Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Opinión

De salida

Como esta dirigencia está feliz enriqueciéndose con lo que los colombianos pagamos en impuestos y aplicando su dogma fallido, la solución es propiciar su salida

Por:
Marzo 20, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

La única posibilidad real de cambio para Colombia es lograr que quienes han gobernado mal durante décadas, que son los mismos, se retiren. Pero como esta dirigencia está feliz enriqueciéndose con lo que los colombianos pagamos en impuestos y aplicando su dogma fallido, la solución es propiciar su salida.

Más allá de los hechos recientes, el mayor acto de corrupción en contra de los intereses nacionales fue haber permitido la ruina de la agricultura y la industria, fuente de riqueza y desarrollo de cualquier sociedad. La incapacidad del país de transformar a través del trabajo y el conocimiento, siguiendo doctrinas insensatas, llevaron a la especialización en la extracción de recursos naturales -que nuevamente está repuntando- y a la especulación financiera, como principales fuentes para financiar las necesidades de la sociedad, desembocando en un país estancado económicamente, con una de las desigualdades más grandes del planeta y una brecha científica y tecnológica que cada vez se amplía más.

El Estado se convirtió en un mecanismo de traslado de la riqueza nacional a señalados intereses particulares, nacionales y extranjeros. Para asegurar el modus operandi, suscribieron acuerdos internacionales como tratados bilaterales de inversión y tratados de libre comercio, con la farsa del beneficio al consumidor. Las recientes demandas en contra del Estado por Gran Colombia Gold, los mismos embaucadores de Pacific Rubiales, por la lentitud del gobierno de Santos en desplazar a los habitantes de Marmato; la de Tobie Mining por no poder hacer minería en un parque natural en el Amazonas; y las amenazas de demandas de Eco Oro porque la Corte Constitucional les está impidiendo destruir el páramo de Santurbán y la más reciente de Electricaribe (no es chiste), demuestran la verdadera intención de estos acuerdos.

 

 Fedesarrollo y la facultad de Economía de la Universidad de Los Andes,
justificadores intelectuales de la debacle económica de Colombia,
deberían responder también por el estado actual de cosas

 

En este esquema ha sido fundamental el papel de instituciones como Fedesarrollo y la facultad de Economía de la Universidad de Los Andes, justificadores intelectuales de la debacle económica de Colombia, y quienes deberían responder también por el estado actual de cosas.

El nivel de descomposición es tal, que esta dirigencia se da el lujo de nombrar como investigador de sus actuaciones a su propio socio, al abogado del grupo que concentra la mayor parte del capital financiero de Colombia, que fue superministro, superintendente, codirector del Banco de la República y también asesor de Odebrecht.

Nada de lo que ha ocurrido es una equivocación teórica, sino parte de un proyecto político; por ende la solución es política. Entonces corresponde a las mayorías del país actuar para conseguir el relevo en la dirección del Estado.

Twitter: @mariovalencia01

Publicidad
0
1166
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Mario Alejandro Valencia

La necesaria participación ciudadana contra la minería

La necesaria participación ciudadana contra la minería

‘Ad portas’ de 40 consultas, Gobierno y gremios de transnacionales ponen el grito en el cielo sobre una supuesta debacle, como si durante la bonanza mineroenergética esa locomotora hubiera servido
El fracaso comercial colombiano

El fracaso comercial colombiano

A pesar de las millonarias correrías de la presidenta de Procolombia y las costosas oficinas en el exterior durante 2010 y 2016, las exportaciones no tradicionales cayeron USD 718 millones
La desigualdad como norma

La desigualdad como norma

Tanto las fuentes de creación de riqueza, como su distribución, están concentradas en muy pocas manos, que además acaparan el poder político en Colombia
Crecer, pero crecer bien

Crecer, pero crecer bien

Colombia no transita por la senda de un crecimiento alto y sostenible por la decisión política de mantener una economía que aumenta cada vez más su dependencia del extranjero
¿Ecopetrol para cuántos?

¿Ecopetrol para cuántos?

Parte de los sobrecostos de Reficar vienen de una adición por USD 300 millones para aumentar la capacidad de Propilco, financiada por los colombianos, pero que beneficiaría al próximo dueño privado

Alcalde ‘chimbo’

Peñalosa no era el urbanista, académico y visionario que pretendía mostrar, y los argumentos de para privatizar a la ETB son tan chimbos como sus estudios

El desastre de Cárdenas, repunta

Planes de impulso, como “Colombia repunta”, no tienen presupuesto adicional y solo cacarean más duro lo que ya se ha establecido, para engañar a algunos ingenuos

¿Dónde están los $140 000 millones de Procolombia?

Hace tiempo se necesita un debate en el Congreso sobre la eficacia de una entidad con tal presupuesto para sostener funcionarios en 24 oficinas internacionales y 21 en Colombia