Julio César Kilinger (médico de la Universidad del Cauca, virólogo especializado en la Universidad de Chicago, con prácticas en la Nasa) promueva el uso del Interferón en fórmula magistral, que desde 1993 aplica a sus pacientes para prevenir enfermedades, fortaleciendo el sistema inmunológico para atacar otras virosis y herpes de difícil tratamiento.

Uno de los pacientes más notorio es el alcalde de Popayán, Juan Carlos López Castrillón, que después consumir gotas en dosis administradas vía sublingual y preparadas y formuladas por el médico Klinger, con menos malestar que el causado por un resfriado, sorteó el contagio del coronavirus que adquirió en España; mientras en el municipio nariñense de Barbacoas, donde tiene sus raíces afrodescendientes el médico Klinger, numerosos enfermos se recuperaron rápidamente después de acceder al tratamiento.

Resulta que el Invima y la Sociedad Colombiana de Infectología no aprueban el Interferón para tratar al coronavirus, al igual que la Universidad del Cauca niega el respaldo oficial a las investigaciones que promueve el médico Klinger, quien desde que en la facultad de medicina fundó el laboratorio de virología en 1993, junto a la también viróloga Lilia Díaz, vienen usando el Interferón, en fórmula magistral y preparada por ellos, para prevenir y tratar a bajo costo enfermedades virales de difícil control.

Sobre la descalificación de sus investigaciones y tratamiento, ambos profesionales están de acuerdo en que hay muchos vividores y algunas tiendas naturistas que ofrecen el producto sin garantizar optima preparación, de acuerdo a los protocolos que garanticen pureza y dosificación apropiada; pero eso no les quita autoridad, pues ellos vienen recetando este producto desde 1993, cuando el médico Klinger, mientras se especializaba en virología, recibió la enseñanza del uso del Interferón de un profesor que era médico de la Nasa; y en la práctica durante varios años su uso ha beneficiado a quienes lo toman recetado por profesionales acreditados en su preparación y dosificación.

Recuerdo de mi paso por medicina en Unicauca (estudié hasta cuarto) que mi condiscípula Lilia Díaz (junto a Patricia Acosta) era una de las "nerdas" del salón, con promedio de notas de 4.8, cuando la máxima era 5.0. Así que no creo que ni ella ni Klinger sean charlatanes; por el contrario, pienso que sus investigaciones, en este medio donde a quienes investigan los tratan de locos, deben ser tenidas en cuenta y evaluadas por otros especialistas.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
2202

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
COVID-19 y las oportunidades tecnológicas

COVID-19 y las oportunidades tecnológicas

Nota Ciudadana
Coronavirus versus política en nueve países

Coronavirus versus política en nueve países

Vidas que se llevó el coronavirus: Johana Rivera

Vidas que se llevó el coronavirus: Johana Rivera

7.017 nuevos contagios y 187 fallecidos más por Covid-19 en Colombia

7.017 nuevos contagios y 187 fallecidos más por Covid-19 en Colombia