Dedazo de Evo Morales para las presidenciales: va Luis Arce

El exministro de Economía, artifice del "milagro bolivariano", es la carta final del expresidente, quien busca desde su exilio en la Argentina derrotar a la oposición que lo tumbó

Por:
enero 20, 2020
Dedazo de Evo Morales para las presidenciales: va Luis Arce

Luis Arce Catacora, el eterno ministro de Economía de Evo Morales se enfrenta a un reto tan grande como el de transformar a Bolivia: alcanzar la presidencia por el Movimiento al Socialismo (MAS), el partido que lidera el expresidente. Arce es conocido y reconocido internacionalmente como el arquitecto del llamado “milagro económico boliviano” que sacó al país del hoyo negro de la economía, que la cuadruplicó en 13 años, y que redujo el porcentaje de la pobreza extrema a la mitad.

Arce es del círculo íntimo de Evo Morales, con él buscó el exilio en México, con él se refugió en Buenos Aires desde hace un mes. Ahora es su carta para ganar el favor de la clase media y los bolivianos moderados, que ven en el economista paceño de 56 años al ministro estrella que los acercó el bienestar, ajeno a los duros enfrentamientos políticos.

Cuenta el Wall Street Journal que Arce se preguntaba en su adolescencia por qué un país rico en recursos naturales como Bolivia estaba sumido en la pobreza. El hijo de los maestros de escuela creyó encontrar la salida en los partidos socialistas a los que se unió después de haber estudiado economía en la Universidad Mayor de San Andrés y haber ido a Coventry en Inglaterra para hacer un posgrado en la Universidad de Warwick. Hoy es un autoproclamado socialista que cita a Marx y Engels, aunque algunos lo llaman un neoliberal que no ha salido del clóset, dice el diario económico estadounidense.

Lo cierto es que Arce pasó 19 años en el Banco Central de Bolivia bajo presidentes fiscalmente conservadores, y que siguió un libreto ortodoxo de presupuestos equilibrados. Las reservas alcanzaron a estar en USD 15.000 millones, momento el que el FMI señaló que era uno de los niveles más altos del mundo en relación con el tamaño de la economía. Y de la inflación se dijo que “ha sido contenida a niveles que mantendrían a Milton Friedman descansando en paz en su tumba”.

Para lograrlo, Arce se apoyó en los grandes ingresos de los hidrocarburos que por aquella época alcanzaron precios de bonanza en el mercado internacional. Las empresas energéticas extranjeras empezaron a pagar 32 % más en impuestos y regalías. El gas que Bolivia vende a Brasil y Argentina fue el gran sustento. Las críticas llegaron de quienes dicen que el ministro ancló el desarrollo a este recurso, que no realizó esfuerzos sustanciales por aumentar su producción y que lo que hizo fue exprimir lo existente.

Las tasas de crecimiento de alrededor del 5 % anual desde el 2006 son la joya de su hoja de vida, en la que se lee ministro de Economía del 2006 a julio del 2017, y desde enero hasta noviembre del 2019, en los tres periodos presidenciales de Evo Morales. Los meses de receso se deben a un cáncer de riñón que lo llevó a Brasil a buscar la cura de su enfermedad. Fue en estos momentos cuando el ministro, el conferencista de Columbia, Harvard, Georgetown, Chicago, encontró el apoyo de su esposa Lourdes Durán, subgerente regional de banca, empresas y pymes en el estatal Banco Unión.

Ahora, el que fuera un basquetbolista universitario destacado, tiene dos partidos por ganar: el del cáncer y el de la presidencia. Para el primero cuenta con los buenos resultados de los exámenes que le realizaron en diciembre en Brasil; para el segundo, los de las encuestas anteriores a su designación que colocan a cualquier candidato del MAS en el primer lugar con una intención de voto del 20,7%, y una ventaja de 7 puntos sobre el segundo, el izquierdista Carlos Mesa.

Arce va en llave con David Choquehuanca para la vicepresidencia. 58 años, indígena aimara, sindicalista, canciller desde el 2006 hasta el 2017, y desde entonces secretario general de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba). Durante su gestión como canciller, Bolivia entabló un juicio ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya por una salida soberana al océano Pacífico, que fue fallado en contra en el 2018, después de su retiro. Choquehuanca es la ficha clave para atraer el voto indígena.

El MAS, el partido más poderoso de Bolivia, ya no maneja los porcentajes de intención de voto que llevaron tres veces a la presidencia a Evo Morales. Pero Arce cuenta con una condición envidiable en su partido: el llamado “voto duro”, que es el voto incondicional que se da sin mayores consideraciones, independientemente de candidato o programa. Ese “voto amarrado” se lo ha ganado el partido de Evo porque ha sido capaz de lograr una identificación social con los electores campesinos e indígenas que se sienten representados en sus intereses.

Arce enfrentará una dura campaña en la que probablemente los adversarios sacarán a relucir la denuncia penal que el nuevo director general del Fondo de Desarrollo Indígena (FDI) Rafael Quispe presentó en su contra el 7 de enero, dentro de las investigaciones del millonario desfalco del antiguo Fondo Indígena Originario Campesino (Fondioc). Además, rivalizará con la derecha dispersa que buscaría agruparse en un frente amplio que lideraría la actual presidenta Jeanine Añez.

El 3 de mayo se sabrá si las palabras que hace seis años pronunciara Arce en su oficina bajo el retrato del Che Guevara: “Me interesa hacer la transformación de Bolivia”, se convirtieron en una realidad suficiente para impulsar a los bolivianos a hacerlo su presidente.

-Publicidad-
0
200
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
¿Fraude o golpe de Estado en Bolivia?

¿Fraude o golpe de Estado en Bolivia?

Nota Ciudadana
El modelo boliviano que Sanders quería para Estados Unidos

El modelo boliviano que Sanders quería para Estados Unidos

Nota Ciudadana
Al dictador Evo Morales le dieron de su propia medicina

Al dictador Evo Morales le dieron de su propia medicina

Nota Ciudadana
Caricatura: ¿Democracia en Bolivia?

Caricatura: ¿Democracia en Bolivia?