¡Defendamos la paz!

Como dice la canción de Ali Primera: "Los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos"

Por: RICARDO VILLA SÁNCHEZ
julio 24, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¡Defendamos la paz!
Foto: Leonel Cordero / Las2orillas

Cuando escribí el texto sobre el doble discurso del presidente en París, a unas compañeras exiliadas de otros lugares que habían salido de conflictos armados de atrocidades similares a las que padecemos, les sonó que habría escrito que “los manifestantes se reían, entusiasmados, de haberse tomado una foto colectiva, con esa mezcla de dolor, resiliencia y esperanza, a cuestas”. Preguntaron: ¿De qué se ríen, con tantos muertos? Tal vez esta es la reflexión que a uno le queda, cuando escucha, por ejemplo, que para algunos casos el aparato del Estado se mueve —y eso está muy bien si fuera equitativo o si hubiera garantías de no repetición—, pero mientras entregan protección, anuncian aumento de penas, de pie de fuerza y hasta gruesas recompensas por información que esclarezca ciertos crímenes, para otros casos sólo queda el olvido, en el mar de la impunidad de un país en que solo el 3% de los entuertos por homicidio, se desatan con verdad, justicia y reparación.

De la seguridad, no se come. Sirve, más bien, para engordar las arcas de los astutos, que como dice El Padrino, de Mario Puzo, se hacen ricos en la guerra. En ese marco, se considera una derrota estratégica al proceso de paz, cuando el miedo mella en la libertad política. Los sistemáticos ataques violentos, amenazas, hostigamientos, exclusiones, homicidios, desplazamientos, y violaciones a los derechos humanos, contra quien piense diferente, proteste, se oponga o defienda sus derechos, impiden consolidar el Estado Social y Democrático de derecho en Colombia, fundado en el bienestar general, la realización de los derechos y libertades, la vida digna, la justicia social, la construcción colectiva de la paz y el ejercicio pleno de la ciudadanía.

Con los más de 700 líderes asesinados desde que se firmaron los acuerdos de paz y los cientos de estos mismos, durante el actual gobierno, no hay más razones para la alegría ni para celebrar el cambio de época que debería significar la solución política dialogada al conflicto armado que nos pesaba desde hacía más de cinco décadas, que seguir creyendo que la paz es posible.

La paz es una poderosa palabra que hay que llenar de contenidos y que cada quien puede contribuir a edificarla desde sus diversos escenarios y miradas. Nuestro país necesita esperanza. En vez de mirar para otro lado, de llenarse de odio o de llorar por un solo ojo, como si hubieran crímenes de primera o de segunda categoría, o que duelen más según los apellidos, el estatus, las posesiones o los estratos, es clave pensar en que la paz es la vida.

La política, leí alguna vez que es el choque de intereses en la búsqueda del poder. Acá cabe esta pregunta: ¿En las disputas actuales, sobre todo ahora que se acercan las elecciones de mitaca, dónde queda el anhelo de paz? Quizás por esto u otros motivos, entre éstos que después de la convocatoria en 58 ciudades colombianas y algunas en el exterior, a la movilización, plantones y demás actos simbólicos para rechazar la muerte violenta de sujetos políticos y sociales representativos, han sido asesinados 10 líderes, quizá por esto o por muchas más razones, el próximo 26 de julio voy a pegar un grito en silencio, mientras camino por la vida de los líderes sociales y la paz en los territorios en Colombia, por la dignidad de las víctimas y para que el poder entienda que sin paz se trunca el desarrollo humano sostenible, la profundización de la democracia y la reconciliación nacional. Parece una contradicción, pero en Colombia se lucha por la paz y se marcha por la vida.

Adenda: Feliz cumpleaños a Simón Bolívar, el libertador de cinco naciones, el que nos legó, entre otras, esta frase: “La libertad del nuevo mundo, es la esperanza del universo”. Ojalá se dé algún día.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
134

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El país de Timochenko

El país de Timochenko

Nota Ciudadana
En Chaparral (Tolima), luego de la violencia viene la reconciliación

En Chaparral (Tolima), luego de la violencia viene la reconciliación

Nota Ciudadana
En las narices del Gobierno

En las narices del Gobierno

Nota Ciudadana
Dimos el primer paso, ahora empieza el reto

Dimos el primer paso, ahora empieza el reto